,

Logran determinar cómo proteger al cerebro del abuso de alcohol.

El alcohol es una sustancia tóxica capaz de incidir en los principales órganos del cuerpo, especialmente en el cerebro. Esta intoxicación cerebral repercute en el movimiento, el habla, la coordinación, la capacidad de reacción, etc.

El consumo excesivo y frecuente de alcohol deriva en una adicción denominada alcoholismo, dejando secuelas graves y permanentes en el cerebro. Recientemente, un grupo científico, anunció el descubrimiento de una molécula capaz de prevenir y proteger al cerebro de los daños producidos por el alcohol.

Una molécula sería capaz de proteger al cerebro de los efectos del alcohol.

¿En qué consistió la investigación?

Laura Orío, responsable de la investigación de la Universidad Complutense de Madrid, explica que los niveles elevados de alcohol en sangre intoxican y provocan un impacto negativo en el cerebro. Ante el abuso de esta sustancia tóxica, el cerebro tiene una respuesta inmune e inflamatoria que provoca cierto descontrol y aumenta la toxicidad, afectando seriamente la corteza cerebral.

La molécula en cuestión, denominada oleoiletanolamida (OEA), fue descubierta anteriormente por otro grupo científico de españoles en el año 2001, mientras buscaban algo que pudiera controlar el apetito. La misma se encontró dentro del chocolate negro y en el cuerpo humano, producida naturalmente dentro del intestino, para luego viajar hacia el cerebro.

Hasta el momento, la molécula sólo había sido estudiada por sus efectos para controlar el apetito y la ansiedad. Sin embargo, en estudios recientes, la OEA fue probada de manera experimental en ratas de laboratorio. Pudieron confirmar que esta molécula reducía la neuroinflamación y los efectos tóxicos que experimenta el cerebro ante la ingesta de alcohol.

El estudio consistió en administrar alcohol a los animales del laboratorio, a la vez que los inyectaban con la molécula citada. De esta manera pudieron comprobar que la OEA poseía propiedades antiinflamatorias capaces de combatir la neuroinflamación exacerbada y de prevenir daños cerebrales severos.

La especialista afirma que aún no se han realizado estudios fiables sobre la capacidad de la molécula de aliviar y amortiguar las resacas. Aunque, confía, no sería algo tan descabellado ya que si puede prevenir los efectos del alcohol antes de que este ingrese al torrente sanguíneo; quizás pueda apaliar los síntomas después de que el alcohol llegue al cerebro. Esta conclusión se basa en que la moécula OEA ha demostrado ser eficaz ante la anhedonia (estados emocionales negativos).

¿Cómo continúa el estudio?

Lee también: “¿Te sonrojas al beber alcohol? ¡Cuidado puede ser la señal de un infarto!”

Las energías están puestas en terminar las experimentaciones y poder desarrollar un tratamiento preventivo que proteja la corteza cerebral. Para ello, ya se han comenzado las campañas de reclutamiento de voluntarios. El objetivo final, en caso de que los resultados sean los esperados, es fabricar una terapia farmacológica capaz de tratar todos los tipos de abuso de alcohol.