, ,

La importancia de orinar después de tener relaciones.

Para disfrutar de las relaciones sexuales plenamente, no sólo debemos prestar atención a todo lo referido al placer en el acto mismo. Nuestra salud también cumple una función primordial y es muy necesario cuidar de ella de la manera correcta. Realizarnos controles, estudios y escuchar a nuestro cuerpo, serán de gran ayuda para prevenir posibles afecciones.

Por este motivo, hoy descubriremos juntos la importancia de orinar después de tener relaciones sexuales. Un acto imprescindible y recomendado por especialistas para prevenir múltiples enfermedades. Conoceremos cómo repercute positivamente en el organismo y cuáles son las consecuencias de no hacerlo.

Orinar después de tener relaciones sexuales.

Numerosos estudios afirman que la micción puede ayudar a prevenir infecciones y otras patologías. Cuando mantenemos relaciones sexuales, los microbios y bacterias presentes en el área genital o en el ano, tienen la posibilidad de ingresar al organismo a través de la uretra. Ésta es una de las causas más frecuentes por la que se desarrollan infecciones urinarias en las mujeres. Para que estos microorganismos no se acumulen en la uretra y provoquen infecciones de vejiga, la mujer debe orinar y expulsar junto con la orina todos los patógenos presentes en las vías urinarias.

Lee también: “Alimentos que mejoran tu salud vaginal”

Otro factor a tener en cuenta es que la eyaculación femenina no se produce a través de la uretra, como en el hombre. Por este motivo, la mujer no tiene posibilidades, durante el acto, de arrastrar las bacterias, partículas y sustancias que se intercambian durante la penetración. Sólo a través de la expulsión de la orina se pueden eliminar los microbios. Es de suma importancia, no olvidarse de hacerlo. El tiempo estipulado es de hasta 45 minutos después de la penetración. Luego de este tiempo, los agentes patógenos, se alojan y permanecen en el tracto, siendo difíciles de remover.

En relación a este tema, médicos y especialistas recomiendan el uso de preservativo como el método anticonceptivo más eficaz para prevenir estas y otras enfermedades de transmisión sexual. Recuerda que tanto las infecciones como las enfermedades venéreas que no son tratadas a tiempo, pueden comprometer considerablemente tu salud. Como hemos hablado en otros artículos, la mejor forma de curar, es prevenir. Nunca dejes de usar preservativo.

Mantener una correcta higiene íntima, también favorece a la salud genital. Tanto tú como tu pareja deben tener cuidados higiénicos antes y después del acto sexual para evitar infecciones en ambos, proteger la salud y disfrutar tranquilamente en cada encuentro íntimo. Aquellas mujeres que padecen de cistitis frecuentemente, o las que desarrollan una infección urinaria con facilidad, deben asear correctamente su vagina con agua y jabones neutros, después de cada acto.

Recuerda consultar con un especialista ante la presencia de ardor, picazón, inflamación o enrojecimiento. Él podrá ayudarte en el diagnóstico y te aconsejará el tratamiento más seguro para ti y tu pareja.