, , , ,

Controla la hormona del hambre y pierde peso efectivamente

La pérdida de peso no sólo está ligada a la constancia, el ejercicio, la dieta y la fuerza de voluntad. Existe otro factor muy importante a la hora de adelgazar: las hormonas. Para que puedas bajar de peso de forma efectiva es muy importante que tus hormonas estén completamente equilibradas. A veces creemos que es sólo flojera, cuando en realidad es un desequilibrio hormonal el que nos lleva a engordar.

Las hormonas denominadas leptina, ghrelina e insulina son las encargadas de regular el apetito y la quema de grasas. Para comenzar un buen plan alimenticio y una saludable rutina de ejercicios, debes garantizar que estas hormonas se encuentren en un nivel estable y bajo control. Hoy te contaremos todo lo que tienes que saber al respecto y algunos consejos saludables para alcanzar el peso deseado.

Lee también: “Poderoso batido de yogur para restablecer tus hormonas y quemar grasa corporal”

¿Cómo influye la leptina en el peso?

A partir de numerosos estudios sobre el metabolismo se ha podido determinar que muchos de los pacientes que padecen sobrepeso son resistentes a la leptina. Regular la sensibilidad a esta hormona sería el puntapié inicial para equilibrar los niveles hormonales, normalizar el desgaste energético y activar el metabolismo.

Para realizar una comparación sencilla, imagina que la leptina, junto con la ghrelina y la insulina, funcionan de forma similar al termostato de tu calentador. Cuando la temperatura desciende, el termostato enciende la estufa, y cuando la temperatura se eleva, el termostato apaga el calentador y se regula la temperatura del ambiente.

Algo así ocurre con la leptina:

  • Cuando los niveles de esta hormona comienzan a elevarse, el cerebro recibe la señal de dejar de acumular grasa y comenzar a quemarla. Ese mecanismo evolucionó con los años para lograr un equilibrio en el apetito. Se “apaga” el almacenamiento de grasa y se enciende la “necesidad” de eliminar grasa corporal.
  • Cuando los niveles de leptina bajan demasiado, el cerebro “cree” que el cuerpo está pasando hambre y necesitará más energía, por lo que “enciende” los mecanismos para acumular grasa. En un cuerpo equilibrado, las hormonas pueden determinar cuánta hambre y cuánta grasa acumular de forma balanceada.
Lee también: “Descubre 10 señales de desequilibrio hormonal en mujeres”

Sobrepeso y resistencia a la leptina.

Que las personas con sobrepeso u obesidad desarrollen esta condición denominada “resistencia” a la leptina, se debe a un exceso en la producción de esta hormona, que el cuerpo rechaza.

La leptina se forma en las células de grasa del cuerpo. Mientras más grasa poseamos, más leptina produciremos. Por este motivo, en un cuerpo normal, el cerebro recibe la señal de “apagado del apetito”. Sin embargo, en personas con sobrepeso que producen mucha leptina, el cuerpo no capta las señales (por eso se le denomina “resistencia”) y continúa comiendo. Lo que deriva en un desequilibrio mayor.

Las consecuencias fisiológicas de la “resistencia a la leptina” son:

  • Sensación de hambre en forma constante.
  • Desorden químico donde el cerebro cree que necesitas más grasa.
  • Niveles bajos de energía, desgano y fatiga.
  • Reducción de la tasa metabólica, ahorro de energía (es decir, ahorro de grasa).

¿Cómo se desarrolla la resistencia a la leptina?

Los investigadores aún no han podido determinar a ciencia cierta por qué el cuerpo desarrolla esta condición. Sin embargo, se cree que se debe a dos factores importantes: la dieta y los niveles elevados de leptina.

Por un lado, las dietas ricas en azúcares y grasas despiertan ciertas señales cerebrales de compensación. Mientras te alimentas con un bocadillo rico en azúcar refinada y grasas, tu cuerpo siente bienestar y se activan los centros de recompensa. Es decir que tu cerebro desea más de “eso” que le proporciona una buena sensación. Sin embargo, el cuerpo está carente de nutrientes, por lo que continúa con la necesidad de alimentos. Estos procesos compensatorios también forman un círculo vicioso. Este tipo de dietas afecta la manera en que tu cuerpo percibe la saciedad.

A su vez, una dieta poco nutritiva favorece la inflamación del cuerpo. Sabemos que la hinchazón puede ser la causante de un gran número de enfermedades, debido a que interfiere en las señales que recibe el cerebro.

Por el otro lado, se cree que los niveles altos de leptina son los originarios de desarrollar la resistencia. Es un mecanismo de “saturación” donde el cerebro no pudo continuar enviando las señales de “apagado del apetito”.

¿Cómo combatir la resistencia a la leptina?

La clave está en mejorar la dieta. Cuando elimines los azúcares y las grasas tus sistemas de recompensa en el cerebro harán un quiebre, reducirás la inflamación y tus niveles de leptina comenzarán a disminuir. Aquí te dejamos algunos consejos claves:

  • Elimina la ingesta de azúcares refinados, harinas refinadas, grasas y alimentos altamente procesados.
  • Procura que tu dieta sea rica en fibras: La fibra te hará sentir con más saciedad. Por un tiempo, tu cerebro pedirá azúcar y grasa por lo que creerás que tienes hambre aunque esto no es así. La fibra te ayudará a sentirte lleno con facilidad. Además mejorará tu digestión y podrás combatir el estreñimiento.
  • Consume muchas proteínas: Las proteínas te harán sentir satisfecho por tiempo prolongado.
  • Descansa lo suficiente: Las personas que no descansan bien tienden a comer más y ralentizan su metabolismo. El sueño está íntimamente ligado a tu metabolismo, a la ingesta de carbohidratos y al aumento de peso.
Lee también: “3 ingredientes naturales para dormir toda la noche”

 

ESTA HORMONA ES LA RAZÓN POR LA QUE USTED NO PUEDE BAJAR DE PESO. AQUÍ CÓMO SOLUCIONARLO Y COMO ESTIMULAR LA PÉRDIDA DE PESO