,

¿En qué cosiste el trabajo de parto? ¿A qué debemos estar atentos? TODA LA INFORMACIÓN SOBRE ESTE MARAVILLOSO PROCESO

El maravilloso proceso del parto

El trabajo de parto es un proceso maravilloso que anuncia la llegada del nuevo integrante de la familia. Esta etapa comienza mucho antes de aparecer las contracciones y es necesario saber identificarla. El parto debe ser vivido como una fase donde mamá y bebé trabajan en conjunto para dar lugar a la vida y al amor.

Pródromos del parto.

 

El maravilloso proceso del parto
El maravilloso proceso del parto

Antes del trabajo de parto, te encontrarás en una etapa denominada “Pródromos del parto”. La palabra pródromos deriva del latín “pródromus” y significa “predecesor de un evento”. En el ámbito de la medicina, hace referencias a los síntomas previos de una manifestación aguda. Esa manifestación, en este caso, sería el parto.

Los pródromos del parto difieren de mujer a mujer. En algunas empiezan con semanas de anticipación, mientras que en otras sólo algunas horas antes de la llegada del bebé. Esta etapa comienza con contracciones seguidas. Las mismas pueden ser dolorosas o no, sin embargo sí son molestas. No presentan regularidad alguna, ni rítmicas. La función principal de esta etapa es comenzar a ablandar el cuello del útero.

Si la mujer descansa o se pone de lado, estas contracciones se alivian (a diferencia de las contracciones en trabajo de parto). Además, duran entre 15 y 20 segundos, un poco menos que las otras.

Otros síntomas de esta etapa son: ablandamiento del cuello uterino (se sabe sólo a través de un tacto), en algunas ocasiones pérdida parcial del tapón mucoso y descenso del abdomen.

Fases del trabajo de parto.

El trabajo de parto es un proceso. Es un conjunto de acontecimientos que comienza con la dilatación cervical y termina una vez expulsada la placenta. Como todo proceso tiene un inicio, una evolución y una finalización, los cuales fueron separados en diferentes etapas:

1. DILATACIÓN:

Esta etapa suele ser la más larga de todo el trabajo de parto. El cuello uterino, normalmente, es un cilindro de 3 cm de longitud. Las contracciones y la presión del feto hacen que el cuello se borre por completo. Luego, la circunferencia se dilata para permitir el paso del bebé.

Esto puede durar hasta 10 o 15 horas, dependiendo de cada mujer y el número de partos previos. Una vez que esta fase comienza, el parto no suele detenerse (siempre hablamos de partos sin inconvenientes médicos).

El síntoma más característico son las contracciones dolorosas y rítmicas. Son más intensas y varían desde 2 a 4, cada 10 minutos, aproximadamente. Todo esto, y por fuerza de la gravedad, hacen que el bebé descienda y se introduzca en el canal de parto. Una vez encajado, rota para poder salir.

2. PERÍODO EXPULSIVO.

La dilatación completa finaliza una vez alcanzados los 10 cm y comienza la siguiente etapa: la de expulsión.

Las contracciones aumentan en cantidad e intensidad hasta por fin llegar a los pujos. Los pujos son presiones en la zona vaginal que te invitan a realizar fuerza para expulsar al bebé. Después de unos minutos de pujos y con ayuda del profesional, podrás tener a tu bebé en brazos.

3. ALUMBRAMIENTO.

Hasta 30 minutos después de tener el bebé, la mamá tendrá algunas contracciones más. Éstas le permitirán expulsar la placenta y la bolsa donde se albergaba el bebé. También existirá una hemorragia leve que cesará unas horas después.