,

Esta chica sentía mucho dolor en el cuello, el diagnóstico horrorizó a sus padres. ¡Conoce el síndrome de cuello de texto!

El síndrome de cuello de texto es una afección relativamente nueva, derivada de una mala postura corporal. Las nuevas tecnologías nos mantienen encorvados pendientes de las notificaciones en nuestro móvil. A largo plazo, esto repercute en nuestra columna vertebral.

Los dolores de cuello o de espalda alta son muy frecuentes en estos tiempos. Las estadísticas nos dicen que pasamos más de 5000 horas al año observando nuestras pantallas de celulares, navegando por internet y actualizando las redes sociales. La postura más frecuente es la de mirar hacia abajo, con la columna inclinada y el cuello doblado.

Al parecer, y con el paso del tiempo, esta mala postura corporal desencadena un problema denominado “síndrome de cuello de texto”. Las personas más afectadas por este síndrome son, generalmente, diagnosticadas también como adictas a la tecnología.

Para conocer más respecto al síndrome de cuello de texto, te contamos de dónde surge, cómo prevenirlo y tratarlo.

¿Qué es el síndrome de cuello de texto?

Dean Fishman, un quiropráctico de la Universidad de Florida, Estados Unidos, fue el primero en hablar de este problema. El término “cuello de texto” se debe a su nombre en inglés “text neck” y hace referencia a síntomas derivados de una postura incorrecta al mirar las pantallas de los dispositivos móviles.

Los síntomas más comunes son:

  • dolores en el cuello.
  • rigidez cervical.
  • cefaleas.
  • contracturas y sensación de pesadez sobre los hombros.
  • dolores en toda la espalda.

Las personas con adicción a la tecnología o al teléfono móvil son más propensas a padecer el síndrome de cuello de texto. Las estadísticas indican que el 58% de los usuarios de smartphones sufrirá de esta afección.

La cabeza, en una postura correcta, pesa un promedio de 5,5 kg. Sin embargo, a medida que va torciéndose ese peso sobre las cervicales se va modificando: al inclinarse 15 grados pesa 12 kg; a los 45 grados, 22 kg; a los 60 grados, 27 kg. Este peso provoca grandes problemas en las vértebras y, en un futuro, puede causar deformación total del cuello y problemas de pinzamiento espinal. Si el síndrome de cuello de texto no es tratado debidamente, puede desencadenar:

  • subluxaciones,
  • hernias de disco,
  • compresión de los nervios,
  • deformación de la columna,
  • pérdida de hasta el 30% de la capacidad pulmonar.
  • problemas en el tracto digestivo.

¿Cómo prevenir el síndrome de cuello de texto?

Los tratamientos recomendados para tratar el síndrome de cuello de texto son bastante costosos, ya  que llevan procedimientos quiroprácticos y fisioterapéuticos. Se utilizan pesas, ejercicios de hombro y bandas de resistencia para ayudar a fortalecer el cuello.

Sin embargo, con algunos cambios de hábitos podrás prevenir este molesto y doloroso problema:

  • Siempre siéntate con la espalda erguida, contrae los músculos del abdomen para ayudarte a mantener la postura. Recuerda que para que la espalda no sufra, debes respetar su curvatura natural.
  • Al mirar tu teléfono, ubícalo frente a tus ojos sin bajar la cabeza. Cuando leas, recorre el texto con los ojos y procura no girar el cuello mientras lo haces.
  • Revisa todos los lugares de trabajo y ocio. Observa si las pantallas, ordenadores, televisión, etc. están ubicados correctamente frente a tu rostro; sin tener la necesidad de doblar el cuello.
  • Cada dos horas descansa, pasea, realiza algunos movimientos para estirar y descontracturar.

Conoce el caso de Sarah Acticin.

Aquí te mostramos el caso de una joven diagnosticada con síndrome de cuello de texto. Podrás observar cómo esto modificó su vida y cuáles son todos los tratamientos que debe llevar a cabo, a pesar de su corta edad.