,

Limpieza de hígado y vesícula biliar con aceite de oliva y toronja.

El hígado es un órgano vital sumamente importante. Una limpieza profunda de este órgano y de la vesícula biliar, favorece al correcto funcionamiento de ambos.

El papel principal del hígado es filtrar la sangre de toxinas, como el alcohol y las de algunos medicamentos. También la libera de la presencia de virus y bacterias. Para llevar a cabo esta función utiliza células de kupffer, un tipo de glóbulos blancos presentes en el órgano hepático. Así, podríamos decir, que el hígado cumple una tarea muy importante a nivel inmunológico también.

¿Qué sucede cuando el hígado está dañado?

Si este órgano se daña, se comprometen todas sus funciones. Las propiedades para combatir enfermedades desaparece, deja de producir enzimas y proteínas esenciales, disminuye la secreción de bilis que ayuda a la digestión, absorbe y almacena menos vitaminas A, D, E y K.

Las causas que pueden dañar nuestro hígado son variadas, por estar en constante exposición a grandes cantidades de toxinas. Veamos las causas más comunes:

  • Por el consumo de drogas y medicamentos.
  • Por una acumulación de toxinas. Las mismas pueden ser absorbidas por la piel, a través del aire o por una mala alimentación.
  • Por un ataque autoinmune. La hepatitis no infecciosa es un ejemplo de esto.
  • Por la hepatitis viral.
  • Por cáncer.

¿Por qué es necesaria una limpieza de Hígado y Vesícula?

La limpieza de hígado y vesícula es necesaria, principalmente, para lograr que estos órganos funcionen al máximo de sus posibilidades. El permanente contacto con toxinas, pueden hacer que los conductos biliares se obstruyan o desencadenar otro tipo de problemas.

El hígado produce diariamente alrededor de un litro de bilis, un jugo digestivo que funciona para emulsionar las grasas. Este líquido fluye hasta el conducto biliar común y se almacena, luego, en la vesícula. Cuando ingerimos grasas o proteínas, la vesícula vierte toda la bilis que se desplaza hasta el intestino. Todo este proceso, puede verse gravemente afectado si los conductos se obstruyen y bloquean. Se interrumpe el proceso digestivo y se pueden acumular cálculos biliares.

Los cálculos biliares ejercen presión en el hígado y frenan la producción de bilis. A su vez, menos colesterol sale del cuerpo y comienzan los riesgos cardíacos.

Por suerte, el hígado tiene la capacidad de regenerarse y reparar sus células dañadas. Aunque nosotros, también podemos “darle un descanso” a través de algunos cambios en nuestros hábitos:

-Comer más alimentos crudos y disminuir los altamente procesados.
-Abandonar las drogas.
-Evitar el consumo de medicamentos por un tiempo, si no son rigurosamente necesarios.
-No consumir alcohol.
-No fumar.
-Beber abundante agua. Mínimo, dos litros diarios.

Limpieza de Hígado y Vesícula con Toronja y Aceite de oliva.

Recomendaciones previas:

  • Algunos especialistas de la medicina natural, recomiendan realizar una limpieza de riñones y de colon, antes de realizar la de hígado. De esta forma, se desintoxica mejor el organismo.
  • Mata todos los parásitos del cuerpo. Si existen parásitos, es más difícil eliminar los cálculos biliares. Para esto, puedes utilizar nogal negro y ajenjo.
  • Dos días antes de realizar la limpieza, comienza a beber abundante jugo de manzana recién hecho. El ácido málico presente en este zumo ayuda a disolver los cálculos biliares.
  • La última cena, antes del día de limpieza, debe ser liviana: consume alimentos crudos y ligeros.
  • Prepara bicarbonato de sodio y tu cepillo de dientes. Los ácidos cítricos son muy nocivos para los dientes. Inmediatamente después de consumir la preparación de limpieza, unta tu cepillo de dientes húmedo, en un poco de bicarbonato de sodio. Luego cepíllate normalmente y enjuaga la boca con abundante agua. El bicarbonato funciona para neutralizar el ácido cítrico.
  • Ten presente que, por 24 horas, no podrás ingerir ningún alimento sólido.

Receta.

Ingredientes:
-½ toronja o pomelo rosado.
-¼ de limón.
-1 diente de ajo rallado.
-2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, primera prensada.

Elaboración:
-Pela la fruta, sácale las semillas y córtala en trozos más pequeños.
-Coloca todos los ingredientes en la licuadora.
-Licuar bien hasta formar una mezcla homogénea

Instrucciones:
-Comienza el día bebiendo esta preparación. Después de una hora, ya puedes ingerir otros líquidos.
-Durante el día, consume caldos de verduras, infusiones de hierbas y jugos de frutas para sustentarte.
-Por la noche, bebe nuevamente la mezcla de cítricos y aceite de oliva.
-El tratamiento puede durar hasta 48 horas si lo deseas.