,

Conoce el estado de salud de tus órganos internos con este truco sencillo. ¡FÁCIL Y EFICAZ!

Conocer el estado de salud de nuestros órganos internos, nos permite acudir al médico a tiempo y conocer un diagnóstico certero. Además, es una buena manera de conocer en qué estado se encuentra nuestro organismo en general. Realiza este truco sencillo y descúbrelo.

Nuestro cuerpo es una gran maquinaria que funciona a la perfección. El sistema consta de mecanismos más pequeños que cumplen roles fundamentales en el todo. A esos mecanismos podemos denominarlos órganos y muchos de ellos son vitales en nuestra existencia.

¿Por qué debemos conocer el estado de salud de nuestros órganos internos?

Conocer el estado general de nuestros órganos internos nos permitirá saber si algo anda mal. Numerosas enfermedades carecen de síntomas primarios o éstos tardan en hacerse notar. Si bien muchas personas no experimentan ningún tipo de síntoma, otras pueden confundirlos con otras enfermedades y no darles la importancia necesaria.

Con el truco que a continuación realizaremos, podremos revisar el estado general de nuestras hormonas, cómo está funcionando el metabolismo, las funciones del tracto gastrointestinal, las renales y cómo responde nuestro sistema respiratorio.

Además de ser algo simple, no requiere de grandes materiales por lo que resulta económico. Determina muy bien el resultado y no dudes en acudir a un médico especialista ante cualquier duda. Si bien este truco es efectivo, te recomendamos realizar los exámenes de rutina anuales obligatorios. A través de ellos los médicos pueden hacer una evaluación general de tu cuerpo.

Truco casero para conocer el estado general de los órganos internos.

¿Qué necesitamos?

Para realizar este método, sólo necesitarás:

  • una cuchara.
  • una bolsa plástica hermética (pueden ser las aptas para refrigerar alimentos).

Además, es importante que practiques esto cuando tengas algunos minutos libres disponibles. No recomendamos hacerlo de manera apurada.

¿Qué hacer?

El procedimiento consta sólo de raspar tu lengua. Sujeta la cuchara y comienza desde el fondo, lo más cercano a la garganta que puedas. Trae saliva desde atrás hacia adelante, raspando suavemente la superficie de la lengua. Cuando llegues al final, cubre la cuchara con la bolsa plástica.

Espera unos dos minutos y observa bajo la luz. Anota los resultados, cualquier anomalía que veas. Finalmente, huele la cuchara y determina si sientes olor a saliva común o algo más. Luego, analiza de acuerdo a lo siguiente:

  • Si la cuchara se encuentra limpia y sin ningún tipo de coloración en la saliva, significa que tus órganos internos se encuentran en óptimas condiciones. Sólo para asegurarte más, el olor deberá ser el normal de la saliva.
  • Si observas un color anaranjado es indicador de problemas renales, incluyendo enfermedades crónicas.
  • Si el color es violáceo significa niveles de colesterol alto, bronquitis o problemas circulatorios.
  • La saliva blanca es signo de afecciones respiratorias.
  • Un color amarillento o blanco espeso significa deficiencias en la salud bucal o problemas en la glándula tiroidea.
  • Si el olor es desagradable, similar a algo putrefacto es señal de halitosis o alguna infección bucal.
  • Olor a amoníaco también indica un problema renal.
  • Olor suave y dulzón es signo de diabetes o principio de ella.

Si bien este truco no podrá determinar por sí solo el estado de tus órganos internos, es un indicador eficaz si necesitas ayuda médica.