,

¡¡Estos 20 dolores corporales están directamente ligados a tus estados emocionales!!

Diariamente nos enfrentamos a dolores corporales de cualquier índole y gravedad. Nos acostumbramos a vivir con ellos sin buscar las razones aparentes y los convertimos en “afecciones crónicas”. Sin embargo, muchos de ellos están íntimamente ligados a nuestros estados emocionales.

El dolor es un estado normal del cuerpo y es un síntoma. Como tal, tiene tres tipos de manifestaciones: energético, perceptivo y físico. Los dolores físicos pueden estar íntimamente ligados a las emociones y estados de ánimo. Cada uno de nuestros dolores corporales se relaciona a estados emocionales. Y cada estado emocional es señal de lecciones de la vida que tenemos que aprender. Cuando la lección es aprehendida, incorporada y asumida; debe ser transmitida a otros para que el dolor se elimine por completo.

Esto se denomina decodificar los dolores corporales, donde cada una de nuestras experiencias de vida se manifiesta a través del organismo. Cuando pasamos por estados severos de estrés, el problema se hace evidente y está en nosotros buscar qué lección es la que debemos aprender.

Cuando sientas dolores corporales sin razones aparentes, cuando tu médico no pueda darte un diagnóstico certero, recuerda lo que te contamos a continuación…

20 dolores corporales y su relación con los estados emocionales.

1. Dolores musculares.

Los músculos representan nuestra flexibilidad, nuestro poder de adaptación y cómo nos movemos en la vida. Para que desaparezcan, trata de adaptarte a la vida como el agua a la vasija.

2. Cefaleas.

Los dolores de cabeza aparecen cuando limitamos nuestras propias decisiones. Sabes qué decisión tomar pero no lo has hecho aún. Tómate un tiempo para meditarlo relajadamente y decídete.

3. Dolor en el cuello.

Estos dolores corporales son manifestación de dificultades para perdonar a los demás o a ti mismo. Medita en la compasión, recuerda que todos podemos equivocarnos y que cada error no es tal cosa, sino un aprendizaje.

4. Dolor de encías.

Semejante a las cefaleas, las encías comienzan a doler cuando no toleras las decisiones tomadas o a tomar.

5. Dolores en los hombros.

Es el dolor que representa “el gran peso” que cargan tus hombros. Llevas contigo una gran carga emocional que debe ser liberada proactivamente. Habla con los demás, realiza terapias psicológicas, delega tareas… todo lo que ayude a liberarte.

6. Dolor de estómago.

Los dolores corporales en todo el tracto digestivo superior hacen referencia a problemas “sin digerir” es decir, sin superar. Esas cuestiones que quedan pendientes en tu vida sólo por negación y la necesidad de sentirte respetado.

7. Dolores en la espalda alta.

Deseas apoyo emocional, compañía y sentirte querido. Puedes que necesites más contención o una pareja estable, en caso de que estés en una etapa de soltería.

8. Dolores en la espalda baja.

También es manifestación de querer apoyo emocional pero relacionado a lo material. Las cuestiones monetarias te preocupan y necesitas contención emocional para mantenerte fuerte.

9. Dolores en el hueso sacro.

Duele el sacro cuando permanecemos “sentados” por mucho tiempo en un mismo problema. Avanza, deja los inconvenientes atrás, soluciona los pendientes y continúa, deja de dar vueltas en una misma cuestión.

10. Dolores en los codos.

El dolor en el codo se hace presente cuando nos resistimos a los cambios. ¡Anímate! Ese cambio que tanto miedo da, puede ser todo lo que estás necesitando.

11. Dolor en los brazos.

Significa que llevas una carga emocional pesada de otra persona. Está bien ser apoyo incondicional de otro, pero no olvides tu salud y analiza cuánto puede esto afectarte a ti.

12. Dolores en las manos.

Los dolores corporales en las extremidades superiores son signo de relaciones que no se terminan de vincular del todo. Entrégate abiertamente sin temores, brinda tus manos para ayudar, permite que te conozcan, haz nuevos amigos.

13. Dolor en las caderas.

Similar al dolor de codo, este dolor aparece cuando tememos al cambio y al movimiento. También puede deberse a un exceso de cautela al tomar decisiones. Atrévete a viajar, a cambiar, a mudarte, toma esa decisión de una vez para que puedas sentirte liberado.

14. Dolor articular.

El dolor articular habla de la rigidez en los pensamientos y en las decisiones. Sé más flexible, escucha al que opina diferente y atrévete a cuestionar tus propios pensamientos.

15. Dolor en las rodillas.

Generalmente se dice que los dolores en las rodillas se deben a la incapacidad de “doblarse” ante los otros. Los dolores corporales en el interior de las rodillas se relacionan a lo laboral; en el exterior, a la vida personal. Evita que el ego, el amor propio y el orgullo dominen tu vida, tus decisiones y tus emociones.

16. Dolor en los dientes.

Es un disgusto reiterado respecto a la vida que estás llevando. No te gusta donde estás, tu situación personal o laboral, ni las decisiones que has ido tomando. Concéntrate en lo positivo de tu vida y trata, poco a poco de realizar los cambios necesarios para adaptar las situaciones a tus deseos personales.

17. Dolor en los tobillos.

Los dolores corporales en las extremidades inferiores hablan sobre nuestra capacidad de complacernos y brindarnos cariño y placer. Debes ser más tolerante contigo, perdonarte, aceptarte y valorarte como eres.

18. Dolor en los pies.

El exceso de negatividad y la depresión repercuten en tus pies. Intenta disfrutar de los pequeños placeres cotidianos, oblígate a salir, a tomar aire puro, a realizar un poco de ejercicio para cambiar las energías y sentirte mejor.

19. Dolores en varias partes del cuerpo a la vez, sin razón aparente.

Dolores corporales en varias partes del cuerpo a la vez significa que tu organismo se está depurando de energía negativa y se está produciendo una renovación celular. Por este motivo todos los sistemas se sienten enfermos, ¡pero no te asustes, no es así! Es sólo una renovación y vendrán cosas mejores.

20. Dolor que causa fatiga.

Debes salir del aburrimiento y la resistencia que te abruman. Piensa qué necesitas para levantarte y salir. Es falta de motivación.