,

¡DIENTES BLANCOS EN 3 MINUTOS! Con este truco casero inigualable.

¿Sabías que existe un elemento que te ayuda a tener dientes blancos de manera natural y en poco tiempo? Estamos hablando del carbón activo, este producto es, a su vez, muy recomendable para aquellas personas que padecen problemas en las encías. Veamos cómo utilizarlo con este fin…

A la mayoría de nosotros nos encanta lucir una sonrisa saludable, la cual exhiba unos hermosos dientes blancos. Hay algo en el color de los dientes que refleja nuestro estado de salud, por eso nos atraen tanto los dientes blancos y nos alejan los dientes amarillos, marrones, con caries o maltratados.

Con el paso del tiempo, los dientes van perdiendo su blancura y esto se debe principalmente, al consumo de alimentos que tienen compuestos que los van tornando de un color amarillo o en casos más graves en color marrón, tales como el café, el té, el vino, el tabaco y algunas especias como la canela.

Hay productos disponibles en las farmacias que prometen dejar tus dientes blancos, pero estos contienen ingredientes corrosivos, los cuales debemos evitar por sus posibles efectos nocivos sobre nuestra salud. Antes de optar por cirugías o tratamientos invasivos (los cuales te pueden crear sensibilidad en los dientes de por vida), prueba el siguiente método natural con carbón activo, es de bajo costo, no tiene ningún efecto secundario y puede darte dientes blancos de forma efectiva y segura.

¿Cómo usamos el carbón activado para tener dientes blancos?

dientes blancos

El carbón activado (también llamado carbón activo) es sólo carbón (material quemado) que ha sido tratado con gases que lo purifican por completo y lo convierten en material poroso que absorbe las impurezas del ambiente que lo rodea.

Lo que hace el carbón activado para dejar nuestros dientes blancos es absorber los componentes depositados en ellos, culpables del oscurecimiento de la superficie dental. Otro de los beneficios que brinda el carbón activado es equilibrar el pH de la boca, por lo cual también ayuda a evitar las caries, ya que cuando el pH es ácido es propicio para el crecimiento de las bacterias que las causan.

Necesitaremos:

• Un cepillo de dientes (será exclusivo para este uso).
• Carbón activado en cápsulas o en polvo.

Modo de uso:

• Humedece el cepillo de dientes con agua como lo haces habitualmente.
• Luego coloca el contenido de las cápsulas o el polvo de carbón sobre las cerdas del cepillo (utiliza papel de cocina por debajo para evitar manchar las superficies del baño).
• Cepilla con mucha energía y con movimientos circulares, por delante y por detrás de los dientes, por alrededor de 3 minutos.
• Expulsa el contenido de tu boca y enjuaga bien con abundante agua limpia.
• Repite la operación una vez por semana y disfruta de unos radiantes dientes blancos.

A tener en cuenta:

No temas si ves tu boca completamente negra, esto es temporal, luego de enjuagarla tendrás una sensación de suavidad y limpieza inigualables y disfrutarás de unos saludables dientes blancos.

El carbón activado al que hacemos referencia en este artículo se consigue en farmacias y tiendas naturistas y viene en dos presentaciones, en cápsulas y en polvo.