La Planta De La Inmortalidad – Aloe Vera Elimina La Grasa Y Cura Más De 50 Enfermedades!

Fueron los antiguos egipcios los primeros en conocer las bondades de esta planta, a la cual llamaron “la de la inmortalidad”. Hoy conocemos muchos de los milagros del aloe vera, aunque es muy importante saber cómo aplicarlo de manera correcta. Aquí te contamos las maravillosas propiedades curativas que posee y cómo llevar a cabo tratamientos simples y sencillos.

Un poco de historia

Antes de conocer cuáles son los milagros del aloe vera, descubramos un poco más sobre su historia y origen. Se la considera una planta milenaria ya que existen datos de ella desde hace siglos. Es originaria del norte y este de África, su nombre “aloe vera” significa “amargo” en árabe. También es conocida como sábila o sávila. Los primeros datos que se obtienen de ella provienen de los antiguos egipcios. Hace más de 5000 años, ellos realizaron representaciones pictóricas de esta planta, sobre algunas tumbas y monumentos. Incluso, se encontraron papiros.

En esa antigua civilización, los sacerdotes y alquimistas eran los que poseían el conocimiento para emplear el aloe. Lo utilizaban en diversos tratamientos cosméticos, espirituales y medicinales:

  • Cleopatra lo utilizaba como humectante.
  • Era uno de los ingredientes principales empleado a la hora de embalsamar faraones.
  • Se lo colgaba en las casas como amuleto de protección.
  • Era regalado a los novios para ayudar a la fertilidad.
  • Era entregado en cada nuevo comercio u hogar como símbolo de buena fortuna.
  • Lo aplicaban sobre lesiones y quemaduras para facilitar la cicatrización.
  • Consumían su extracto como tratamiento de problemas digestivos (indigestión, diarrea, vómito, etc.)

Más adelante, los árabes ingresan la planta a Europa y ayudan a expandirlo. Los milagros del aloe vera comienzan a ser conocidos a gran escala. Allí comenzó el mercado de este producto. A través de prensas se le extraía el gel. Luego se sellaba en bolsas de piel de cabra y se secaba al sol.

Los milagros del aloe vera se deben a sus múltiples propiedades

los milagros del aloe vera

Si conoces el aloe, sabrás que las hojas cuentan con dos partes principales. Por un lado, está la corteza verde que recubre toda la hoja y por el otro, el gel. Sin embargo, existen otras partes importantes que cuentan con grandes beneficios. Una de ellas se denomina “Ácíbar de aloe”. Es un líquido amarillento presente en la base de la penca. Su sabor es realmente desagradable, de un amargo severo. Algunas personas saben preparar con él medicinas muy poderosas. Posee un porcentaje muy elevado de antraquinonas (compuestos orgánicos) que estimulan y promueven la salud gastrointestinal.

La parte comúnmente utilizada es el gel del aloe. Está compuesto por enzimas, minerales y muchos polisacáridos beneficiosos para nuestro cuerpo. El aloe aporta:

  • ácidos: glutamínico, linoleico, mirístico, oleico, fórmico, aspártico y palmítico.
  • minerales: calcio, magnesio, potasio, zinc, fósforo, hierro, aluminio y manganeso.
  • vitaminas: A, E, C, ácido fólico, niacina, tiamina y riboflavina
  • fitoesteroles
  • taninos
  • un aminoácido denominado arginina
  • carbohidratos: fructosa, glucosa, manosa acetilada, arabinosa y galactosa.

También puede interesarte: “Aprende a congelar aloe vera para tenerlo siempre a mano”

¿Para qué podemos utilizar el aloe vera?

Para combatir la acidez estomacal

Los milagros del aloe vera en cuanto a problemas gástricos son indiscutibles. Posee grandes propiedades antiulcéricas gracias a los polisacáridos. Éstos, recubren las mucosas gástricas evitando el daño en las paredes estomacales, por ejemplo. Este beneficio también favorece otros problemas como la acidez, la hernia de hiato, el reflujo, la gastritis y la inflamación.

Incluso se ha comprobado su efecto para evitar el desarrollo de la bacteria Helicobacter pylori. Este microorganismo es la causante de la gastritis crónica, llegando hasta la formación de úlceras.

Para llevar a cabo este tratamiento, debes diluir una cucharada de gel de aloe en un vaso de agua y beber, ante cualquier síntoma.

Para tratar problemas intestinales

Esta planta disminuye la irritación propia de las enfermedades intestinales y con ella, el dolor. También es un antiinflamatorio natural por lo que combate cólicos y malestares en general. Según las investigaciones, dependiendo de la gravedad, se deben consumir entre 75 ml y 150 ml de gel de aloe al día para tratar estas afecciones:

  • colitis ulcerosa
  • enfermedad inflamatoria intestinal
  • colon irritable
  • intestino permeable
  • enfermedad de Crohn

La dosis debe ser repartida en tres tomas. Ante un brote de la enfermedad o un avance intempestivo, el aloe vera pierde efecto. En tal caso, el paciente necesita un tratamiento específico.

Para reforzar el sistema inmunitario

Al ser un alimento rico en manosa acetilada tiene un accionar directo sobre el sistema inmune. Consumir aloe promueve el desarrollo de las defensas y las fortalece.

Para prevenir y combatir el cáncer

Algunos de los milagros del aloe vera se deben a su potencial para prevenir y combatir el cáncer. Los antioxidantes como la vitamina E, el beta sitosterol, betacarotenos, vitamina C, zinc, entre otros, poseen propiedades anticancerígenas. Actúa, en especial, contra el cáncer de mama, estómago, próstata y pulmón.

Para cuidar correctamente la piel

El aloe vera es una planta excelente para la piel. Es antiséptico, bactericida, antiinflamatorio, humectante y regenerador celular. Por ello, aplícalo sobre tu piel:

  • si necesitas curar una pequeña cortadura o lesión.
  • si necesitas cicatrizar una herida leve o mejorar el aspecto de una cicatriz. Colocar un trozo de gel de aloe sobre una herida es colocar una barrera muy similar a la piel. Por ello, el sangrado se detiene y se promueve la cicatrización rápida (sólo de lesiones menores). A su vez, desinfecta e impide que los gérmenes o bacterias infecten la herida.
  • para detener los síntomas de picaduras de insectos. Un trozo de gel de aloe puede mejorar erupciones, ardores, picazón, dolor, inflamación y refrescar la zona.
  • ante cualquier tipo de quemadura para una recuperación rápida, cicatrizar correctamente y aliviar el dolor.
  • si padeces psoriasis.
  • si padeces de herpes.
  • para curar orzuelos
  • si necesitas aliviar los síntomas de las anginas. Para ello, deberás realizar gárgaras con un trozo de aloe diluido en agua.
  • para aliviar los síntomas de las hemorroides y combatirlas, a través de un tratamiento regular.
  • es un astringente que limpia el cutis y lo deja renovado.
  • para humectar la piel después de la depilación.
  • si deseas un tratamiento efectivo contra el acné.