,

Dejar de usar tacones nos trae estos 5 maravillosos beneficios.

Dejar de usar tacones es una sabia decisión. Además de las dolorosas ampollas y el crecimiento de juanetes, los zapatos de tacón perjudican nuestra columna, caderas, postura y hasta forma de caminar (pisada). Descubre qué experimentará tu cuerpo una vez que cambies y comiences a lucir unas bellas “flats”.

Con el inicio de la adolescencia, muchas de nosotras comenzamos a lucir los tacones más altos que nuestro cuerpo soporta. Así, nos fuimos acostumbrando a caminarlos y a ver nuestro cuerpo un poco más estilizado, según la creencia popular. La espalda se arquea, el trasero sobresale, los músculos de las piernas se notan más… sin embargo, todo ello tiene consecuencias graves para nuestro organismo y la columna es la principal perjudicada.

Hoy te contamos los 5 beneficios que experimentarás una vez que tomes la decisión de dejar de usar tacones. Presta mucha atención y observa cómo nos hemos estado engañando por mucho tiempo.

5 beneficios por dejar de usar tacones.

1. Dolor de talones.

Un buen motivo para dejar de usar tacones, es el dolor de talones. Esta molestia se origina debido a una presión excesiva en el tendón de Aquiles. Una vez que cambies por zapatos planos, colocarás el pie a 90º y liberarás la tensión sobre el tendón. En un par de días podrás notar una gran diferencia. En semanas, tu tendón de Aquiles estará completamente descomprimido.

Además, si padeces fascitis plantar (inflamación en la banda de tejido que conecta desde el talón hasta los huesos), los tacones altos empeorarán significativamente esta condición.

2. Mejoras en el equilibrio.

Un estudio realizado durante el 2015 en Corea del Sur, demostró que el hábito de usar tacones altos lleva a realizar un sobre esfuerzo sobre los músculos cercanos al tobillo; los principales involucrados en hacernos mantener el equilibrio durante la caminata. En conclusión, las personas con este hábito tienen un peor equilibrio y son más propensas a las caídas. Sin embargo, sólo con cambiar a zapatos planos, recuperas gran parte de la estabilidad, en poco tiempo.

3. Descanso para tus rodillas.

usar-tacones

Si te han diagnosticado “rodilla de corredor” puede que no se deba a tu entrenamiento cotidiano, sino al hábito de usar tacones. Cuando calzas tacones altos, tu centro de gravedad debe verse desplazado para que tú puedas caminar y lograr un equilibrio. Ese desplazamiento recae sobre tus rodillas, las cuales deben realizar un esfuerzo mayor para que no se perjudiquen tus ligamentos.

4. La columna se alinea.

usar-tacones-altos-es-doloroso

¿Notas cómo tu trasero se arquea cuando te subes a tacones de 8 cm? Aunque creas que es algo sexy, es necesario mencionar que es sumamente perjudicial para tu columna vertebral. Esa presión en tu cintura, oprime la zona lumbar y exagera la curvatura de tu columna, perjudicando tu postura y estabilidad. Muchas mujeres, incluso, experimentan algo muy doloroso denominado espondilolistesis, la superposición de una vértebra sobre otra.

5. Las piernas se estiran.

Si bien siempre utilizamos los zapatos altos para estilizar nuestro cuerpo, la verdad es que nuestras piernas logran estirarse verdaderamente, cuando decidimos dejar de usar tacones (y no se trata sólo de una ilusión óptica). En 2012 se publicó un estudio en The Journal of Applied Physiology donde los especialistas encontraron que las mujeres acostumbradas a usar tacones altos a diario, realizaban pasos más cortos y presentaban músculos de las pantorrillas más cortos también. Esto sucede porque la pantorrilla nunca logra estirarse por completo a su longitud natural.

Si practicas algunos estiramientos y comienzas a caminar descalza o sobre una superficie plana, notarás cómo tus piernas logran su largo completo.