, ,

Estas 10 señales te están indicando un sobrecrecimiento bacteriano en los intestinos.

El síndrome de sobrecrecimiento bacteriano es una enfermedad producida por un excesivo crecimiento de bacterias en el interior del intestino delgado, las cuales impiden que este absorba diversas vitaminas y minerales. Conozcamos en este artículo, las causas, síntomas y posibles tratamientos para este padecimiento.

El sobrecrecimiento bacteriano se debe a una proliferación de bacterias procedentes del intestino grueso (colon) hacia el interior del intestino delgado. Si bien dichas bacterias son habituales en el colon, no lo son en el intestino delgado, lo que altera la normal absorción de los alimentos. Las causas concretas son:

  • Escaso movimiento del intestino: la escasa movilidad del intestino favorece la retención de heces y el sobrecrecimiento bacteriano. Esto puede observarse en diversas enfermedades que reducen la movilidad intestinal como la esclerodermia o la diabetes.
  • Comunicación anormal entre el intestino grueso y el intestino delgado: esta comunicación anormal favorece que las bacterias habituales del intestino grueso invadan el intestino delgado, provocando el sobrecrecimiento bacteriano.
  • Una zona del intestino donde apenas pasa la comida: y donde por consecuencia, se favorece el crecimiento de bacterias.

10 Síntomas y señales de sobrecrecimiento bacteriano intestinal.

  1. Diarrea con mala absorción de grasas (esteatorrea) que puede llevar a la desnutrición.
  2. Dolor de estómago.
  3. Gases. Hinchazón.
  4. Pérdida de peso. Pérdida de apetito.
  5. Estreñimiento. (mucho menos frecuente que la diarrea).
  6. Sensación de plenitud abdominal (sentirse siempre lleno e hinchado)
  7. Dado que las bacterias necesitan de vitamina B12 para sobrevivir, el sobrecrecimiento bacteriano consume toda la vitamina B12 que entra en el intestino, con lo que la persona afectada tiene una carencia de dicha vitamina, que es responsable de la aparición de anemia megaloblástica y de problemas en los nervios que van a las extremidades (poli-neuropatía).
  8. Déficit de vitamina D que puede llevar al desarrollo de osteoporosis.
  9. Intolerancias alimentarias como el gluten, caseína, lactosa, fructosa y más.
  10. Enfermedades crónicas como la fibro-mialgia, síndrome de fatiga crónica, diabetes, trastornos neuromusculares y algunas enfermedades autoinmunes.
Lee también: “¡Atención! 5 señales que tienes un intestino permeable”.

Tratamiento para el sobrecrecimiento bacteriano intestinal.

  • Evitar anti-nutrientes que boicoteen la función digestiva.
  • Disminuir en una primera fase el consumo de carbohidratos.
  • Aportar alimentos antimicrobianos como: aceite de coco, orégano, tomillo, pau de arco (corteza interna del árbol llamado palo de arco, nativo de bosques tropicales de América del Sur), etc.
  • Recuperar la acidez del estómago.
  • Recuperar la función de la bilis y del páncreas exocrino mediante el consumo de productos específicos a este respecto (enzimas digestivas de laboratorios Solgar, Naturbite o Bonusan, según el caso, pero siempre por prescripción médica.)

Si el sobrecrecimiento bacteriano se debe a un problema anatómico como consecuencia de una operación quirúrgica previa, de la presencia de grandes divertículos o estrecheces del intestino, se debe valorar la conveniencia de operar para solucionar el problema.

Si no existe una solución quirúrgica para el sobrecrecimiento bacteriano (se debe a alteraciones en el movimiento del intestino o a la presencia de múltiples divertículos que no pueden ser operados todos) se deben utilizar antibióticos. Los antibióticos deben mantenerse durante 3 semanas o hasta que los síntomas desaparezcan. Dado que es muy frecuente que reaparezcan los síntomas, suele ser necesario volver a dar ciclos de antibiótico.

Además de los tratamientos anteriormente mencionados para tratar el sobrecrecimiento bacteriano, deben darse los suplementos vitamínicos y de minerales necesarios para resolver las posibles carencias de los mismos.