,

La leyenda del “Hilo rojo del destino”

Según una creencia tradicional oriental, todos nacemos atados a un hilo rojo, el cual nos conecta al amor de nuestras vidas. Este hilo puede estirarse, acortarse, doblarse y dar la vuelta al mundo, pero jamás se corta. Esta bonita manera de graficar el destino de nuestras vidas, nos explica qué tan fuerte son los poderes del amor. Dos personas entrelazadas por el destino, llámese hilo rojo o no, siempre terminarán encontrándose y permanecerán ligadas para siempre.

No importa en qué momento de nuestras vidas nos encontremos, el amor está esperando por nosotros y vendrá a nuestro encuentro en cualquier momento. El hilo rojo del destino no podrá romperse jamás, aunque el tiempo pase, aunque conozcamos a más personas, aunque viajemos por el mundo, aunque intentemos olvidar … el hilo nos acompañará, dará mil vueltas al mundo pero finalmente nos conectará con el amor definitivo.

Se dice que el abuelo de la Luna, sale de sus aposentos durante la noche para conocer a todos los recién nacidos. Luego, observa sus almas y las une a través de un cordón rojo que anuda en sus dedos meñiques. La vida de los humanos se desarrolla normalmente a través de los ciclos naturales, siempre guiados por ese cordón rojo que los unirá en un futuro desconocido e incierto.

La leyenda tradicional.

La leyenda ha sido transmitida de generación a generación principalmente en la cultura china y la japonesa. Durante la infancia, los niños orientales escuchan esta bella historia para luego compartirla con sus hijos y nietos en el futuro. Millones de personas alrededor del mundo, llevan anudado un hilo rojo a sus manos en señal de haber encontrado el amor verdadero.

Lee también: “Conoce la huella emocional de nuestros abuelos”

El origen real de la leyenda no se conoce a ciencia cierta, aunque se cree que comenzó cuando se descubrió que la arteria ulnar conecta el dedo meñique con el corazón. El hilo rojo une, a través de los dedos meñiques, los corazones de los enamorados y los liga para toda la eternidad. El corazón, fuente imprescindible de amor y de vida.

La leyenda original es la siguiente:

Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino. De inmediato, la mandó a traer ante su presencia.

Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo.

La búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina que llevaba una bebé en los brazos, ofrecía sus productos. Se dirigieron hacia el puesto de esta campesina. La bruja se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció. Creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña en brazos y la hizo caer. El fuerte golpe produjo una herida muy grande en la frente de la pequeña bebé. A su vez, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse. La corte le aconsejó que la mejor opción era desposar a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. En el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, el emperador se mostró muy sorprendido. Ella entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente. Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente.

Fuente de la leyenda: Wikipedia

Podrás encontrar amor en muchas personas, el verdadero sólo en una.

No puedes huir del amor de tu vida, no puedes escapar del otro extremo de tu hilo. Podrás casarte, formar una familia e incluso ser feliz de esa forma, pero si no te encuentras con la persona indicada, ella irrumpirá en tu vida como un gran vendaval. Luego, la decisión es tuya, aunque sus almas siempre conocerán la verdad que ocultan. Las almas gemelas se encuentran y luego, es difícil renunciar a ellas, a la esencia que comparten, a la química que las conecta.

“Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores: uno con el que te casas o vives para siempre. Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella.

Y dicen que hay un segundo amor, una persona que perderás siempre, alguien con quién naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan de la razón y te impedirán alcanzar un final feliz.

Porque a veces se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien al que aprecias.” (Paulo Coelho)

Lee también: “Cada quien cosecha lo que siembra”