, ,

¡¡Es peligroso!! No tomes el agua que amaneció al lado de tu cama.

Durante la noche, por costumbre o por verdadera sed, buscamos un vaso de agua, bebemos un poco de él y lo dejamos reposando en nuestra mesa durante toda la noche. Si tienes sed antes de dormir, es algo natural. Tu cuerpo se enfrentará al ayuno más prolongado de todo el día y puedes requerir un poco de líquido extra. Incluso puedes adoptarlo como un hábito saludable. Hasta allí, ese vaso de agua no representa ningún peligro.

Al día siguiente, cuando despertamos, nuestro cuerpo ha consumido grasas, carbohidratos y las reservas líquidas para subsistir durante todo ese tiempo de ayuno. Inmediatamente después de abrir los ojos, nuestro cuerpo tiene dos necesidades físicas imperantes: por un lado debe vaciar la vejiga de desechos acumulados, por el otro necesita reponer los líquidos que ha consumido. Aquí es cuando debemos prestar mucha atención.

¿Sabías que beber el vaso de agua que amaneció al costado de tu cama resulta peligroso? Parece que este es un error que cometemos todos y que puede ser nocivo para nuestra salud, según un estudio revelado recientemente. La noticia nos ha sorprendido a todos, ¿quieres conocer más al respecto?

Lee también: “15 beneficios de beber agua tibia con limón, cada mañana”

Lo que reveló el estudio…

El Dr. Kellogg Schwab, director del Johns Hopkins University Water Institute, fue el encargado de llevar a cabo el estudio en cuestión. Según lo revelado por el especialista, ese vaso de agua que permaneció al costado de nuestra cama durante toda la noche, es atacado por un elevado número de bacterias.

Las condiciones en las que se encuentra, es decir la temperatura ambiente y a la intemperie, son las que facilitan la llegada de los microorganismos potencialmente peligrosos. Si bien el contenido líquido aún puede ser consumido por el humano, es necesario tener en cuenta que no sólo se está ingiriendo agua, sino también una gran cantidad de bacterias. Incluso, el agua que ha sido tratada (potabilizada) con cloro no es apta para consumo ya que el gran cóctel de gérmenes puede causar afecciones estomacales.

Schwab también explica que algo similar ocurre con las botellas de agua que dejamos dentro de nuestros carros. Otra situación potencialmente peligrosa es beber agua de esa botella. Generalmente, compramos botellas de agua que no finalizamos o tenemos siempre un poco de agua a mano en los compartimentos del automóvil. Ese líquido está envasado en botellas plásticas que dejamos abandonadas durante períodos prolongados dentro del vehículo y pueden estar expuestas a altas temperaturas. Los plásticos con que han sido elaboradas esas botellas contienen un químico denominado BPA. Este componente sólo se libera cuando el material se expone a altas temperaturas y resulta muy tóxico para nuestro organismo. El principal perjuicio es al funcionamiento hormonal, ya que impide el accionar y la secreción de éstas. Por este motivo, los plásticos aptos para microondas o los biberones de bebés tienen una inscripción que indica “libres de BPA”.

Lee también: “Estos son los peligros de los plásticos en el microondas”

En síntesis…

Beber agua es un hábito muy saludable y necesario para el correcto funcionamiento del organismo. Sin embargo, procura beber agua pura libre de gérmenes y de tóxicos para evitar daños renales, problemas intestinales y hormonales, como todos los relacionados a la tiroides.

Recuerda, si tienes la gran necesidad de beber agua por la mañana, es mejor esperar un momento y caminar hacia la cocina. Consume agua pura fresca y desecha la que está en tu mesa de noche.