,

Descubre por qué llamamos “Baño María” a la cocción con agua caliente.

Haciendo un recorrido por la historia de la humanidad, especialmente a través de las sociedades “civilizadas”, nos encontramos con una realidad muy cruda para el género femenino. A lo largo de la historia, las mujeres han quedado relegadas e incapaces de participar en diferentes ámbitos laborales, deportivos o científicos con la creencia de que los hombres eran los únicos capaces de ejercer el trabajo. El constante menosprecio y el reconocimiento sólo de los derechos masculinos, han llevado a las mujeres a batallar una guerra complicada que poco a poco ha dado sus resultados.

Si continuamos con la línea del tiempo, nos encontraremos con grandes figuras femeninas que han tenido la valentía de enfrentarse a los cánones y rebelarse contra los diferentes sistemas, animándose a mucho más de lo que la sociedad le tenía permitido.

Hoy hablaremos de una figura emblemática poco conocida por todos, pero muy nombrada mundialmente: conoce a María la Judía.

¿Sabes por qué le llamamos “Baño María” al tipo de cocción conocido por todos?

Las mujeres más famosas de la historia, se han ganado un lugar preponderante en la humanidad debido a su espíritu valiente. Grandes aportes han venido de la mano de féminas aguerridas que se desempeñaron exitosamente en el mundo de las matemáticas, la política, las ciencias médicas y la investigación científica. María la Judía, también forma parte de este grupo, dejándonos su más grande descubrimiento, el Baño María.

Se denomina Baño María a un tipo de cocción utilizado en la gastronomía, los laboratorios y en la industria. Consiste en sumergir el recipiente que contiene los ingredientes a calentar, dentro de otro que tiene agua hirviendo. Su éxito se debe a que es una manera muy efectiva de calentar a una temperatura uniforme, mucho mejor que a fuego directo.

María la Judía, o María la Hebrea, o Miriam la Profetisa; vivió entre el siglo I y el siglo III en Alejandría. Es conocida como la primera mujer alquimista de la historia. Diversas obras hacen referencia a ella como una trabajadora de laboratorio que realizó múltiples aportes, especialmente en las técnicas utilizadas. También es reconocida como una gran creadora de muchos aparatos para la ciencia y la investigación. Se especializaba, principalmente, en la destilación y sublimación de diversos químicos.

Uno de sus inventos más apreciables es el famoso “Baño de María”. El mismo, desde la antigüedad se lo utilizó como un tipo de cocción doble muy eficaz que evita que los productos se quemen y alteren en su composición. Así, se garantiza un calentamiento uniforme y saludable.

Lee también: “Más de 500 años curando males. Recuperan una botica original del siglo XVI”