,

¿CONOCES EL GASLIGHT? Descubre si en tu pareja existe este tipo de tortura psicológica.

Gaslight, la tortura psicológica más peligrosa del amor

Inspirado en un clásico del cine, el nombre gaslighting hace referencia a una tortura psicológica donde la víctima pierde noción de la realidad. En la confusión, esta persona depende completamente de la otra y es incapaz de ver las cosas que son reales de las que no lo son. Conoce detalles y analiza si esto está sucediendo en tu relación.

Tortura psicológica y manipulación peligrosa.

El uso del término gaslighting fue inspirado a partir de un clásico del cine llamado Gaslight. En el film, el hombre de la pareja busca volver loca a la mujer hasta llevarla al desquicio. Un juego macabro donde el agresor se aprovecha de cierta vulnerabilidad y la víctima pierde el sentido de la realidad, entre muchas otras cosas más.

Este tipo de acoso psicológico se basa en presentar información falsa, contradictoria e irreal a la víctima con el objetivo de sembrar la duda. Esa duda, poco a poco se convierte en una confusión profunda donde la persona cree estar volviéndose loca. Así, tanto su percepción como su memoria, van perdiendo coherencia y se desorientan en tiempo y espacio.

El abusador provee información falsa, niega hechos que sucedieron, se contradice adrede, cambia escenarios, modifica fechas, etc. La víctima finaliza convenciéndose de su padecimiento, aunque en el camino pierde todo lo que posee. En un comienzo, el victimario aísla a la víctima de su círculo social y familiar. Esto, pone en gran desventaja a la persona que sufre los abusos ya que pierde su círculo de ayuda y auxilio.

Los síntomas más comunes del abusado son:

  • Aislamiento.
  • Ansiedad.
  • Insomnio.
  • Crisis de nervios.
  • Inestabilidad emocional.
  • Tendencias obsesivo compulsivas.
  • Dependencia.
  • Miedo.

En la ambigüedad en la que se ve inmerso, el abusado desarrolla una dependencia hacia su pareja, perdiendo por completo su voluntad y capacidad de tomar decisiones. Por este motivo, es que este tipo de tortura psicológica es considerada una especie de esclavitud postmoderna. A través de la seducción, manipulación, mentira, invalidación y aislamiento, la persona termina admirando a su abusador.

Gaslight en la ficción.

El término gaslighting forma parte de la literatura clínica psiquiátrica. Se describe como los esfuerzos de manipular la percepción sobre la realidad. Esta es una característica muy común en personas narcisistas y psicópatas.

Gas Light es una obra británica del año 1938 (también conocida como Angel Street) que luego tuvo adaptaciones fílmicas. Una de las adaptaciones más comunes es la realizada por George Cukor, con los actores Charles Boyer e Ingrid Bergman. En la película, el personaje de Boyer termina desquiciando a su esposa, haciéndole creer que sufre un peligroso desequilibrio mental.

Otros filmes que tratan este tema son:

  • “La cumbre escarlata” de Guillermo del Toro.
  • “Alicia en el País de María” de Jesús Magaña.
  • “All Good Things” (Todas las cosas buenas) de Andrew Jarecki.

Más allá del arte, los actores, las escenas y el guión de cada una de estas películas, existe algo en común. Se plantea un tipo de abuso capaz de paralizar a la persona a través de las desacreditaciones permanentes del agresor.