,

¡Libérate de los hongos en los pies! Sumérgelos en…

Los hongos en los pies pueden aparecer en cualquier época del año, aunque se hacen más frecuentes durante el verano, donde la sudoración favorece su desarrollo. Como son de fácil contagio, es importante mantener la zona bien higienizada y tratarlos con algunos remedios caseros muy efectivos.

La infección por hongos en los pies se denomina popularmente como pie de atleta, aunque los médicos la llaman tiña podal. Los pies son zonas muy expuestas a contagiarse ya que estos hongos requieren de zonas húmedas y cálidas. Son de fácil propagación por lo que también pueden verse afectadas las manos.

Para evitar esta enfermedad, es importante mantener el pie bien ventilado, evitar el calzado ajustado y cerrado, higienizar bien la zona, cambiar los calcetines varias veces al día si se humedecen por la transpiración y mantener las lesiones debidamente desinfectadas.

En caso de sentir picazón, ardor, enrojecimiento y descamación de la piel, probablemente padezcas de hongos en los pies. Existen diversos tratamientos caseros que puedes llevar a cabo y liberarte de este problema. En el mercado encontrarás numerosos tratamientos antimicóticos que te garantizan el mismo resultado que los tratamientos caseros. No malgastes tu dinero e intenta esto que contamos a continuación.

Lee también: “Remedios caseros para eliminar el pie de atleta y el mal olor”.

Cómo eliminar los hongos en los pies con remedios caseros.

Los baños de pies suelen ser la mejor opción para tratar todo el pie al mismo tiempo y evitar el contagio. Sumerge tus pies en:

  • YOGURT.

Si el hongo se ha alojado en tus uñas, el yogurt será de gran ayuda. Además de picazón, la uña afectada se habrá engrosado y teñido de un color amarillento. Si diferencias estos síntomas, puedes sumergir los pies en yogurt para acabar con los hongos o frotarte las zonas afectadas. Este alimento contiene microorganismos vivos beneficiosos y capaces de matar los perjudiciales.

Luego de sumergirlos, deja que el yogurt se seque sobre los pies. Finalmente enjuaga con agua fría. Repite una vez al día, a diario.

  • BICARBONATO DE SODIO.

Si el trabajo te obliga a mantener el pie cubierto y dentro de un calzado cerrado, desinfecta para prevenir los hongos en los pies. Mezcla tres partes de agua con una de bicarbonato de sodio y conserva en un recipiente con atomizador. Antes de colocarte el calzado, rocía el interior con la mezcla y deja que seque al aire libre. Rocía también todos los calcetines y tus pies. De esta forma eliminarás el pie de atleta y evitarás que siga desarrollándose.

  • AGUA OXIGENADA.

En un recipiente profundo, mezcla un litro de agua destilada con 100 ml de agua oxigenada al 3%. Sumerge los pies en esta solución, durante 20 minutos para acabar con las infecciones. Repite todas las noches y no enjuagues al finalizar.

  • ALMIDÓN DE MAÍZ.

El almidón de maíz es excelente para absorber la humedad, por lo que detiene la proliferación de bacterias y hongos. Utiliza la fécula para evitar que los pies suden dentro de un calzado cerrado.

También puedes realizar un remedio eficaz: Mezcla media cucharada de almidón de maíz en media taza de agua. Disuelve y lleva a un horno a 105ºC. Cocina hasta que el preparado se vuelva oscuro. Aplica sobre las áreas con hongos, en pies previamente higienizados. Deja actuar por 5 minutos, luego enjuaga con agua templada.

  • ACEITE DE ÁRBOL DE TÉ.