Esto son los Peligros de los Plásticos en microondas!! Riesgos para la salud.

El microondas es uno de los inventos modernos más revolucionarios. Diseñados para ahorrarnos tiempo y trabajo, estos artefactos son uno de los electrodomésticos más vendido en todo el mundo. A lo largo de los años, fueron perfeccionándolo hasta lograr no sólo que caliente, sino que cocine y hasta grille nuestras comidas.

Más allá de la facilidad que implica, recientes estudios afirmarían que una cocción poco segura en recipientes no recomendados, podrían ser perjudiciales para nuestra salud. Específicamente los plásticos que utilizamos para cocinar, podrían contener sustancias químicas que dañan el cuerpo.

Cocinar en el microondas con recipientes plásticos no autorizados.

Calentar algunas sobras o preparar comida congelada en el microondas son ideas que nos ahorran una gran cantidad de tiempo cuando estamos apurados. Además, ensuciamos menos utensilios de cocina al hacerlo de este modo. Sin embargo, algunos estudios recientes te convencerán de que es mejor ensuciar algunos platos que cocinar en recipientes plásticos dentro del microondas.

Las envolturas de plástico, los plásticos no autorizados o aquellos que han sido lavados en lavavajillas son potencialmente perjudiciales para la salud. Al calentar comidas en ellos, tenemos grandes posibilidades de ingerir sustancias químicas altamente nocivas denominadas ftalatos.

Los ftalatos, o ésteres de ácido ftálico, son productos químicos utilizados a menudo como plastificadores. Se emplean en la producción de cosméticos, jabones, cañería, etc. Si bien los estudios y peligros de los ftalatos continúan siendo investigados, se cree que pueden accionar como disruptores endócrinos dentro del organismo. Es decir que repercuten en las glándulas y secreción hormonal; afectando la reproducción, el crecimiento, el metabolismo y en las funciones del sistema endócrino en general. También están ligados al parto prematuro y a problemas neuroconductuales cuando el feto ha sufrido algún tipo de contaminación con ftalatos en el útero.

Al calentarse en el microondas, los ftalatos pueden filtrarse fácilmente desde el recipiente hacia los alimentos y aumentar el nivel de sustancias químicas ingeridas; sumado a aditivos conservantes, acidulantes, espesantes, colorantes sintéticos, etc.

Riesgos para la salud.

Investigaciones recientes llevadas a cabo por la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, han encontrado resultados preocupantes en relación a la ingesta de ftalatos, especialmente en niños. Analizando los porcentajes de ftalatos en la orina, Leonardo Trasande profesor del departamento de pediatría de dicha Universidad, comenta: “hemos encontrado altos niveles de un ftalato denominado DEHP, utilizado hasta hace poco para fabricar envolturas para alimentos y recipientes alimenticios”.

Uno de los estudios fue publicado en la revista Hypertension y afirma una relación directa entre un nivel elevado de tres tipos de ftalatos en orina y un aumento en la presión arterial. Esto se debe, en gran medida, a la presencia de DEHP utilizado en los procesos de producción, como así también a sustancias denominadas DINP y DIDP.

El segundo estudio, se publicó en la Endocrine Society y se confirma que dos de los tres tipos de ftalatos que aumentan la presión (DEHP y DINP), producen una resistencia en la insulina, síntoma primario de la diabetes.

Según Trasande, la actividad física y la alimentación son los principales factores a tener en cuenta a la hora de evaluar el estado de salud de niños y adolescentes. Sin embargo, los estudios afirman que cada vez son más frecuentes las repercusiones por consumir sustancias químicas. Éstas serían el tercer factor predominante a la hora de controlar los trastornos metabólicos de nuestros hijos.

Cocinar de forma segura.

  • Si bien cambiar los hábitos alimenticios y adoptar una vida no sedentaria pueden llevar tiempo y un gran cambio de actitud, cocinar de forma segura no implica grandes esfuerzos. Disminuir la exposición a sustancias químicas perjudiciales puede ser algo sencillo de lograr aunque representa un gran cambio para la salud.
    Éstas son algunas modificaciones a tener en cuenta:
  • Si deseas cocinar en el microondas, te recomendamos utilizar recipientes de vidrio resistentes.
  • No laves recipientes, ni utensilios de plástico en el lavavajillas.
  • No bebas de recipientes de plástico que indiquen los siguientes números de reciclaje: 3 por el cloruro de polivinilo o PVC, 6 espuma de poliestireno, 7 bisfenol A, o cualquier otro plástico que no indique número alguno.
  • Si no es de suma importancia, desecha los recipientes plásticos dañados o muy rayados ya que acumulan bacterias y liberan las toxinas en los alimentos que colocas dentro.

Si bien los estudios continúan, la exposición a ftalatos puede ser muy nociva para la salud. No es necesario erradicar los plásticos del hogar, sino mantener un correcto uso de ellos y evitar, al máximo, colocarlos dentro del microondas. Es necesario tener en cuenta también que existen muchos químicos a los que nos exponemos diariamente que no presentan ningún tipo de peligro. Es indispensable mantenernos informados al respecto.