, ,

Estos 6 hábitos perjudiciales pueden conducirte a una muerte temprana.

Aunque no seamos conscientes de ello, todos podemos tener ciertos hábitos perjudiciales que dañan nuestro organismo. Algunas cosas como el tabaquismo o el alcohol son más obvias que otras como las horas de sueño o el sedentarismo. Además de la alimentación, es necesario cuidar otros aspectos de nuestras vidas.

Actualmente, una reciente investigación recopiló y realizó la nueva lista de hábitos cotidianos que aumentan las probabilidades de muerte prematura ya sea por problemas cardíacos o a causa de enfermedades crónicas. Anteriormente, los científicos centraron sus estudios en factores de riesgo importantes que cada vez se propagan más en la sociedad como es el alcohol y el tabaquismo.

Sin embargo, en esta oportunidad los investigadores ahondaron más en el ritmo de vida de una persona promedio, de acuerdo a sus actividades diarias. Así fue como incluyeron nuevos hábitos perjudiciales como el sedentarismo y la cantidad de sueño, al igual que la calidad del mismo.

Lee también: “Estos hábitos comunes son los que en realidad te causan dolores de cabeza”.

6 hábitos perjudiciales que nos conducen a una muerte prematura.

Si alguna de las próximas categorías forma parte de tu vida diaria, presentas un mayor riesgo comparado a personas que cumplen con algunas de ellas de forma esporádica. Si cumples con los 6 hábitos perjudiciales, al menos 5 veces a la semana, el estudio revela que las probabilidades de muerte en los próximos seis años es mayor.

Los hábitos no saludables son los causantes de un tercio de las muertes totales en todo el mundo. El siguiente listado fue publicado en la revista PLOS Medicine con el objetivo de informar a todos y mandar una señal de alerta. Los 6 hábitos perjudiciales que nos hacen más propensos a una muerte prematura son:

  1. Consumo de alcohol.

  2. Dieta deficiente de nutrientes o rica en grasas.

  3. Sedentarismo.

  4. Tabaquismo.

  5. Permanecer sentado por más de 7 horas al día.

  6. Dormir más de 9 horas diarias.

Combinaciones fatales.

Seguramente, las personas sedentarias también pasan más de 7 horas sentados y pueden llegar a dormir por más de 9 horas al día. Según el estudio, estos tres hábitos perjudiciales combinados pueden resultar mortales ya que interfieren directamente en todas las funciones del cuerpo.

Otra combinación fatal que causa una muerte temprana y un deterioro significativo de la salud es aquella que mezcla hábitos perjudiciales como la inactividad con el consumo de alcohol y/o el tabaquismo. Además, el estudio de investigadores de Australia, ha servido para desmentir el mito y la falsa creencia de que una tarde en el gimnasio es suficiente para deshacer el daño causado por toda una tarde sentado en la oficina.

“El estudio afirma la importancia de llevar un estilo de vida saludable en general”; comenta la Dra. Melody Ding de la Universidad de Sidney.

Finalmente, aquellas personas que duermen más de 8 horas al día, presentan mayores riesgos de padecer un accidente cerebrovascular, siendo las mujeres más propensas que los hombres.

Por otro lado, se encontró que actividades como ver excesiva televisión (en cuanto a la inactividad y la postura) está directamente relacionada a ocho de las principales causas de muerte en el mundo como el cáncer, las enfermedades hepáticas y el Parkinson.

Lee también: “12 hábitos comunes que dañan a tus riñones”.

Hábitos perjudiciales y el cáncer.

Los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer en Michigan, Estados Unidos descubrieron que mirar televisión más de 3,5 horas al día aumenta el riesgo de padecer cáncer y enfermedades cardíacas. Además, la pereza se asocia a otro tipo de enfermedades crónicas como la diabetes o el colesterol elevado.

Según la investigación en cuestión, aquellas personas que veían más de 4 horas de televisión eran un 15% más propensos a morir tempranamente, comparados con aquellos que veían una hora diaria.

¿Cómo fue la investigación?

Se examinaron los patrones específicos de las conductas que ponían riesgo en la vida de más de 230.000 personas de 45 años, promedio. Para ello, se estudiaron 96 variables que representaban todas las combinaciones posibles mutuamente excluyentes: tabaquismo, consumo de alcohol, cantidad de horas de sueño, actividad física, hábitos alimenticios.