,

Conoce los Hoyuelos de Venus y por qué estos orificios en la espalda te convierten en alguien muy especial.

Los hoyuelos de Venus se ubican en la parte posterior de nuestro cuerpo. La mitología romana tiene una linda explicación para ellos donde se los conecta directamente con la belleza. Actualmente conocemos que también hablan sobre nuestro estado de salud y capacidades físicas. Sin lugar a dudas, las personas que los poseen son especiales.

Los hoyuelos de Venus, también llamados pozos de Venus, son pequeños orificios ubicados en la zona inferior de la espalda de las mujeres. Algunos hombres también los poseen y se denominan Hoyuelos de Apolo. Anatómicamente hablando, son pequeñas depresiones ubicadas en la zona lumbar y se denominan “fosas lumbares laterales”. Se forman a partir de la unión de dos huesos pélvicos y no son visibles en todas las personas. Específicamente, se encuentran dentro del rombo de Michaelis: espacio comprendido entre la apófisis espinosa, las espinas ilíacas y la unión de los glúteos.

¿Por qué algunas personas no poseen los hoyuelos de Venus o Apolo? Porque es necesario tener cierta predisposición genética y el tamaño adecuado en los ligamentos. Cuando estos dos factores no se cumplen, los orificios no son visibles.

Si eres una de esas personas afortunadas, te contamos qué significan, por qué se han convertido en un arma de seducción y cuál es la leyenda que los avala.

Los hoyuelos de Venus.

Cuenta la leyenda, que la diosa romana del amor Venus, al momento de dar a luz, marcaba a todos sus hijos con dos dedos en la espalda. Así, siempre podría identificarlos de entre el montón y llevarían por siempre, la marca de la belleza con ellos.

Esta hermosa historia ya nos acerca a la idea que se ha generalizado en estos tiempos: los hoyuelos de Venus son extremadamente sensuales y bellos. Si bien tanto hombres como mujeres pueden tenerlos, se han convertido en una gran arma de seducción entre las féminas. Incluso, hay páginas completas en sitios de Internet, dedicadas a estos pequeños orificios que, al parecer, despiertan mucho fetichismo.

Si de salud hablamos, los pozos de Venus se encuentran en un lugar donde no existe músculo, por lo que las personas que lo poseen tienen muy bajo porcentaje de grasa corporal. No sólo hablamos de personas delgadas, sino más bien saludables.

Además, se sabe que estas afortunadas personas cuentan con una excelente circulación sanguínea, por lo que los hoyuelos de Venus han sido agregados a la lista de zonas erógenas del cuerpo. Es un área muy sensible y puede ser utilizada para estimular a tu pareja: masajea los orificios suavemente para una experiencia sensitiva inexplicable.

Si bien hemos mencionado que estos hoyuelos dependen en gran medida de una predisposición genética, existen algunos consejos para lograrlos. Como primera medida, será necesario perder gran parte de la grasa corporal ya que una delgada capa de grasa puede ocultarlos fácilmente. Lleva una vida saludable y haz ejercicios con regularidad, posiblemente, con el paso del tiempo, consigas los hoyuelos de Venus, una nueva y eficaz arma de seducción.