,

Dile adiós al dolor en tus pies por el calzado aplicando estos sencillos trucos

Trucos sencillos y remedios naturales para acabar con el dolor de pies por el calzado.

Nuestros pies comienzan a trabajar desde el momento en que nos levantamos de nuestras camas. Además de soportar el peso y la presión, sufren dentro de incómodos tacones o zapatos de vestir. Caminamos, corremos con prisa, nos mantenemos mucho tiempo de pie… Actividades que recaen pesadamente sobre nuestros pies que no se toman un descanso en todo el día, hasta irnos a dormir.

dolor de pies por el calzado

A pesar de ser tan fuertes, están muy expuestos a sufrir lesiones, infecciones, hongos, etc. Enfermedades que pueden traer aparejadas diferentes dolencias y repercutir en nuestra vida cotidiana. Son áreas muy delicadas de nuestro cuerpo y merecen un cuidado especial.

Sin embargo, a la hora de cuidar nuestros pies no ponemos mucho empeño en ello. Por el contrario, tendemos a soportar el dolor día tras día sin buscar una solución real. Muchas veces, sólo con cambiar o cuidar el calzado, es suficiente. Los zapatos que utilizamos a diario son una de las principales causas de dolor. Hoy te traemos algunos trucos sencillos para combatir el dolor de pies y para que tu calzado sea mucho más cómodo.

Evita el dolor de pies por el calzado.

dolor-de-pies-por-el-calzado

Aunque nos encantaría, no todos contamos con los recursos necesarios para desechar constantemente los zapatos que nos resultan incómodos y comprar unos nuevos. Si tus tacones preferidos, o los zapatos para trabajar te resultan incómodos y dolorosos, te contamos algunas soluciones para dolor de pies por el calzado :

  • Presta atención al amarre.
    Muchas veces por costumbre o por falta de atención, no amarramos nuestro calzado de forma correcta y terminamos con los pies muy adoloridos. Procura no ajustarlos demasiado ya que así no permites una correcta circulación sanguínea y puedes sufrir de hinchazón. Tampoco demasiado sueltos porque la rozadura con el zapato puede producirte ampollas muy dolorosas.
  • Correas a los zapatos de tacón.
    Si tus zapatos de tacón no son cómodos o no te permiten caminar correctamente, antes de sufrir alguna lesión en la cadera, columna o rodillas, analiza la posibilidad de agregarle correas. Puedes llevarlos con una persona que tenga el oficio de la zapatería y con sólo algunas modificaciones podrá sumarle unas correas. Eso te brindará más seguridad, estabilidad y previenes futuras lesiones.
  • Descansa cuando tus pies lo pidan.
    Si no tienes más opciones que permanecer con zapatos de tacón o calzado apretado durante todo el día, procura tomarte descansos. Si puedes quitártelos durante algunos segundos o elevarlos por 5 minutos, mejor. Sino sólo siéntate e intenta relajar los pies con algunos movimientos de rotación y estiramiento para ayudar a la circulación sanguínea.
  • Benefíciate con las almohadillas de gel.
    Las almohadillas de gel están diseñadas para disminuir el impacto del peso al caminar con tacones. Se introducen dentro del calzado, en el área de los dedos y ayuda a prevenir durezas en esta zona. Puedes conseguirlas en zapaterías, comercios de accesorios o casas de ortopedia.
  • Protege tus pies del roce.
    Si sospechas que tus nuevos zapatos te producirán ampollas, intenta prevenirlas. Utiliza protectores anti ampollas, medias gruesas o algunas tiritas del color de tu piel. La mejor manera de no sufrir molestos dolores es previniendo los posibles daños. Siempre que puedas, evita el roce de tu piel ya que las ampollas pueden ser una puerta a bacterias o infecciones.
  • Vuélvelos a su estado original.
    Si tienes zapatos de tela o de eco cuero, puede que sufran un estiramiento y se agranden bastante. Una manera de solucionar esto, es colocándoles bolsas de hielo dentro, o llevándolos a la nevera por algunas horas. Así, se estrecharán nuevamente y evitarás los roces.
    Remedios naturales para aliviar el dolor de pies.
    Si llegas a tu hogar y el dolor es insoportable, intenta aliviar tu malestar con alguno de estos tratamientos caseros. Te ayudarán a relajarte y a mantener una salud óptima en tus pies:
  • Agua con Sal.
    Este remedio es un clásico a la hora de presentar algún dolor en los pies. Además de brindar alivio, estimula la circulación, ayuda a hidratar y limpiar la piel, y evita la formación de durezas o callosidades.
    Llena una palangana con agua caliente, vierte media taza de sal marina y sumerge tus pies durante 20 minutos.
  • Infusión de manzanilla.
    La manzanilla es muy utilizada en la medicina natural por poseer propiedades antiinflamatorias y relajantes. Ayudará a aliviar el dolor, bajar la hinchazón y brindarte tranquilidad. Prepara dos litros de agua hirviendo con cuatro cucharadas de manzanilla. Cuando la infusión esté lista, déjala templar. Puedes sumergir los pies en ella o puedes embeber un paño y colocarlo sobre tus pies.
  • Infusión de jengibre.
    El jengibre es un ingrediente esencial a la hora de aliviar el dolor y combatir la inflamación. Prepara una infusión de jengibre para disfrutar de unos pies renovados y saludables. Agrega varios trozos pequeños de jengibre a un litro de agua hirviendo. Deja reposar por 10 minutos y sumerge tus pies en ella.
  • Masajes.
    Al finalizar tu día, tómate algunos minutos para tu descanso y relajación. Realízate algunos masajes en tus pies con aceite de menta, lavanda, oliva, rosa mosqueta o tilo.
  • Ocurre mucho con los zapatos de tela y forro tipo cuerpo. Para dar solución a esto, colócales dentro una bolsa con hielo y verás cómo se estrechan. Otra opción es ponerles una platilla adicional, aunque existe el riesgo de que el pie empiece a rozarse con el zapato.

dolor de pies por el calzado