,

Comer Esto Puede Causarle Hoyos a su Intestino

El síndrome del intestino permeable puede ser la causa de la inflamación crónica.

Cuando hablamos del síndrome del intestino permeable, creemos que se trata de una enfermedad que afecta sólo a nuestro sistema digestivo. Sin embargo, los agujeros en el intestino pueden repercutir en todo nuestro organismo desencadenando inflamación y muchas otras enfermedades que no se relacionan con la digestión como acné, alergias o cambios de humor.

Hoy te contamos de qué trata el síndrome del intestino permeable y cómo puede causar múltiples problemas en todo el cuerpo.

¿Qué sucede en nuestro intestino y cómo afecta al resto del cuerpo?

El intestino es una barrera entre los alimentos que ingerimos y el interior de nuestro cuerpo. Cada comida que consumimos, al ingresar en el intestino ya digeridas, se convierten en sustancias, es decir nutrientes, que nuestro cuerpo aprovecha. Lo que no es necesario se desecha. Cuando los nutrientes ingresan por las paredes del intestino delgado, el organismo los utiliza como combustible. Cuando alguna bacteria es capaz de cruzar esa barrera, nuestras defensas están listas y la eliminan en el acto, sin mayores inconvenientes.

Se denomina síndrome del intestino permeable cuando las paredes del intestino no dejan pasar sólo nutrientes, sino que muchos otros elementos más. Puede que bacterias, alimentos sin digerir y otros microorganismos patógenos ingresan al organismo, amenazando la salud de todos los órganos del cuerpo. Dos tercios de nuestro sistema inmunológico se encuentran en los intestinos para acabar con elementos extraños, pero cuando padecemos de intestino permeable, nuestras defensas colapsan y comienza una guerra.

Existen muchos elementos que irritan las mucosas de los intestinos, provocan agujeros y lo convierten en un órgano permeable. Los factores a tener en cuenta son: alimentos irritantes como los picantes o los que contienen un alto nivel de grasas saturadas, medicamentos como las aspirinas o el ibuprofeno, el alcohol, el tabaco, los parásitos, infecciones sin tratar, intolerancia o alergia a ciertos alimentos y la predisposición genética.

Si presentas alguno de estos síntomas, puede que padezcas de intestino permeable:
-Asma.
-Alergias a los alimentos.
-Indigestión permanente.
-Fatiga crónica.
-Problemas cutáneos como piel escamosa, acné, eczemas, seborreas o irritación.
-Depresión o angustia constante.
-Ansiedad.
-Problemas para concentrarse o para mantener el hilo de las conversaciones.
-Desorden hormonal.
-Colon irritable.
-Hinchazón y gases.

¿Por qué el intestino permeable causa inflamación?

Como mencionábamos, al tener un intestino permeable, la barrera que separa a nuestro organismo de ciertos desechos y microorganismo, se rompe. Son tantos los intrusos capaces de ingresar, que nuestro sistema inmunológico no puede eliminarlos uno por uno y comienza a organizar un ataque masivo. Una especie de guerra interior se desata en nuestro cuerpo.

El ataque, funciona de manera similar a cuando nos lesionamos. Si nos herimos y la lastimadura se infecta, la zona se enrojecerá, tomará temperatura y se inflamará. Este caso es muy parecido. Nuestras defensas advierten que muchos elementos nocivos han ingresado, por lo que decide defender todas las áreas, causando una inflamación general. Incluso, ante la presencia de una infección, el cuerpo puede llegar a elevar su temperatura hasta tener fiebre.

Esta inflamación, a su vez, puede causar y volverte propenso a padecer acné, alergias, fatiga, insomnio, enfermedades autoinmunes, problemas nerviosos y de memoria, depresión, artritis, etc.

Por este motivo, puede que padezcas de intestino permeable pero sólo se manifieste como una sinusitis. Los órganos no poseen nervios, no es posible que nuestro cerebro registre el dolor, pero sí podemos sentir la inflamación. Es allí donde necesitamos estudiar el origen de ella.

Las enfermedades autoinmunes y el síndrome del intestino permeable.

Muchos estudios afirman que las enfermedades autoinmunes están muy relacionadas con un intestino permeable. Se cree que cuando el organismo comienza una guerra contra los microorganismos que cruzaron la barrera del intestino, ataca también las propias células del cuerpo, generando las denominadas enfermedades autoinmunes.

La doctora Sarah Ballantyne afirma “si tienes una enfermedad autoinmune, tienes un intestino permeable”. Esta idea surge de un testeo realizado donde se descubrió que los pacientes con problemas autoinmunes, tenían un intestino dañado y débil.

Durante un mes, evita comer alimentos que irritan las mucosas del organismo como lácteos, legumbres, cereales, azúcar, alimentos procesados y aceites de semillas. Pasado este tiempo, puede que te sientas mucho mejor, curando enfermedades que hace mucho enfrentas. Si este es tu caso, pues padeces de intestino permeable.