Esto es lo que dicen tus pies sobre tu estado de salud.

El cuerpo se manifiesta de diversas formas. Los pies están conectados a todo el cuerpo por lo que son los primeros en revelar la verdad sobre tu estado de salud. Si deseas conocer a fondo cómo se encuentra tu organismo esto es lo que dicen tus pies… ¡Obsérvalos bien!

La reflexología en los pies utiliza la sensibilidad en nuestras extremidades inferiores para aliviar ciertas enfermedades. En síntesis: un reflexólogo masajeará aquellas áreas doloridas de los pies ya que son el reflejo de algún órgano que no está funcionando correctamente. Según esta pseudociencia, los pies se conectan con todo el cuerpo, respondiendo reflejamente cuando esa zona del organismo no funciona como debería. A través de la estimulación, se puede conseguir el alivio y hasta la cura. 

Basándonos en esto, podemos observar y estar atentos a cualquier cambio, ya que lo que dicen tus pies está íntimamente ligado a tu estado de salud. A continuación te contamos lo que dicen tus pies respecto a tu organismo y qué enfermedad puede estar afectándote. No dudes en consultar con un especialista, ante cualquier duda.

Lo que dicen tus pies de tu salud.

lo que dicen tus pies

Falta de vellos.

Si tus pies repentinamente dejan de tener vellos, puede deberse a una mala circulación sanguínea. Cuando la irrigación sanguínea es insuficiente los folículos pilosos son los primeros en verse afectados. Afloja tu calzado o evita el uso de calcetines por un tiempo.

Calambres.

Los calambres frecuentes derivan de falta de hidratación o por una deficiencia en la nutrición, generalmente por falta de potasio y/o magnesio. Si practicas deportes con regularidad o te ejercitas, intenta consumir más agua para descartar una probable deshidratación.

Llagas.

Conoce cómo tus pies hablan sobre tu estado de salud

Las llagas ulcerosas difíciles de sanar o propensas a infectarse, es un síntoma de diabetes. Con esta enfermedad crónica, lo que dicen tus pies son muchas cosas: desde problemas sanguíneos, de circulación y posibles problemas cardíacos.

Incapacidad de elevar el pie.

Si no puedes elevar el pie hacia arriba, con los dedos apuntando hacia el cielo, puede haber un problema o daño en los nervios del cuello, espalda o piernas. Incluso en algunos pacientes esto no va acompañado de dolor, por lo que es sumamente importante que visites a un especialista.

Uñas gruesas y amarillas.

Cuando un hongo se aloja bajo la uña, ésta puede volverse amarilla y aumentar su espesor. También puede desprenderse de la piel y presentar un olor desagradable.

Coloración roja, blanca o azul.

Las coloraciones en los pies rojizas que derivan en blancas o azules puede ser síntoma de la enfermedad de Raynaud. Un trastorno poco común que afecta los vasos sanguíneos.

Entumecimiento en ambos pies.

Lo que dicen tus pies cuando existe un entumecimiento general, es que existe un riesgo alto de neuropatía periférica. ¿Qué significa? Que deberás controlar tu sistema nervioso periférico. Generalmente puede originarse por una diabetes diagnosticada o por abuso de alcohol.

Dolor de talón.

Si presentas un dolor punzante y agudo en el talón o en algún sector de la planta del pie, lo que dicen tus pies es que existe posibilidades de sufrir una fascitis plantar. Para saber más al respecto, puedes leer: “Dolor en el talón, ¿a qué se debe? ¡Mira cómo evitarlo!”

Piel seca y descamación.

Si la resequedad de la piel va acompañada de descamación y picazón, puede ser originada por una infección de hongos, denominada “pie de atleta”.

Lee también: “Remedios caseros para elimina el pie de atleta y mal olor”.

Pies fríos.

Lo que dicen tus pies en este caso es que puedes padecer de hipotiroidismo. Uno de los síntomas más comunes de esta enfermedad de la glándula tiroides es que las extremidades están frías y el paciente tiene dificultades para regular la temperatura, por lo que generalmente es catalogado como “persona friolenta”.