,

¿Estás afectado por el síndrome del smartphone? Conoce sus consecuencias.

El síndrome del smartphone es una nueva afección derivada de las modernas tecnologías que causan dependencia e inestabilidad emocional, cuando el usuario no puede prescindir de ellas. Las consecuencias son de lo más variadas, las cuales pueden llegar a afectar también nuestra salud física.

El uso de los smartphones es, sin lugar a dudas, un hábito que ha llegado a modificar la vida cotidiana de un gran número de personas. Estas nuevas tecnologías se emplean de múltiples formas, haciéndonos el día a día más sencillo y práctico. Existen aplicaciones para casi cualquier actividad, por lo que es normal sentir “cierta dependencia” hacia nuestros teléfonos móviles.

Actualmente, existen 6800 millones de personas alrededor del mundo que utilizan teléfonos móviles, un gran porcentaje de la población mundial. Aunque creemos que las tecnologías se han creado para satisfacer muchas de nuestras necesidades, también existe la posibilidad de que nos volvamos adictas a ellas.

Las consecuencias del uso excesivo del móvil están latentes y se resumen en un nuevo síndrome denominado “síndrome del smartphone”. Se caracteriza por una serie de trastornos físicos y psicológicos que afectan la calidad de vida de quien lo padece. Incluso tú puedes estar padeciéndolo sin saberlo. Es por esto que hoy te contamos todo lo que necesitas saber del síndrome del smartphone y cómo prevenirlo.

Lee también: “Estas son las 5 enfermedades que causan los celulares en niños pequeños”.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del smartphone?

  • PROBLEMAS EN LA VISIÓN:

Cuando pasamos gran parte del tiempo observando la pantalla del móvil, la luz que emiten comenzará a afectar nuestra visión. El brillo permanente y el acercamiento continuo hacia los ojos (a diferencia de otras tecnologías que guardan más distancia de nuestro rostro) pueden afectar gravemente nuestra retina.

Los expertos indican que el daño ocular es irreversible. Estudios afirman que si una persona permanece 72 horas continuadas observando la pantalla del smartphone, el 93% de sus células foto sensitivas quedarían dañadas para siempre. Si bien este es un caso extremo, funciona para dimensionar la gravedad del asunto.

Una forma eficaz de prevenir esta consecuencia del síndrome del smartphone es a través de filtros azules que puedes descargar para tu pantalla.

  • DOLORES EN LOS MÚSCULOS:

Observar el teléfono por largos periodos de tiempo puede causar molestias en el cuello y en la espalda alta, como así también en la cintura. El problema del síndrome del smartphone reside en que nadie eleva el teléfono a la altura de los ojos, sino que todos bajamos la barbilla para escribir y observar en él. Fisioterapeutas expertos afirman que casi ningún individuo adopta una postura adecuada al utilizar el celular.

Otras tareas que pueden iniciar también este problema es cuando leemos e-books, o revisamos el teléfono móvil en la cama.

  • ANSIEDAD Y OTROS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS:

Si la persona afectada por el síndrome del smartphone no revisa su móvil por un largo tiempo, seguramente comenzará a sentir síntomas de ansiedad, estrés y hasta depresión. Estos episodios son muy comunes y el resto de la gente podrá notar el claro mal humor e incomodidad del sujeto.

Estos estados emocionales y trastornos psicológicos pueden afectar las relaciones sociales o laborales del individuo, especialmente cuando existe una regla que lo obligue a desprenderse del móvil.

  • DEPENDENCIA:

Los trastornos emocionales son una clara evidencia de la dependencia hacia el teléfono. Los especialistas lo consideran una adicción ya que esa dependencia afecta la calidad y estilo de vida del paciente.

Algunas investigaciones han determinado que los niveles de ansiedad generados por la separación del móvil, son similares a los ataques de ansiedad de cualquier drogadicto en estado de abstinencia. Las redes sociales y la conexión permanente a internet son los dos factores que más dependencia generan.

Actualmente existen algunas terapias de rehabilitación donde se invita a los pacientes a relajarse y a apreciar el mundo, fuera de sus smartphones.