,

¿En qué momento deberíamos de empezar a preocuparnos por un dolor de cabeza?

Los peligros del dolor de cabeza

El dolor de cabeza suele ser para muchos, un padecimiento sumamente normal, ocasionado por causas claras, como lo pueden ser por ejemplo el estrés, la ansiedad, una mala postura, o un plato demasiado calórico. Más allá de esto, en ciertas ocasiones este padecimiento demasiado común, suele venir para alertarnos de que algo no anda bien en nuestro organísmo. Hoy te mostraremos cómo distinguir un dolor de cabeza normal, de uno más grave; conoce a continuación todos los peligros del dolor de cabeza.

Es muy común que los dolores de cabeza habituales, desaparezcan tras ingerir algún tipo de aspirina o medicamento de rápido efecto. Ahora bien, cuando esto no sucede, y los dolores se intensifican cada vez más, podemos estar refiriéndonos a las ya conocidas migrañas y cefaleas crónicas, padecimientos altamente molestos y dolorosos, que suelen llegar a afectar el estilo de vida de quienes los padecen.

Ahora bien, si nos referimos particularmente a los verdaderos peligros del dolor de cabeza, ¿cómo saber cuando uno de estos dolores van más allá de un simple aaque de estrés o una migraña? A continuación te mostramos 3 aspectos básicos que todos deberíamos de saber, al momento de saber si un dolor de cabeza es grave o no.

Los peligros del dolor de cabeza: ¿cuándo este padecimiento es considerado de gravedad?

peligros-del-dolor-de-cabeza

Recientemente, la Universidad de Harvard ha realizado un estudio en base al dolor de cabeza, y para el alivio de todos, los resultados de dicha prueba confirman que en el 95% de los casos un dolor de cabeza no es síntoma de nada grave.

Más allá de esto, también es verdad que si bien en la mayoría de los casos los peligros del dolor de cabeza no son reales, este padecimiento si puede tornarse demasiado molesto e incómodo para quienes lo padecen de manera crónica.

Padecimientos como la depresión, el lupus, la migraña o la artritis, suelen estar directamente asociados al dolor de cabeza como síntoma, y si bien para muchos este tipo de enfermedades son consideradas “socialmente invisibles”, te aseguramos que para quienes las padecen pueden llegar a convertirse en un inquietante tormento en su día a día.

Veamos a continuación, cuales son los 3 aspectos claves que nos indican que un dolor de cabeza o una cefalea, ya pasan de ser normales.

1. ¿Cuándo debemos de preocuparnos por un dolor de cabeza?

La Universidad de Harvard, ha establecido una serie de patrones puntuales, mediante los cuales podemos tener una clara referencia en cuanto a si un dolor de cabeza es grave o no. Estos son algunos de estos patrones:

  • Si previamente podíamos aliviar el dolor mediante el consumo de algún analgésico o medicamente, pero actualmente ya este tipo de remedios no resultan efectivos y los dolores siguen haciéndose presentes, debemos de consultar al médico.
  • Si puedes catalogar tu dolor de cabeza como “el peor dolor de cabeza que has sufrido en tu vida”, te aconsejamos también que consultes a un médico.
  • Cuando el dolor de cabeza incrementa al movernos o toser, tampoco es normal.
  • Claramente, si el dolor de cabeza te impide realizar tus actividades cotidianas frecuentes, también es grave y debes de consultar a un médico.
  • Existen personas, que se tornan irritables o agresivas al sufrir de dolor de cabeza. Esto tampoco es normal.
  • Si el dolor de cabeza viene acompañado de otros síntomas, como por ejemplo lo pueden ser la dificultad al momento de hablar o respirar, las náuseas, la vista borrosa o los ojos inflamados, debemos de asistir de inmediato a urgencias.
  • Si el dolor de cabeza aparece de pronto cada noche, tampoco es normal según los expertos.
  • Si tras darnos un golpe en la cabeza el dolor persiste por demasiado tiempo, es recomendable ir a urgencias lo antes posible.

2. Los peligros del dolor de cabeza: el ictus

Los accidentes cerebrovasculares suelen ser uno de los mayores temores médicos, ante un dolor de cabeza que sale de sus criterios normales. Los ictus, pueden llegar a presentarse tanto en personas jovenes como en aquellas de avanzada edad. Estas son 6 señales de advertencia al momento de detectar un accidente cardiovascular:

  1. De un momento a otro perdemos fortaleza en un lado de nuestro cuerpo; en una pierna, en un brazo, en uno de los lados de la cara, etc…
  2. “El peor dolor de cabeza que he sufrido en mi vida”, puede ser síntoma claro de un accidente cardiovascular.
  3. Intenso hormigueo en uno de los lados del cuerpo (lado derecho o lado izquierdo).
  4. Pérdida de la visión por parte de un solo ojo.
  5. Dificultad al momento de hablar o expresarnos de alguna manera.
  6. Antes de sufrir un ictus, es también muy común sentir sensaciones de inestabilidad, vértigo o desequilibrio.

3. El “demonio de los dolores de cabeza”

Sin duda alguna las migrañas y cefaleas, suelen ser considerados como los peores dolores de cabeza. Más allá de esto, según los expertos y quienes lo han padecido, la cefalea en racimos es el peor dolor de cabeza existente, capaz incluso de paralizarnos por un par de horas.

La cefalea en racimos, si bien puede asustarnos demasiado, no es un padecimiento grave según los especialístas médicos, y no dejará daños graves en nuestro organísmo.

Aquí algunos datos sobre este intenso dolor de cabeza:

  • La cefalea en racimos afecta tan solo a un 1% de la población mundial, y especialmente a hombres.
  • Se trata de un dolor demasiado intenso, que puede llegar a durar de 15 a 90 minutos, y repetirse más de una vez en el día.
  • La cefalea en racimos, se relaciona directamente con ciertos problemas en el área del hipotálamo y también en nuestro rítmo cardíaco. Estos aspectos, en ocasiones pueden ser provocados por un mal sueño, demasiado estrés o un estilo de vida poco saludable.

En conclusión, un dolor de cabeza suele ser en la mayoría de las veces un padecimiento sin mayor importancia, asociado al cansancio mental, los cambios hormonales u otros factores similares.

Ahora bien, si tu dolor de cabeza no te permite realizar tus tareas cotidianas debido a su intensidad, es altamente recomendable que consultes de inmediato a tu médico.