,

El exceso de gases y flatulencias podría ser síntoma de una enfermedad seria. ¡No te avergüences y pide ayuda!

Aunque el exceso de gases y flatulencias tiende a hacernos sentir vergüenza, es necesario que conozcamos las causas que lo originan y cómo puede solucionarse. Existen ciertas enfermedades del tracto gastrointestinal que pueden derivar en este problema.

Un gas o flatulencia es aire que sale a través del recto. Generalmente, el exceso de gases se forma en los intestinos a medida que digerimos ciertos alimentos; aunque también puede ocasionarse por el aire que tragamos al hablar, comer o beber y que no pudo ser expulsado como eructo. El olor desagradable de los flatos se debe a que ciertos compuestos como el amoníaco y el sulfuro de hidrógeno (presentes en el flato) poseen ese olor particular.

En nuestra cultura, los gases son vergonzosos y son un tabú del que casi no se habla, formando parte sólo de la intimidad de la persona. Sin embargo es necesario conocer y tratar este tema para evitar posibles complicaciones. Te contamos por qué puedes experimentar un exceso de gases y cómo prevenirlo.

¿Qué causas originan un exceso de gases en el intestino?

Se dice que una persona sufre de flatulencias cuando:

  • el exceso de gases provoca una distensión abdominal,
  • el olor de los flatos son desagradables en extremo,
  • existe una incontinencia a la hora de retener el gas,
  • dolor y cólicos intestinales.

Como mencionábamos anteriormente, el aire que tragamos o las bebidas carbonatadas pueden favorecer esta condición. La alimentación también juega un papel fundamental. Cuando ingerimos alimentos ricos en polisacáridos difíciles de digerir, las bacterias de nuestros intestinos producen más gas de lo normal. Los alimentos menos recomendados si sufres de un exceso de gases son: frijoles, lentejas, hongos, cebollas, levaduras, etc. La lactosa también puede traerte algunas complicaciones ya que también induce a una superproducción de gas.

Hasta aquí, parecería que el exceso de gases  puede ser tratado sólo con cuidados alimenticios; sin embargo existen otras condiciones más complicadas que necesitan atención médica inmediata. Los gases pueden ser síntoma de enfermedades como:

  • Infecciones intestinales.
  • Síndrome del intestino permeable.
  • Dificultades o incapacidad de absorber nutrientes.
  • Dificultad para digerir nutrientes.
  • Intolerancia o alergia a ciertos alimentos.

Otra opción es por el consumo excesivo de medicamentos y antibióticos. Ante cualquier cambio en la producción de gases por parte de tu intestino, prueba modificar tu dieta. Si la condición no mejora, no dudes en consultar con un especialista. Presta especial atención a síntomas como dolor rectal, dolor abdominal, acidez gástrica, vómitos, estreñimiento, diarrea, fiebre y pérdida de peso. Dirígete de inmediato a médico si observas heces aceitosas o sangre.

¿Cómo evitar el exceso de gases?

  • Evita las sodas o bebidas carbonatadas.
  • Disminuye la ingesta de fibras y alimentos difíciles de digerir como legumbres, vegetales de la familia de las brasicáceas (brócoli, repollo, coliflor, etc.), granos, etc.
  • Evita la lactosa.
  • Mastica muy bien los alimentos y procura no hablar mientas comes.
  • No consumas gomas de mascar.