,

Conoce todo sobre el sueño en los niños. ¿CÓMO AYUDARLOS A DORMIR CUANDO LES CUESTA LOGRARLO POR SÍ SOLOS?

Niño al que le cuesta dormirse

El sueño en los niños varía en cada pequeño ya que depende en gran medida de la rutina familiar y de su nivel de madurez. Es normal que despierten algunas veces por las noches o que necesiten una rutina específica para ayudarlos a conciliar el sueño. Pero, ¿qué sucede cuando el niño no puede dormirse? Un pediatra nos ayuda a comprender mejor esta situación.

¿Por qué mi niño no quiere dormirse?

Si bien la hora de sueño puede ser algo que el pequeño no disfruta plenamente, con el paso del tiempo entiende que es una necesidad. Llegada cierta hora del día, el cansancio suele ganarle y termina completamente dormido. Sin embargo, existen algunos pequeños que se rehúsan completamente a dormir. Más allá de las vueltas normales que puede dar un niño antes de conciliar el sueño, otros lloran sin parar y hasta jalan su cabello para no caer rendidos.

Un pediatra reconocido, dice al respecto que esto puede deberse a dos cuestiones fundamentales:

  • En primer lugar, puede que el pequeño relacione la hora de dormir con algo desagradable.
  • En segundo lugar, puede que el niño ya no sienta sueño o no sienta cansancio en absoluto.

¿Qué debemos saber del sueño en los niños?

En este tipo de situaciones, se conjugan numerosos factores. Como primera medida deberemos entender que, si bien los niños suelen tener cierta regularidad, no son relojes. Están en permanente cambio y desarrollo. Atraviesan diversas etapas que pueden alterar su sueño y el nivel de energía. Tanto ellos como su ambiente permanece en constante cambio.

Otro factor a tener en cuenta respecto al sueño en los niños, es que éste se presenta de manera espontánea. Quizás para nuestra comodidad sería óptimo que el pequeño duerma toda la noche y una pequeña siesta a media tarde. Sin embargo, el sueño llega cuando llega. Si perdemos esa oportunidad, puede que sus niveles de energía se renueven o quede tan irascible que no podrá dormir después. Hasta que se reúnan nuevamente las condiciones de sueño, puede pasar un largo rato.

Finalmente, puede que ocurra todo lo contrario. Llegada la hora de dormir quizás no experimente sueño en absoluto. En ese caso, se resistirá a dormir simplemente porque no siente cansancio. Su cuerpo no reúne las condiciones necesarias para dormir por lo que buscará hacer otras actividades.

¿Cómo ayudarlos a dormir?

  1. Cuando notes que el niño tiene sueño, déjalo dormir. Haz el ritual habitual (acunarlo, cantarle, darle biberón, etc.) y recuéstalo a dormir. Todo el resto de actividades, deberán esperar. Así, le envías el mensaje de que dormir es necesario y debe hacerse cuando estamos realmente cansados.
  2. Si el pequeño no siente cansancio, quédate con él, distráelo un momento y retírate del cuarto. Déjale a mano algunos juegos tranquilos, peluches o libros. Vuelve más tarde y comienza a atenuar la luz. Paulatinamente, prepara el ambiente.
  3. Nunca pelees, grites o le obligues a dormir ya que lo relacionará con algo negativo.
  4. La hora de dormir es cuando él tenga sueño.
  5. Repite los rituales de sueño que siempre le funcionaron: biberón, chupón, acunarlo, cantarle, etc. Una vez que pueda dormir sin resistirse podrás sacarle el chupón, pasarlo a su cuarto, etc. Un cambio a la vez.