,

¡Elimina las callosidades de forma fácil y económica!

No gastes más dinero en pedicura. Con estos 2 ingredientes podrás verte increible.

La pedicura con leche es muy famosa en todo el mundo por sus resultados inmediatos y efectivos. Con este tratamiento casero tus pies se verán saludables en poco tiempo y sin gastar una fortuna.

Por la llegada del calor, por molestias, dolores o porque gustamos de ver nuestros pies saludables; es muy común recurrir a pedicuras y gastar una fortuna en tratamientos que duran sólo 24 horas. Para muchos, este tipo de gastos suele ser una extravagancia ya que no cuentan con el dinero necesario o porque lo utilizan para necesidades más urgentes.

Sin embargo la salud de nuestros pies es igual de importante que el resto del cuerpo. Por este motivo, hoy les ayudaremos a realizar una pedicura con leche en el calor de sus hogares y gastando poquísimo dinero. Sigue este paso a paso para eliminar callos, piel muerta e hidratar la piel.

Lee también: “Dile adiós al dolor de pies por el calzado, aplicando estos sencillos trucos”

Paso a paso para realizar una pedicura con leche en casa.

1. Restos de esmalte.

Antes de hacer la pedicura con leche, es necesario eliminar cualquier resto de esmalte que pueda estar adherido en las uñas. Si no deseas utilizar acetona, puedes realizar un quitaesmaltes más natural con alcohol y azúcar blanca.

2. Largo de uñas.

Si deseas mantener unos pies bonitos debes saber que, para las pedicuras profesionales, es de suma importancia mantener las uñas cortas. Utiliza alicates de buena calidad y corta siempre en línea recta para evitar uñas encarnadas. También puedes limar tus uñas antes de la pedicura con leche. Hazlo siempre para un mismo lado y procura no dejar puntas filosas que lesionen el dedo al calzarte. Redondea las esquinas.

¡TIP! Las limas de metal debilitan las uñas y las vuelven quebradizas.

Lee también: “Remedios caseros para tratar uñas encarnadas”

3. Pedicura con leche.

En un recipiente grande, añade 4 tazas de leche tibia. Sumerge los pies en el líquido. Puedes completar con más leche o con un poco de agua si los pies no están completamente hundidos. El ácido láctico ayuda a desprender la piel muerta, suaviza talones gastados e hidrata la piel. Agrega unas gotas de tu aceite aromático predilecto para ayudar a la relajación de los pies y de todo el cuerpo.

Deja los pies allí por al menos 5 minutos y agrega una cucharada de bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio corroe sólo la piel muerta que forman las callosidades y ablandará las durezas.

Permanece por 5 minutos más. Si presentas demasiadas grietas y callos puedes dejarlos por más tiempo.

4. Cutículas.

La pedicura con leche no ha finalizado. Los ácidos y el bicarbonato permitirán que retires las cutículas hacia atrás y elimines la piel sobrante. Recuerda no cortar todas las cutículas sino sólo la piel suelta.

5. Piedra pómez.

Luego del baño de pies podrás exfoliar los pies con una piedra pómez sobre las callosidades y durezas; y con un guante exfoliante sobre todo el resto de la piel.

6. Hidrata.

Por 5 minutos más, sumerge los pies en el baño de leche para continuar con la hidratación. Luego, enjuaga con abundante agua tibia y aplica una crema humectante.

¡¡¡Los resultados son maravillosos!!! Si no cuentas con el tiempo necesario, puedes hacer sólo el baño de pies con leche dos veces a la semana y se irán suavizando paulatinamente.