LA DIETA DEL CEREBRO: Alimentos para nutrir el cerebro y mantener una correcta agudeza mental.

Descubriendo los beneficios de “la dieta del cerebro”

Existen numerosas dietas que nos ayudan a mantenernos en forma y lograr un cuerpo saludable. Sin embargo, muchas veces olvidamos nutrir el cerebro, tanto o igual que a nuestros músculos. Por ello, te recomendamos seguir esta “dieta del cerebro” que nos permite proteger las células y conservar una correcta agudeza mental.

Nutrir el cerebro con la “Brain Fitness”.

El “Brain Fitness” es un estilo de vida basado en la neuroplasticidad que busca fortalecer las diferentes áreas cognitivas de la persona. Según estos principios, se cree que nuestro cerebro es capaz de adaptarse al medio generando nuevas conexiones y hasta creando nuevas neuronas. El objetivo es controlar el estrés, evitar las enfermedades neurodegenerativas y mantener una correcta agudeza mental.

La nutrición es un factor muy importante si deseamos mantener el cerebro saludable. Seleccionamos nuestros alimentos para mantenernos en forma, adelgazar o fortalecer los músculos. El cerebro requiere el mismo nivel de atención. Este órgano ocupa sólo el 2% del organismo pero se consume alrededor del 20% de la glucosa que consumimos diariamente.

Es necesario conocer aquellos alimentos que potencian las funciones mentales. Los ácidos grasos Omega 3 y 6 son indispensables, al igual que ciertas vitaminas y proteínas. Si deseas saber cómo nutrir el cerebro, te proponemos realizar la dieta del cerebro, donde no pueden faltar los alimentos que te detallamos a continuación.

Alimentos que no pueden faltar si deseas nutrir el cerebro.

AGUA.

Es necesario mantener el cuerpo hidratado. Los especialistas recomiendan 2 litros diarios de líquido, salvo los días de calor o entrenamiento que debemos elevar a 3 litros. Si te cuesta llegar a esta cantidad, puedes combinar agua con infusiones de hierbas, zumos naturales sin azúcar, caldos, etc. Recuerda que el 91% de nuestro cerebro está compuesto por agua.

PLÁTANOS.

Contiene azúcares naturales, vitaminas (B y C), calcio, fósforo, potasio y magnesio. Consúmelos bien maduros ya que los azúcares se pueden absorber mejor y alimentan directamente al cerebro.

AVENA.

Aporta grasas insaturadas, vitaminas (B y E), magnesio, potasio, selenio y proteínas. Puedes consumirla con zumos, yogures o leche. Puedes consumirla en el desayuno, mezclada con leche vegetal y endulzada con miel. Agrega un puñado de frutos secos para garantizar una porción de ácidos grasos saludables.

TÉ VERDE.

Esta infusión tan famosa y originaria en Oriente, es un antioxidante muy poderoso. Además de no fermentar en nuestro estómago, aporta magnesio, ácido oxálico y es anticancerígeno. Ayuda a depurar el cuerpo, a combatir la retención de líquidos y protege las funciones cerebrales.

BRÓCOLI.

En este grupo también aconsejamos consumir el resto de brasicáceas como coles, coliflor, coles de Bruselas, etc. Aportan muchas proteínas, mucha agua, vitaminas (A, B, C, E y K), flavonoides, luteína y pocas calorías. Consúmelos asados o al vapor, de esta forma evitas perder la vitamina C durante el hervor en agua.

Otros consejos para mantener un cerebro saludable…

Además de nutrir el cerebro, necesitamos tener algunos cuidados extras:

  • Evita las comidas rápidas, las grasas saturadas y las calorías vacías de nutrientes.
  • Respeta todas las comidas del día.
  • No lleves una vida sedentaria.
  • Combate el estrés y procura descansar adecuadamente.
  • Mantén una dieta variada, además de saludable. No lleves a cabo dietas muy restrictivas.