,

El don de ser mujer después de los 40

Disfruta de esta etapa de la vida donde la confianza en sí misma y el amor propio te acompañan

Cuando llega la cuarta década de la vida la experiencia es la capitana que dirige el barco de cada mujer. Cada vivencia dejó al menos una enseñanza y ha pasado el tiempo suficiente para dejar atrás los errores y afrontar con coraje el futuro.

José Saramago inició el poema titulado ¿Qué cuántos años tengo? Con la frase “Tengo la edad en la que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo” y finalizó diciendo “Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento”. Y este extracto describe la posición en la que se encuentran las mujeres después de los 40 años. Ya no se actúa sólo por impulsos. Se analiza cada situación desde la serenidad, intentando sacar la mejor solución que contribuya con el bienestar de otros sin que esto signifique sacrificar el nuestro.

Mujeres con confianza en sí mismas

Una de las características más notorias de las mujeres con más de 40, es esa confianza en sí mismas, que las hace errar menos y defender como leonas sus puntos de vistas. A su vez, ese atributo hace que las mujeres resulten increíblemente seductoras.

Después de los 40, desaparecen los complejos y las preocupaciones que éstos generaban antes. La aceptación de sí misma vive plena en cada línea de expresión, en esos kilos demás, en el ancho de las caderas y hasta en esa celulitis que no se fue a pesar de todos los esfuerzos.

El amor propio que se ha desarrollado a lo largo de 4 décadas, es la fuente de esa confianza que junto a la experiencia acumulada, permite a las mujeres cuarentonas lograr equilibrio en todos los aspectos de su vida. Sin tener que hacer maromas, balancear lo emocional, lo personal y profesional, es posible.

La dicha de estar en los cuarentas o más

Por el promedio de vida estimado para las mujeres en diferentes zonas geográficas, a los 40 se pasa la línea de la mitad de nuestra vida o hasta más. Hemos vivido suficiente tiempo para ver las cosas desde un punto diferente de cómo las veíamos a los 20, y si no se hizo antes, por fin caemos en cuenta de las fortunas que tenemos.

Las malas experiencias del pasado ya no sabotean el presente. Se han sanado las heridas emocionales, y los lamentos por lo que quedó atrás, desaparecen. Se goza de honestidad, del disfrute de las pequeñas cosas; se deja pasar por alto otras. Se decide en qué se invierte energías y en qué no.

Se aprecia más a los seres queridos y se estrechan más aún los lazos, sin perder el espíritu de libertad.

Beneficios de ser una mujer con más de 40 años

  • Se tiene un sexto sentido entrenado y casi que un séptimo.
  • Decir No sin remordimientos.
  • Enfrentar una ofensa con clase. Sin caer en insultos.
  • Libertad de expresar lo que se piensa.
  • Darse el descanso necesario.
  • Cuidar la salud emocional y física porque es algo que te nutre y aporta calidad de vida, no por obligación.
  • Te permites sentirte linda e irreverente, sin temor al qué dirán.