, ,

En este video descubrirás cómo las emociones pueden sanar el cáncer. ¡Aprende a controlar tus pensamientos!

Algunas personas escépticas dirán que es un error creer que las emociones pueden sanar el cáncer. Sin embargo, todos conocemos la fuerza de la mente y cuán poderosa puede resultar si deseamos modificar algún aspecto de nuestra vida. Siguiendo este principio, Gregg Braden trata todo tipo de cáncer.

Tanto nuestros pensamientos como emociones, emanan una energía poderosa. Nuestra mente tiene la capacidad de influir sobre la vida de las personas y modificar su curso. A través de lo que creemos, deseamos y sentimos emanamos energía que es captada por otras unidades energéticas como nosotros.

Algo similar ocurre con nuestro organismo. Los pensamientos (ya sean conscientes o inconscientes) son capaces de modificarlo e influenciarlo en cierta dirección. Allí reside la importancia de saber manejar la mente y utilizarla siempre a nuestro favor y en beneficio de las personas.

Esto mismo cree Gregg Braden, un autor americano creador de libros que explican cómo las emociones pueden sanar el cáncer de manera simple, sólo controlando lo que pensamos. Si te interesa conocer más al respecto y utilizar el poder de tu energía para recuperar salud, hoy te contamos todo lo que necesitas saber.

Lee también: “Científico ruso asegura sanar con este preparado de trigo germinado para curar el cáncer”.

¿Cómo las emociones pueden sanar el cáncer?

A Braden se lo conoce como “el hombre que puede tratar cualquier enfermedad”. Esto se debe a que él sostiene que las emociones fuertes son capaces hasta de modificar nuestro propio ADN. Incluso argumenta que el poder colectivo del pensamiento (personas unidas por un fin común beneficioso) como el de orar, es capaz de influir en la vida de las personas de manera positiva. La energía emanada de la unión, es percibida por el campo energético del enfermo (en este caso) y ayudar a su pronta recuperación.

Si hablamos de que las emociones pueden sanar el cáncer, se debe a que las células malignas que forman los tumores, pueden ser eliminadas por el propio cuerpo a través de la intención o propósito del paciente. Para ello es necesario ser conscientes de nuestros deseos y entender la conexión real existente entre la energía y su manifestación en el mundo físico. Esa consciencia del propósito es la que forma un campo de interconexión.

Algunos investigadores se han dedicado a experimentar e investigar el campo en cuestión. En 1996, una investigación publicada en la revista “Nature” brindó información científica acerca de él y pudo ser comprobado de manera empírica.

Lee también: “Las farmacéuticas nos ocultan este económico remedio natural, efectivo para curar el cáncer”.

Mantén el control de tus pensamientos.

Si deseas utilizar las emociones a tu favor, deberás aprender a controlar primero tus pensamientos. Las emociones pueden sanar el cáncer en la medida en que te lo propongas. Los pensamientos crean un campo electromagnético de hasta un metro alrededor de nuestro cuerpo. Un pensamiento poderoso (no esos pasajeros que suelen cruzar por nuestra mente) es capaz de modificar el ambiente y hasta nuestro ADN. Es importante entender este poder y evitar los pensamientos negativos recurrentes.

Una vez que desarrollas la técnica de control de las emociones, no requerirás de otras terapias para mejorar cualquier condición. En el último tiempo se ha viralizado un video real donde se logra ver la curación de un cáncer en menos de 3 minutos. El mismo fue grabado en un hospital de China, a través de un ultrasonido mientras se trataba a una paciente oncológica con este método. Con él se ha podido demostrar que las emociones pueden sanar el cáncer:

Recuerda…

Si en tus pensamientos cotidianos, deseas “mejorar algún día” o esperar que eso suceda “algún día” estás afirmando que lo que quieres que suceda será en un futuro indeterminado. Desea con fuerzas que lo que quieres suceda ya, en tiempo presente para que el universo y las energías modifiquen tu ambiente en el ahora.

Nuestro cuerpo es capaz de cambiar de forma inmediata. Debes desearlo, pensarlo y visualizarlo para que se materialice en el mundo físico. Y como dice el refrán…cuidado con lo que deseas, puede cumplirse.