, ,

Elabora leche de almendras en tu propia casa. ¡En sólo 5 minutos!

La leche de almendras es una excelente opción para quienes no beben lácteos derivados de animales. Además de ser muy sabrosa, está colmada de vitamina D, B y antioxidantes capaces de combatir y prevenir el cáncer.

Un gran porcentaje de personas ha decidido abandonar los lácteos derivados de animales, aunque por mucho tiempo nos hayan hecho creer que eran indispensables para nuestro crecimiento y buena salud. Durante años pensamos que la leche de vaca era esencial para los huesos, que nos brindaba el calcio necesario y que prevenía enfermedades a futuro. Sin embargo, recientes estudios demuestran lo contrario: El British Medical Journal publicó una investigación donde se demuestra que, a mayor consumo de lácteo animal, mayor probabilidad de fracturas óseas en edad adulta.

Además, muchos de nosotros experimentamos alergias e incluso intolerancia a la lactosa, por lo que las variedades vegetales suelen ser una gran ayuda. Las leches vegetales son realmente nutritivas, mejores a la hora de digerir y no representa un daño a ningún animal, ni a nuestro propio cuerpo.

Debemos admitir que la leche está presente en gran medida dentro de nuestra dieta cotidiana. En el mercado, ya encontramos leches vegetales a buen precio, sin embargo ¿has leído los ingredientes? Hoy te contamos cómo elaborar leche de almendras en tu hogar de una forma muy natural y sencilla.

¿Por qué las leches vegetales del mercado no son tan nutritivas?

Cuando hablamos de leches vegetales, obviamente hablamos de preparaciones que no poseen ningún derivado animal, sin embargo no hacemos referencia a productos 100% saludables. La leche de almendras, de coco, de anacardo, de soja son algunas opciones disponibles en cualquier supermercado, pero no todas son tan saludables como creemos.

Si leemos bien las etiquetas encontraremos ingredientes como:

PALMITATO DE VITAMINA A: Es una vitamina sintética asociada a malformaciones durante la gestación. No presenta beneficios para la salud, por el contrario se cree que empeora problemas articulares, osteoporosis y provoca resequedad en la piel. En grandes cantidades, puede afectar el tamaño del hígado y el bazo.

VITAMINA D2: Más de 50 mg de esta vitamina sintética se convierte en un tóxico para el humano adulto. Provoca calambres abdominales, náuseas, diarreas, cefaleas y debilidad muscular.

ACETATO DE TOCOFEROL (Vitamina E sintética): Aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata. Es difícil para el hígado absorber las proteínas, a diferencia de lo que sucede con la vitamina E natural.

CARBONATO DE CALCIO: Es con lo que se elaboran las tizas y se asocia con enfermedades cardiovasculares, cáncer y cálculos renales.

¿Cómo realizar leche de almendras casera?

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras crudas orgánicas.
  • 10 tazas de agua filtrada.
  • 3 cucharadas de miel pura.
  • 1/4 cucharadita de canela.
  • pizca de sal marina.
  • colador.
  • estopilla.

Elaboración:

1. La noche anterior, coloca a remojar las almendras en 5 tazas de agua. Es importante que el recipiente quede cubierto durante toda la noche.

2. Al día siguiente, elimina el agua del remojo y escurre las almendras muy bien, realizando algunas torsiones con la estopilla.

3. Coloca las almendras dentro de la licuadora y agrega las 5 tazas de agua restantes. Licúa bien hasta que las almendras se hayan triturado por completo.

4. Coloca una gasa en el colador y filtra el preparado. Mezcla el líquido con el resto de ingredientes. ¡Listo! Acabas de elaborar una deliciosa leche de almendras súper saludable.

5. Conserva en un recipiente hermético de vidrio, hasta por una semana. Agita bien antes de consumir.