,

Dietas para huesos y articulaciones débiles: Dieta depurativa. (Primera parte)

Si la vida cotidiana te resulta muy complicada ya que tu movilidad se afecta día a día, debes saber que esto es un problema muy común. El dolor en los huesos o en las articulaciones, no siempre se origina por la artritis o por la osteoporosis, sino que también se debilitan por el desgaste diario y por el paso de los años.

Lo primero que debemos analizar, es el estilo de vida que llevamos. Será necesario cambiar algunos hábitos, abandonar la vida sedentaria, seguir una dieta equilibrada y saber que el alivio viene acompañado de la constancia. En esta oportunidad, te presentamos algunas pautas a seguir, junto con las mejores dietas que te ayudarán a fortificar tus huesos y articulaciones, logrando una mejor calidad de vida.

Recuerda consultar con un médico si los dolores son severos e invalidantes.

Alimentos que debilitan los huesos y las articulaciones.

Existen algunos alimentos que afectan negativamente a algunas partes de nuestro organismo. Debido a los dolores que estás sufriendo en todo el cuerpo, te recomendamos disminuir o eliminar el consumo de los siguientes:

  • Sodio: El sodio, no sólo se encuentra en los alimentos salados. Hay sodio en algunas bebidas gaseosas, energizantes, alimentos altamente procesados, en productos de panadería, embutidos, conservas y más. Una ingesta excesiva de sodio provoca una mayor eliminación del calcio por la orina, perjudicando la absorción de este mineral tan favorecedor a la salud ósea.
    La ingesta de sodio diaria, suele ser muy superior a lo recomendado. La Organización Mundial de la Salud, aconseja 2 gr diarios, aproximadamente (una cucharadita de sal).
  • Bebidas alcohólicas: el alcohol perjudica e interfiere en la absorción del calcio, vitamina D y otros nutrientes esenciales. El consumo excesivo aumenta el riesgo de padecer osteoporosis y desnutrición, ya que afecta gravemente las células que conforman los huesos (osteoblastos).
    Para que este alimento no resulte perjudicial, debes seguir las dosis recomendadas. Se define como consumo seguro cuando no se bebe más de 30 gr de alcohol al día para hombres, y no más de 20 gr diarios para mujeres.
  • Cafeína: esta sustancia, al igual que el sodio y el alcohol, interfiere en la absorción del calcio. Un estudio realizado recientemente demostró que ingerir más de tres tazas diarias de café, aumentan la excreción de calcio urinario. Las investigaciones advierten, principalmente, a mujeres menopáusicas.
    Para que la cafeína no resulte perjudicial, también se debe consumir con moderación. No sobrepasar las tres tazas de café diarias, aunque es necesario tener cuidado con otros alimentos que contienen esta sustancia, como las bebidas cola, energizantes o algunos chocolates.
  • Demasiada proteína: Consumir suficiente proteínas garantiza un correcto funcionamiento del metabolismo y ayuda a mantener una densidad ósea saludable, debido a que el 50% de los huesos son proteínas. Sin embargo, éstas son consideradas alimentos ácidos.

Se están llevando a cabo muchas investigaciones respecto a esto. Cuando el cuerpo produce demasiados químicos ácidos, los riñones intentan equilibrar la sangre y purificarla. Cuando la dieta es rica en alimentos acidificantes y carente de alimentos alcalinos, en teoría, el cuerpo busca equilibrarse. Para esto, utiliza las reservas de minerales alcalinos como el potasio, calcio y magnesio perjudicando la salud ósea.Si bien los resultados definitivos aún no han sido publicados, es necesario llevar a cabo una dieta balanceada, que no supere la cantidad de tres porciones de proteínas al día.

Tipos de dietas para tratar la debilidad en articulaciones y huesos.

Si bien el estado de debilidad puede deberse a múltiples causas, podemos seguir una alimentación saludable que ayude al organismo en su totalidad. Para eso, existen dos tipos de dietas muy saludables y necesarias:

1.Dieta depurativa: Para comenzar a fortificar nuestro cuerpo, es necesario depurar el organismo. Al iniciar este tratamiento, debes eliminar todas las toxinas que se acumulan y debilitan los cartílagos, envejecen las células, promueven el desarrollo de enfermedades, debilitan las funciones vitales y degradan los tejidos.

2.Dieta reconstructiva: Las dietas reconstructivas funcionan para mejorar ciertas funciones del cuerpo, regenerando las células. En este caso, una dieta reconstructiva es aquella que brinda todos los nutrientes y enzimas esenciales para reconstruir los cartílagos y fortalecer los huesos. Las vitaminas y minerales ayudarán a desarrollar un esqueleto firme y a mantener las articulaciones flexibles y saludables.

Dieta depurativa para huesos y articulaciones debilitados.

Debes seguir este plan alimenticio durante una semana, por la mañana. Además de brindarte muchos nutrientes y ayudar a depurar el organismo, evita la retención de líquidos, combate el estreñimiento y provee de mucha energía para comenzar el día.

Desayuno:

Media hora antes de desayunar, bebe un vaso de agua tibia, mezclado con el zumo de medio limón.
A.
-Una taza de té verde.
-Un tazón con 15 uvas rojas o rosadas, junto con dos rodajas de piña fresca.
-Un vaso de jugo de melocotón.
B.
-Una taza de té de boldo.
-Un tazón de fresas con un kiwi.
-Un vaso de jugo de mandarinas.
C.
-Una taza de leche de almendras.
-Un tazón de avena con trozos de manzana verde.
-Un vaso de jugo de nopal con naranja. Receta: Hervir una hoja mediana de nopal, en 200 ml de agua, hasta que quede muy tierna. Esperar a que enfríe a temperatura ambiente. Llevar toda la preparación, incluido el agua de cocción, a una licuadora. Exprimir dos naranjas, verter el zumo en la licuadora. Licuar todo hasta obtener una bebida suave y homogénea. Endulza con stevia o miel.
Si consideras que esto no es suficiente, te damos algunas propuestas que puedes combinar y comer en tus almuerzos.
-Brócoli cocidos al vapor.
-Zanahorias al vapor o crudas, con arroz integral y granos de choclo.
-Berenjenas al horno.
-Sándwich de tomates, aguacate y cebolla, en pan integral.
-Ensalada de pepinos, piña, col, espinacas y semillas de calabaza o de girasol.
-Tortilla con ajos y remolachas.
-Ensalada de lechuga, aguacate, piña, brócoli crudo rayado y almendras.

Continúa leyendo, en la segunda entrega te contaremos las mejores dietas reconstructivas para tus huesos y articulaciones.

Dietas para huesos y articulaciones débiles: Dietas reconstructivas (Segunda parte)