,

Estos son los 5 principales síntomas de cáncer de hueso que aparecen durante la fase temprana.

Los síntomas de cáncer de hueso, en un principio, pueden confundirse con otros problemas de salud. Es necesario estar muy atentos e informados para advertirlos a tiempo y recurrir a un especialista.

Antes de ahondar en el tema y en los síntomas de cáncer de hueso, es necesario realizar algunas aclaraciones previas. El cáncer de hueso es un tumor maligno que destruye el tejido óseo normal. Sin embargo, vale decir que no todos los tumores de hueso son malignos. Existen algunos del tipo benignos que también pueden crecer y comprimir el tejido (es decir que también causan dolor) pero no se propagan por el cuerpo, no destruyen ningún tejido y no ponen en riesgo la vida del paciente.

Allí reside la importancia de una atención y detección temprana. Es muy importante que recibas atención médica ni bien presentes alguno de estos 5 síntomas de cáncer de hueso o tengas la mínima sospecha.

Lee también: “Por padecer cáncer le recomendaron abortar… se negó a hacerlo, luchó y venció. ¡Mira cómo lo logró!”

5 síntomas de cáncer de hueso en etapas tempranas.

El cáncer óseo primario (es decir un tumor originado en el hueso, no a partir de una metástasis) puede comenzar en cualquier tipo de tejido óseo:

  • tejido osteoide (la parte dura y compacta).
  • tejido cartilaginoso (duro pero flexible).
  • tejido fibroso (filiforme).
  • médula ósea.

Más allá de dónde se origina, estos son los síntomas de cáncer de hueso más comunes:

  • Dolor y sensibilidad en una zona en particular.

Podrás identificarlo fácilmente si tienes en cuenta que jamás se detiene. Es un dolor punzante constante, que se puede llegar a agravar por la tarde o después de realizar ejercicio, pero nunca sentir alivio. Incluso es una molestia que impide descansar por las noches. En los niños puede interpretarse como un esguince de crecimiento, por lo que es muy importante que realicen pruebas tempranas y así descartar diagnósticos erróneos.

  • Inflamación alrededor de la confluencia de los huesos (codos, manos, rodillas, etc.).

Si bien la inflamación no es normal hasta etapas más avanzadas, algunos pacientes mencionan haber despertado con una hinchazón extraña en la unión de varios huesos como en las manos, pies, etc. durante fases primarias del cáncer.

  • Disminución de los movimientos.

Si el cáncer se aloja cerca de una articulación la afectará negativamente y, además de dolor, no permitirá los movimientos fluidos. La molestia puede repercutir en toda la extremidad: si el tumor está en el hombro, el dolor puede estar en todo el brazo; si está en la columna puede presionar nervios y provocar temblores en todo el cuerpo, entumecimiento, etc. Esto puede ser diagnosticado como problema articular cuando en realidad no lo es. Manifiesta esta inquietud al especialista que te atienda.

  • Fracturas.

Otros síntomas de cáncer de hueso suelen ser las fracturas patológicas. Cuando las células cancerígenas han dañado parte del tejido, ante una caída menor, el hueso puede romperse con total facilidad.

  • Algunos síntomas secundarios.

Existen otras alteraciones de menor grado que también deben tomarse en cuenta en conjunto. La persona puede sentir un cansancio extremo, fiebre alta y sudoración. Prestar mucha atención y realizarse los controles adecuados, ya que esto también puede ser síntoma del Sarcoma de Ewing (un tipo de tumor maligno muy extraño de células redondas).

Si alguno de estos síntomas de cáncer de hueso se presenta por más de 2 semanas sin interrupción, deberás dirigirte inmediatamente a un centro de salud.