,

Dile adiós a todos los dolores corporales con este remedio natural antiinflamatorio.

Con este remedio natural antiinflamatorio lograrás sentir alivio a la mayoría de los dolores y molestias causados por la hinchazón, en muy poco tiempo. Sus ingredientes muy efectivos y beneficiosos serán la solución definitiva a los males que te aquejan a diario.

Los procesos inflamatorios del cuerpo son la principal causa de dolores y molestias en todo el organismo. Es necesario contar con sustancias que logren interrumpir esos procesos y brindar alivio. Por este motivo, utilizaremos los gingeroles del jengibre y la curcumina de la cúrcuma en un mismo preparado medicinal; dos desinflamantes naturales muy poderosos.

¡Prepara lápiz y papel!… y descubre cómo elaborar este remedio natural antiinflamatorio.

Lee también: “Esta receta natural eliminará el vello facial para siempre”

Receta para preparar el mayor remedio natural antiinflamatorio 

Durante miles de años, ambos ingredientes se utilizaron para preparar diversos remedios y comidas de todo el mundo. Especialmente recomendados para sanar enfermedades gastrointestinales, han logrado demostrar a lo largo del tiempo, que son excelentes para tratar diversas afecciones.

El gingerol es el componente activo presente en el jengibre fresco. Muy utilizado a la hora de calmar los cólicos gastrointestinales, combatir las náuseas y mejorar la digestión; las cápsulas de gingerol se utilizan en el tratamiento de la artritis por su gran poder desinflamante. Incluso se puede realizar una inyección intramuscular para calmar los calambres y molestias musculares.

Este remedio natural antiinflamatorio también es rico en curcumina. Se ha demostrado que la cúrcuma es mejor analgésico incluso que la aspirina. Además, se la utiliza para el tratamiento de la artritis, para regenerar los tejidos cartilaginosos, curar la colitis ulcerosa, las infecciones intestinales y los espasmos gástricos.

Remedio natural antiinflamatorio de jengibre y cúrcuma.

Lo ideal sería preparar este remedio natural antiinflamatorio con sus ingredientes frescos. Sin embargo, puede que te resulte difícil conseguirlos, en especial la raíz de cúrcuma; en este caso sustitúyela por cúrcuma en polvo y cambia las medidas.

¿Cómo prepararlo?

Ingredientes:

  • 1 taza de agua pura.
  • 1 cucharadita de cúrcuma fresca rallada (ó 1/3 cucharadita si la consigues sólo en polvo).
  • 1 cucharadita de raíz de jengibre (ó 1/3  cucharadita de jengibre en polvo).
  • 1 rodaja de limón, opcional.
  • 1 cucharada de miel para endulzar, opcional.

Preparación:

  • Coloca el agua al fuego y llévala a hervir.
  • Luego agrega la cúrcuma y el jengibre. Sigue cocinando a fuego muy lento durante 10 minutos, con la cacerola tapada para evitar la evaporación excesiva del líquido (si no utilizas ingredientes frescos, sólo cocina por 5 minutos).
  • Apagar el fuego, colocar la rodaja de limón si se desea, dejar reposar por 5 minutos más hasta que decanten los ingredientes.
  • Colar el líquido y endulzar con miel, si lo prefieres.

¡TIP!: Si deseas aumentar la absorción de la cúrcuma en el cuerpo, deberás agregar un poco de materia grasa al remedio natural antiinflamatorio, una vez que esté listo. Puedes agregar una cucharadita de aceite de coco líquido o una de aceite de linaza.

Consumo:

Consume una taza de este preparado una vez al día sin excepción. Puedes agregar una dosis más en el día si estás sufriendo de algún ataque artrítico o si el dolor es insoportable.

Lee también: “6 personas que no deben consumir jengibre si presentan las siguientes condiciones”

Contraindicaciones.

Ambos ingredientes se consideran sumamente seguros a la hora de consumir, sin presentar efectos secundarios graves. Sin embargo, pueden provocar reacciones adversas si el paciente está consumiendo algún tipo de medicamento recetado.

Este remedio natural antiinflamatorio no es aconsejable, por ejemplo, si padeces de algún problema de coagulación de la sangre o si consumes medicamentos anticoagulantes.

Antes de comenzar el tratamiento con este remedio natural, debes consultar con tu médico de cabecera.