,

Estos son los efectos de la mamografía y su relación con el cáncer de mama.

El cáncer de mama es la principal causa de muerte de las mujeres de entre 40 y 55 años de edad. La detección temprana puede resultar de gran ayuda para salvar vidas. La mejor forma de detección es a través de un estudio denominado mamografía. Conoce qué tan saludable resulta este estudio y cuáles podrían ser los efectos de la mamografía.

Una mamografía es una radiografía de mamas capaz de brindar una imagen donde se pueden advertir signos tempranos de cáncer de mama. En la actualidad, este estudio forma parte de la rutina de control de las mujeres después de los 40 años y es una herramienta indispensable para los médicos. Esto se debe a que una mamografía puede detectar un tumor hasta tres años antes de que pueda ser advertido a través de la palpación.

Sin embargo… ¿Cuáles son los efectos de la mamografía? ¿Conviene realizarme más de una al año? ¿Debe ser un estudio tan doloroso? Todo esto se los respondemos a continuación.

Lee también: “10 alimentos increíbles que te ayudarán a prevenir el cáncer de mama”

El cáncer de mama y los efectos de la mamografía.

El pasado año, la National Breast Cancer Foundation informó cifras alarmantes respecto a este padecimiento. Cada año se diagnostican alrededor de 200.000 casos de cáncer de mama en todo el mundo. Un número tres veces mayor comparado a cualquier otro tipo de cáncer ginecológico. 1 de cada 20 mujeres es diagnosticada con esta enfermedad, 40.000 pacientes al año en todo el mundo, pierden la vida. En los últimos 5 años los cánceres de mama se duplicaron. Datos alarmantes para el mundo científico y para toda la humanidad en conjunto.

La detección temprana es un factor fundamental a la hora de salvar vidas. Por este motivo, estudios como las mamografías forman parte de los chequeos de rutina de todas las mujeres. Sin embargo, en el último tiempo, nuevas investigaciones han demostrado que el exceso de mamografías, los métodos bruscos que se emplean al realizarla, la aparatología vetusta y la radiación  podrían ser determinantes en el desarrollo del cáncer de mama. Algunos efectos de la mamografía son:

  • Radiación: El uso de radiación ionizante durante el procedimiento, presenta niveles relativamente elevados. Esta exposición puede contribuir a la mutación celular que desarrollará posteriormente un cáncer de mama. La cantidad de radiación que el cuerpo recibe durante una mamografía es 100 veces la que se recibe durante una radiografía de tórax. A su vez, la mama pre menopáusica es más sensible a la radiación, aumentando un 1% las probabilidades de padecer cáncer, en cada año. Luego de una década de chequeos, el riesgo del paciente aumentó un 10%. Estos efectos de la mamografía son completamente diferentes a los que nos han informado siempre.
  • Presión: Los métodos utilizados a la hora de realizar el estudio son bruscos y perjudiciales. La compresión excesiva del pecho puede derivar en una propagación peligrosa de las células cancerígenas.
  • Aparatología: Nuevos aparatos son capaces de disminuir los efectos de la mamografía, sacar una imagen a mayor velocidad y sin presionar en exceso. Cuando la imagen no es clara, los técnicos en bioimágenes suelen presionar aún más el pecho y manipulan la mama como si el paciente no sufriera ningún tipo de dolor o humillación. Sin embargo, la aparatología moderna es más precisa, menos dolorosa y posee mecanismos de aviso si la imagen no será posible.

Si bien las mamografías pueden ser de gran ayuda antes de realizarte una, consulta con tu médico si existen otras alternativas posibles como una ecografía de mama. A su vez, procura dirigirte a centros de salud confiables y modernos. Si el estudio resulta altamente doloroso siempre es mejor interrumpir la sesión y volver en otro momento, que padecer un daño. Los efectos de la mamografía son reales aunque muchos especialistas se encarguen de minimizarlos.