,

Cómo dejar de absorber la energía negativa que otras personas emanan.

Dejar de absorber la energía negativa de otras personas es muy importante para nuestra salud emocional. Si te consideras una persona sumamente empática, te ayudaremos a evitar que las malas vibras perjudiquen tu estado de ánimo. Estos consejos también ayudarán si te enfrentas con “vampiros” energéticos que se alimentan de tu luz.

¿Cómo funciona el intercambio energético?

Todos nosotros emanamos cierto tipo de energía. A lo largo del día, y dependiendo de nuestro estado de ánimo, esa energía va mutando y afectando a nuestro entorno en general. Aquellas personas más atentas y empáticas con el otro, son más propensas a dejarse influenciar por la energía que les rodea.

Esto sucede porque al empatizar, nos ponemos en el lugar del otro, tratamos de entender sus emociones, sentimientos y pensamientos. Cuando lo hacemos, abrimos una puerta donde todo aquello termina afectándonos al igual que al otro. Solemos toparnos con sujetos que presentan mal humor y al poco tiempo nos contagia. ¿Te ha sucedido? Eso suele ocurrir cuando la energía negativa del otro ha logrado penetrar en nosotros.

Es muy importante saber canalizar la energía y transformarla en algo renovador. Sin embargo, también podemos bloquear lo que recibimos para impedir que nos afecte. Estos consejos nos ayudarán a dejar de absorber la energía negativa de los demás, al mismo tiempo que nos protegemos nosotros mismos de aquellas personas que se alimenten de las energías ajenas.

¿Cómo dejar de absorber la energía negativa de los demás?

1. No dependas de la opinión ajena.

Una buena manera de no absorber la energía negativa de los demás, es dejando de buscar la aprobación en los otros. Es imposible gustarles o caerles bien a todos, por lo que ser uno mismo es la mejor opción. Cuando buscamos la aprobación del resto, nos convertimos en sujetos dependientes de la opinión externa. Nuestro estado de ánimo y emociones dependerán exclusivamente de lo que el resto opine.

Ámate a ti mismo y enfoca tu atención en ser una buena persona para que la energía que emanes sea siempre positiva. A su vez, cuando te sientas conforme contigo, la energía negativa de los demás no podrá afectarte.

2. Limita a los vampiros energéticos. 

Como mencionábamos, algunas personas no sólo emanan energía negativa, sino también se alimentan de la energía ajena. Notarás en ellos que su humor va cambiando: en un principio, advertirás una negatividad y pesimismo característico. Luego su humor irá mejorando mientras que tú, comenzarás a sentirte debilitado, triste, pesimista.

Para que estas personas no te afecten, debes ser consciente, en todo momento, de tus sentimientos. Presta tu oído y apoya al sujeto en conflicto. Sin embargo, cuando comiences a sentir un cambio en tus emociones, frena, aléjate y concéntrate en recuperar la energía que estás perdiendo.

3. Toma un poco de aire.

Inmediatamente después de que notes un cambio en tu energía, retírate a tomar un poco de aire fresco. Respira profundamente y siente cómo el universo te revitaliza.

Ejercicio de protección.

Otra forma eficaz para evitar las energías negativas ajenas, es a través de un ejercicio de visualización. Para ello, deberás concentrarte brevemente. Imagina que una lluvia de agua dorada te baña y te mantiene protegido del exterior. Visualiza un campo dorado que cubre todo tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies, y es impenetrable. Finalmente, sentirás cómo el exterior ya no puede dañarte.