,

Hijos rebeldes: ¡Este padre encontró algo terrible en la habitación de su hijo!

Los hijos rebeldes suelen ser un dolor de cabeza para aquellos padres que no encuentran la manera de entenderse con ellos. Muchas veces nos hacen enfurecer, madurar, reflexionar y hasta aprender.

Los hijos vienen al mundo para hacernos mejor persona. Sin embargo, nadie nos enseña a ser padres, menos a ser “buenos padres”. Probablemente tal cosa no exista y todos somos lo mejor que podemos. Durante la adolescencia, las cosas pueden volverse un poco más complicadas y aquel niño tranquilo de sonrisa tierna, puede volverse alguien completamente diferente.

La rebeldía es algo común durante esta etapa y es una manera de enfrentarnos a la normas y volvernos más independientes. Como padres, debemos ver formas y crear canales de comunicación para hacer de la convivencia lo más amena posible. Sin embargo, muchas veces esto queda sólo en teoría y nuestros hijos rebeldes se las rebuscan para hacernos salir de nuestras casillas o para darnos lecciones de vida.

Hijos rebeldes: La historia de Mike y su hijo Yvan.

Una tarde de invierno, Mike decidió entrar en la habitación de su hijo para regañarlo por su comportamiento durante el almuerzo. Su instinto ya le advertía que algo no iba bien. Al entrar notó todo diferente. El desorden habitual ya no estaba; por el contrario la habitación estaba ordenada y limpia. Si algo caracteriza a los hijos rebeldes es no cumplir con lo que se le pide. Mike siempre quiso ver la habitación ordenada y, sin embargo, una corazonada le indicaba que eso no era buena señal.

Sobre la cama, se leía un sobre que decía “para papá”. El corazón de Mike se paralizó y su cuerpo se estremeció. Las manos le comenzaron a temblar, sus piernas flaqueaban y sus ojos se nublaron al abrir el sobre. La carta decía:

Papá:

Con un profundo dolor, he decidido escribirte esta carta. Siempre dices que los hijos rebeldes son un dolor de cabeza, por eso he decidido fugarme con mi nueva novia. Estoy seguro que tú y mamá me impedirán estar con Martha. Ella es una maravillosa persona, especial y comprensiva. He encontrado el verdadero amor junto a ella pero ustedes no lo entenderían. Sólo verían sus tatuajes, piercings y ropa ajustada de motociclista. Martha es mucho mayor que yo y podrá enseñarme lo verdaderamente importante.

Además, papá, esto no es sólo pasión. Ayer descubrimos que ella está embarazada y decidimos afrontarlo juntos, para siempre. Sabemos que seremos felices, nos mudaremos juntos a su pequeño tráiler en el bosque. Queremos tener muchos niños y hemos encontrado la forma de subsistir. He abierto los ojos y pude entender que la marihuana no daña a nadie. Estamos cultivando un poco para uso personal y también la intercambiaremos en la comuna por alimento, ropa y cocaína.

Sé que en este momento debes estar preocupado. Seré feliz papá, no trates de buscarme. El próximo mes cumpliré 16 y podré cuidarme solo. Algún día yo te buscaré a ti y conocerás a tus nietos (mis hijos rebeldes).

Te ama, Yvan.

P.D: Papá siéntate… todo lo que dice arriba es mentira. Me voy a visitar a Carlos que llegó de su fin de semana. Sólo quería que recordaras que hay cosas mucho peores en la vida que las calificaciones escolares. A propósito de eso, mi boletín está sobre la mesada de la cocina. Llámame cuando lo veas.

Verdaderamente, los hijos rebeldes suelen ser un gran dolor de cabeza. ¿Qué hubieras hecho tú si fueras Mike?