,

Fruta deshidratada, fortalece tus huesos y combate el cansancio

La fruta disecada no debería faltar en tu dieta. Es una opción práctica y deliciosa de comer frutas. Son alimentos a los que, a partir de un proceso de disecado, se les ha quitado el líquido de su composición. Son ideales como bocadillos de media mañana para aminorar el hambre, o en el desayuno para comenzar el día con mucha energía.

Nos proporcionan minerales y proteínas que ayudan a combatir el cansancio. También son perfectas para tratar el estreñimiento y favorecer la digestión. Por su gran aporte de zinc y calcio, la fruta disecada se recomienda para fortalecer los huesos.

¿Por qué consumir fruta disecada?

Muchas personas evitan consumir fruta disecada por creer que ayudan a ganar peso de forma abrupta. Por el contrario, consumidas de forma moderada, las frutas secas poseen más concentrados sus nutrientes. Si bien es verdad que tienen una porción de azúcar, en su dosis justa no resultan perjudiciales en una dieta para adelgazar. Incluso, son una opción saludable cuando se despiertan los antojos por comer algún dulce.

Existen muchos beneficios cuando ingieres estos alimentos:

  • Los alimentos disecados brindan mucha más energía que cuando se encuentran frescos, manteniendo sus propiedades nutricionales.
  • Son mucho más saciantes y nuestro cuerpo puede asimilarlas mejor. Algunas unidades de frutas disecadas serán suficientes para sentirte satisfecho.
  • Agregarlas en tu dieta favorece muchos aspectos de la salud: facilitan el tránsito intestinal, promueven la salud digestiva, ayudan a lograr la ingesta diaria de vitaminas y minerales recomendada y a calmar el hambre voraz.
  • 100 gr al día proveen al cuerpo de toda la energía necesaria para continuar con la rutina. Esta es la dosis justa y moderada que ayuda a fortalecer los huesos y combatir la fatiga crónica.
  • La fruta disecada es la mejor opción para consumir fruta de estación, todo el año. No importa si la fruta es de verano o invierno, en su forma disecada puedes encontrarla en cualquier momento del año.

Beneficios de la fruta disecada para los huesos del cuerpo.

Luego de sufrir alguna lesión o las mujeres durante la menopausia, se pierde fortaleza en los huesos. Para evitar la pérdida de masa ósea o para sentirte nuevamente con vitalidad y energía, comienza a introducir poco a poco esta opción en tu dieta. Si todavía no las probaste intenta, en un principio, con tus frutas preferidas o con las más dulces como los dátiles, ananá, uvas pasas o frambuesas. Procura comprar las que no poseen azúcar agregado.

Si tienes problemas óseos, como osteoporosis, o sufriste alguna lesión, debes tener en cuenta los siguientes datos de la fruta disecada:

  • Es una fuente natural rica de hierro, calcio, magnesio y zinc. Especiales para la salud ósea y para combatir o prevenir la osteoporosis.
  • Posee mucha vitamina C, E y diferentes antioxidantes. De esta forma, previene enfermedades degenerativas y crónicas.
  • Ayuda a los procesos digestivos y mantiene los intestinos saludables y libres de toxinas o bacterias perjudiciales para la salud.
  • También aporta potasio y vitaminas del complejo B que ayudan a evitar la pérdida de masa ósea.
  • Permite reducir la presión arterial, además no hace ningún aporte de sodio a la sangre.
  • Las frutas disecadas son fuente de grasas saludables Omega3 y Omega6.
  • Combaten la ansiedad y el hambre voraz.
  • Por sus altos niveles nutricionales y su fácil digestión, el cuerpo utiliza las frutas disecadas como fuente de energía. Permiten un mejor rendimiento físico y mental. Se recomienda su consumo para deportistas, estudiantes, niños y ancianos.

Las 4 mejores frutas disecadas que debes consumir.

Como mencionábamos anteriormente, la dosis justa es un puñado. Aproximadamente, se traduce a 100 gr de cualquier fruta disecada. Puedes variar el tipo de fruta, combinarlas en ensaladas, carnes, postres, con yogur, con avena, etc.

Aquí te contamos cuales son las mejores opciones para la salud debido a todas sus propiedades. Sin embargo, recuerda ir variando y pruébalas a todas para que no te cansen, ¡además son deliciosas!

  1. Higos deshidratados.

Los higos son los que más aporte de calcio tienen. Además, puedes consumirlos si necesitas ir de vientre, ya que son laxantes muy poderosos. Para aprovechar al máximo sus beneficios, debes comerlos durante tu desayuno. Introduce en su interior una almendra o una nuez y tendrás un bocadillo súper energético.

  1. Ciruelas pasas.

Son las más ricas en fibra. Se recomiendan especialmente para tratar problemas digestivos y de estreñimiento. Aportan mucho hierro y vitaminas del complejo B.

  1. Dátiles disecados.

Los dátiles son fuente de magnesio, calcio, hierro, vitamina A y las del complejo B. Lo deben consumir principalmente los niños, ancianos y estudiantes ya que aumentan la capacidad de concentración y estimulan la agilidad mental. También ayudan a combatir problemas de sueño. Para esto come 5 dátiles por la noche, luego de tu cena.

  1. Arándanos deshidratados.

Los arándanos son uno de los alimentos que más antioxidantes posee. Ayudan a regular el colesterol malo de la sangre, facilitan la circulación sanguínea por lo que nivelan la presión arterial. Además de fortalecer la salud cardíaca, también ayudan a desintoxicar el organismo, facilitando la expulsión de desechos y toxinas. Agrega un puñado de arándanos dentro de tu yogur y disfrútalos.