,

Las 6 mejores frutas para combatir el hígado graso

Es una enfermedad donde las grasas neutrales se almacenan en las células del hígado. Es un problema muy común entre la población occidental, se origina principalmente en pacientes con diabetes tipo 2, personas con sobrepeso, alcohólicos y sujetos obesos.

Mantener una dieta balanceada puede ayudarte a mantener una salud hepática adecuada. Hoy te contamos las 6 frutas que más beneficios brindan y ayudarán a tratar tu hígado graso, permitiendo que funcione correctamente.

Frutas que favorecen tu salud hepática.

1.Tamarindo, la fruta ideal para combatir el hígado graso.

El tamarindo es una fruta tropical muy exótica y deliciosa. Actualmente, es el centro de diversos estudios acerca de sus grandes beneficios para el organismo, especialmente para la salud del hígado.
Como primera medida, posee un gran valor nutricional. Es excelente para depurar el organismo por su gran aporte de fibras, ayudando a mejorar cualquier problema digestivo. Por ser una fuente rica de ácidos insaturados, previene y combate la arterioesclerosis. A su vez, estimula el descenso de peso y evita la retención de líquidos.
Respecto a sus beneficios hepáticos, el tamarindo es un potente protector y descongestionante del hígado. Gracias a estas propiedades, es que se lo considera un remedio muy eficaz para tratar los cálculos biliares, permitiendo su correcta eliminación y limpiando profundamente la vesícula biliar. Reduce los niveles de colesterol en sangre y limpia los residuos grasos de las células del hígado.
La mejor forma de aprovechar sus beneficios y tratar el hígado graso, es a través de una infusión. Hierve durante algunos minutos, 30 gr. de hojas de tamarindo en un litro de agua. Bebe frío o caliente, tres tazas diariamente.

2.Fresas.
Las fresas ayudan a depurar y desintoxicar el organismo por su gran aporte de fibra. La vitamina C ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico, mientras que sus ácidos orgánicos ayudan a desinflamar, desinfectar y prevenir la acumulación de grasas en el hígado. En medicina natural, se las utiliza para disminuir los niveles de ácido úrico en sangre, para regular la presión arterial y para combatir los calambres por su contenido de minerales (magnesio, hierro, fósforo, yodo y calcio).
Son deliciosas y pueden consumirse de forma natural, en jugos o infusiones. La dosis recomendada es de ocho unidades, aunque si es una de tus frutas predilectas, puede comer más ya que su aporte calórico no es excesivo.

3.Beneficios depurativos con limón.
Existe un remedio natural con limón que resulta sumamente sencillos y eficaz: beber diariamente en ayunas, un vaso de agua pura templada con el jugo de un limón. Posee muchos antioxidantes, es rico en vitamina C, por lo que ayuda a prevenir muchas enfermedades, y rico en ácidos cítricos. Esta bebida funciona muy bien para tratar el hígado graso y para ayudar en la digestión de las comidas. Los ácidos del limón ayudan a descomponer la comida en el estómago y facilitan el resto de los procesos digestivos, protegiendo al hígado de posibles complicaciones

4.Peras.
La pera es una de las frutas más consumidas y fáciles de encontrar. En la medicina natural, es utilizada para tratar diversas dolencias debido a su gran aporte nutricional. Además de poseer un sabor muy agradable y ser sumamente refrescante, su gran contenido de agua la convierte en un alimento ideal para favorecer la digestión, combate el estreñimiento, ayuda a bajar de peso, previene la retención de líquidos y favorece la salud renal.
Ingerir una pera al día, aporta muchísimas energías al organismo. Tiene un alto contenido en levulosa, ideal para personas con diabetes. Las peras son un gran regulador de las funciones intestinales por poseer pectina, fibra soluble e insoluble. Favorece la eliminación de colesterol, como así también la de toxinas depositadas en la sangre.
Consumir dos peras al día cubre el 20% de la dosis recomendada de vitamina C, el 10% de la de ácido fólico y aporta vitaminas del complejo B y vitamina E. Es una fruta excelente para proteger la salud hepática ya que estimula la secreción de jugos gástricos y ayuda a depurar tanto el páncreas, como el hígado. Para ello debes consumir, al menos, una pera al día.

5.Los beneficios del melón junto a la papaya.
En esta ocasión, te proponemos un remedio natural sencillo y muy rico. Con él, combinaremos los beneficios del melón y los de las semillas de la papaya para prevenir la acumulación de grasas en el hígado y permitir su correcta depuración. Este batido súper especial, también estimula la absorción de nutrientes por parte del intestino y favorece la eliminación de sustancias tóxicas y colesterol del organismo.
Receta de jugo de melón con semillas de papaya.
Ingredientes:
-Dos rodajas de melón.
-Un vaso de agua pura.
-Una cucharadita de semillas de papaya.

Preparación:
Quita la cáscara del melón y las semillas que pueden haber quedado adheridas. Lleva el melón, el agua y las semillas a una licuadora. Licúa bien hasta obtener un batido sin trozos de melón. Bebe y mastica las semillas de papaya.
Te aconsejamos beber este batido por las mañanas, junto con tu desayuno.