,

Cómo disolver los cálculos de la vesícula naturalmente.

Los cálculos biliares son sedimentos sólidos que se acumulan en la vesícula y que tienen la forma de una pequeña piedra. El tamaño de los cálculos varía de paciente a paciente: pueden ser como una arenilla o tener la forma de una pelota de golf.

Estas piedras están formadas, la gran mayoría de las veces, por bilis. La bilis es una sustancia secretada por el hígado que cumple con la función de ayudar a sintetizar y digerir las grasas que ingerimos. Existen ciertas circunstancias que llevan a que la bilis comience a acumularse en la vesícula y forme estos sedimentos.

El 75% de los pacientes que padecen de cálculos biliares no presenta síntomas. Los síntomas aparecen cuando las piedras obstruyen algún canal biliar. Cuando esto sucede, las piedras deben ser removidas de urgencia a través de una cirugía.

Lee también: “Signos y síntomas que te ayudarán a detectar temprano el cáncer de vesícula”

Los cálculos asintomáticos pueden descubrirse a través de rayos X cuando los pacientes se realizan otros chequeos y se encuentran con este diagnóstico sorpresivo. Si tú eres de las personas que padecen cálculos pero aún no se han presentado los síntomas, estás a tiempo de destruir o disolver las piedras de forma natural. Hoy te contamos de qué forma podrás realizarlo a través de remedios caseros muy efectivos.

Tipos de cálculos biliares.

Como mencionábamos anteriormente, los cálculos biliares generalmente están formados por sedimentos de la bilis, pero están compuestos de diferentes sustancias. Veamos cuáles:

  • Cálculos de Colesterol: Estos cálculos también son muy frecuentes. Se caracterizan por ser de color amarillo verdoso y se dan cuando existe un exceso de colesterol en la bilis o cuando la vesícula no se vacía por completo.
  • Cálculos pigmentarios: Los cálculos pigmentarios se forman en pacientes con cirrosis o con problemas sanguíneos.
  • Cálculos mixtos: Se denominan mixtos a los que están formados por sedimentos de calcio y de sales de bilirrubinato.

Limpia tu vesícula naturalmente.

Recuerda que para llevar a cabo estos tratamientos, la enfermedad no debe estar avanzada, es decir que ningún conducto ha sido bloqueado aún. Necesitarás cierta constancia y control a la hora de realizarlos ya que los resultados se harán notorios con el tiempo. Consulta con un especialista ante cualquier duda.

  • Alimentación sana.

Si padeces de cálculos, es muy importante que modifiques por completo tu alimentación y la sostengas en el tiempo. Además de ayudarte a disolver los cálculos, te ayudará también a sentirte con más energía, sin problemas gástricos y más fuerte.

Debes adoptar una dieta rica en fibra, alimentos vegetales y mucha fruta. Tienes que evitar el consumo de cualquier alimento de origen animal como carnes, huevos y lácteos. Si no deseas ser una persona vegetariana, sigue esta dieta hasta que los cálculos hayan desaparecido. Luego vuelve a consumirlos pero de una forma estrictamente moderada.

También deberás eliminar las grasas comunes y sustituirlas por grasas saludables como los ácidos grasos Omega 3 y el aceite de oliva. Tampoco deberás consumir azúcares refinados, ni harinas blancas refinadas. Sustituye todo eso por stevia, miel, harinas integrales, arroces integrales, etc.

  • Batidos para disolver los cálculos biliares.

Los batidos naturales son una “bomba” de nutrientes que la vesícula necesita para expulsar y disolver los cálculos. Para ello, seleccionamos un conjunto de vegetales capaces de detener el crecimiento de las piedras y facilitar su disolución.

Ingredientes:

  • 3 tomates.
  • 2 zanahorias.
  • 2 tallos de apio.
  • 1 puñado de berro.
  • 4 rabanitos.
  • 1 ramita de perejil
  • ½ limón.

Preparación:

Lava muy bien todos los vegetales, córtalos en trozos y viértelos en una licuadora. Pela el medio limón, quítale las semillas e incorpóralo con los demás ingredientes. Agrega dos vasos de agua pura para sumar líquido y licúa hasta obtener un batido homogéneo. Bebe esa preparación bien fría a lo largo de todo el día. Puedes hacerlo dos o tres veces a la semana.

  • Infusión de diente de león.

El diente de león es excelente para eliminar toxinas y depurar el cuerpo por tratarse de un diurético natural muy poderoso. Ayudará a detener el crecimiento de los cálculos.

Ingredientes:

  • 15 gr de diente de león seco.
  • 250 ml de agua.

Preparación:

Una cucharada de diente de león son, aproximadamente, 15 gr. Viértelo dentro de una taza, agrega el agua hirviendo y deja reposar por 5 minutos. Luego bebe. Haz esta infusión tres veces al día, diariamente.

  • Infusión de menta.

La menta contiene terpeno, una sustancia ideal para evitar el crecimiento de las piedras y ayuda a disolverlas de forma natural. Además, esta hierba aromática posee aceites naturales muy efectivos para acelerar el flujo de líquidos gástricos por todo el sistema digestivo. Se lo considera el antídoto más potente para los cálculos biliares.

Ingredientes:

  • Un puñado de hojas de menta fresca.
  • 500 ml de agua pura.

Preparación:

Coloca el agua en un cazo y llévala a fuego medio. Cuando comience a hervir, bajar el fuego y agregar el puñado de menta. Dejar cocinar por 5 minutos más. Apagar el fuego, dejar que repose 10 minutos. Colar el líquido y beberlo dos veces por día.

En dos meses, cualquiera de estos tratamientos reduce los cálculos en la vesícula. En caso contrario, consulta con un médico para que te haga un chequeo de rutina.