Descubre qué es y cómo tratar la tendinitis. ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA ACABAR CON ESTE PROBLEMA?

A la hora de tratar la tendinitis es importante conocer las causas que la originaron. Este es un problema que puede afectar diferentes partes del cuerpo y es necesario conocerlo a fondo para evitar su desarrollo. No dejes de consultar con un especialista si se trata de algo crónico.

¿Qué es la tendinitis?

Se denomina tendinitis a una inflamación de los tendones, es decir de los tejidos blandos que se encuentran cerca de las articulaciones. Es una condición frecuente en personas que trabajan con sus manos (como músicos o artesanos), en aquellos que trabajan con la computadora, en los que desarrollan una actividad soportando grandes pesos, mucho tiempo parado, en adultos mayores, etc.

Las partes más afectadas suelen ser las muñecas, hombros, codos, rodillas, cadera y tobillos. Se manifiesta a través de un dolor intenso, calor en la zona, enrojecimiento y resulta un impedimento para continuar con las actividades normalmente. Mover la articulación mientras se padece de tendinitis sólo empeora los síntomas.

Es un problema temporal que, con el tratamiento adecuado, puede ser curado. Es importante conocer la raíz del problema ya que frecuentemente es confundido con artritis y el paciente puede recibir un diagnóstico errado.

¿Qué causas pueden originarla?

Si deseas saber cómo tratar la tendinitis, deberás reconocer la o las causas que pudieron originarla. También es muy importante que recibas un diagnóstico pronto. Para ello, visita a un traumatólogo de confianza.

Estas suelen ser las causas más comunes:

  • Lesión: Por una torcedura o golpe. Suele ser algo común en personas deportistas.
  • Por movimientos repetitivos: Aquí se ven afectadas las personas que trabajan de artesanos, músicos, programadores de computadora, etc. También puede deberse por una actividad intensa como pintar la casa, tejer, etc.
  • Por un sobre esfuerzo al llevar una carga.
  • Distensión.
  • Postura incorrecta: Suele afectar a personas que entrenan con pesas, por ejemplo.
  • Por una anomalía en la articulación o los huesos: Una mala formación en estas áreas pueden llevar a un esfuerzo intenso de los tendones.
  • Si posees una pierna más corta que la otra.
  • Por una infección mal curada.
  • Se puede desarrollar a partir de otras enfermedades como la artritis, gota, problemas de tiroides o diabetes.
  • Por desbalances hormonales.

¿Cómo tratar la tendinitis?

Una vez que recibas el diagnóstico, será hora de tratar la tendinitis. El tratamiento es ambulante y busca aliviar los síntomas, a la vez que se realiza el descanso adecuado. Sigue estos consejos y sentirás alivio en pocos días:

  • Como primera medida, es fundamental reducir el movimiento o la causa que originó el problema. Es decir, la articulación requiere reposo para lograr desinflamarse. No realices ningún tipo de esfuerzo.
  • Aplica frío sobre la zona. Utiliza una bolsa de hielo dos veces al día. Deja actuar por 15 minutos. Recuerda no aplicar hielo directo sobre la piel ya que puedes sufrir quemaduras.
  • No levantes peso.
  • Consumir alimentos antiinflamatorios y analgésicos como: el jengibre, la cúrcuma, la pimienta de cayena, etc.

Tratar la tendinitis te llevará unos dos meses. Si no mejoras con el tiempo, deberás acudir con un especialista. A partir de la mejoría deberás tener algunos cuidados básicos como calentar antes de realizar una actividad, evitar movimientos repetitivos, etc.