Las farmacéuticas nos ocultan este económico Remedio Natural, efectivo para curar el cáncer.

El cáncer es una enfermedad que afecta a un gran número de la población mundial. Es el causante del 13% de las muertes en todo el mundo, incluso más que el VIH, la malaria y la tuberculosis juntas. Se estima que en 15 años, el número de pacientes con cáncer se elevará a 13 millones (un aumento del 62%).

Uno de los tratamientos más utilizados es la quimioterapia. La quimioterapia es la aplicación de diversas sustancias químicas en el organismo con el fin de evitar el desarrollo de las células cancerígenas y eliminar, posteriormente, el tumor. La quimioterapia es, además de un tratamiento sumamente dañino, una práctica fraudulenta según un estudio publicado recientemente.

¿Qué dicen los estudios acerca de la quimioterapia?

La confianza de la humanidad recae sobre los hombros de la medicina y la farmacéutica, dos ramas científicas que deben velar por nuestra salud, calidad de vida y cuidados necesarios ante la enfermedad. Es abrumador pensar que precisamente quienes nos deben cuidar, nos estén matando. Sin embargo, numerosas investigaciones, así lo creen.

Hace un tiempo atrás, el British Medical Journal Publicó uno de los estudios más reveladores, confirmando que la quimioterapia es un tratamiento fraudulento que sólo mata gente. El Dr. Hardin B. Jones profesor senior de física médica y fisiología en la Universidad de California, Berkeley fue el encargado de llegar a esta conclusión.

Sus estudios se basan en una investigación exhaustiva llevada a cabo durante 25 años. En este tiempo, el Doctor Jones se encargó de analizar la esperanza de vida de numerosos pacientes con cáncer. Éstos, al recibir quimioterapia, morían con dolor y en el peor estado de salud posible.

Las conclusiones del especialista son determinantes: la quimioterapia no sólo que no cura el cáncer, tampoco hace ningún bien a los pacientes que se tratan con ella. Aquellas personas tratadas con estas numerosas sustancias químicas, mueren más rápido que otras que reciben tratamientos alternativos. La vida útil de los pacientes se ve gravemente disminuida, llevándolos hacia la muerte segura.

Entonces… ¿por qué continuar con este tratamiento tan perjudicial? Porque, lamentablemente, la industria farmacéutica recauda miles de millones al año, a costa de los enfermos. Las necesidades reales de los millones de pacientes, resultan opacadas por la gran ganancia y los beneficios que recibe la industria.

Aunque cueste creerlo, a nivel comercial, conviene más mantener a las personas enfermas que encontrar una cura real. El poder de las industrias farmacéuticas no tiene fin.

Remedio Natural más poderoso que la quimioterapia.

Los medios de comunicación se han hecho eco de los numerosos reclamos realizados en contra de la quimioterapia, aunque aún no presentan una alternativa segura. El rechazo hacia la industria farmacéutica va en aumento aunque no se vislumbra un posible sustituto.

Se han realizado estudios que confirman los beneficios de utilizar ingredientes naturales, ya que no presentan daños colaterales. Lamentablemente, aún se desconoce por qué no han sido oficialmente publicados. Existen numerosos tratamientos alternativos y naturales que pueden ayudar a tratar los diferentes tipos de cáncer como el zumo de zanahoria o los tratamientos para alcalinizar la sangre. Sin embargo, se ha descubierto uno mucho más potente y económico que aún no ha tenido la suficiente difusión.

La Universidad de Kentucky realizó un estudio de laboratorio con extracto de semillas de uva para combatir la leucemia. El mismo fue publicado en la revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer. Pudieron confirmar que el extracto dio muerte al 76% de las células perjudiciales dentro de las primeras 24 hs de tratamiento. Así, llegaron a la conclusión de que la proteína JNK es capaz de destruir las células de los diferentes tipos de cáncer.

A diferencia de la quimioterapia, el extracto de las semillas de uva es mucho más eficaz y reacciona a mayor velocidad cuando el cáncer está avanzado y cubre un área más grande del organismo. La proteína JNK actúa directamente sobre las células que se resisten a los medicamentos de la quimioterapia, eliminándolas de raíz y sin afectar de ninguna forma a aquellas células sanas.

Molly Derry, de la Universidad de Colorado, nos explica: “Se necesita sólo la mitad de la concentración del extracto para controlar el desarrollo de las células y destruir la mitad de ellas, cuando el cáncer pasa por su cuarta fase.

Por otro lado, los cánceres pueden realizar múltiples mutaciones. Por ejemplo, el cáncer de colon puede mutar más de 11.000 veces, modificando su ADN, diferenciándose de las células sanas. La quimioterapia sólo puede apuntar a una de esas mutaciones, mientras que el extracto ataca a todas por igual. Por este motivo, es que existen células cancerígenas resistentes a los medicamentos.

Son los compuestos bioactivos del extracto de las semillas de uva que permiten atacar a diferentes mutaciones a la vez. Actúan de forma selectiva, destruyendo muchos tipos de cáncer al mismo tiempo”.
De esta forma, Derry explica cómo el extracto de semilla de uva puede resultar mucho más beneficioso cuando existe metástasis, actuando en 24 hs y sin dañar el organismo.

Es nuestro compromiso hacer circular este tipo de información que las industrias farmacéuticas se encargan de ocultarnos para llenar aún más sus bolsillos. Tristemente nos mantienen engañados y dañándonos poco a poco, sin importar cuántas muertes se causen al año. El cáncer, como la mayoría de las enfermedades puede ser curado y tratado con remedios naturales mucho más eficaces que los perjudiciales fármacos.

¿Por qué no se avanza en el estudio de tratamientos naturales? Porque los Remedios Naturales no se pueden patentar, es decir, no dejan ganancias.