,

Los problemas en el rostro podrían indicar enfermedades en otras áreas del cuerpo.

Dicen que los ojos son el reflejo del alma. Parece que el rostro es el espejo de todo nuestro organismo, ya que sería el que nos advierte de múltiples problemas de salud, sólo que nosotros no podemos ver. Nuestra cara es la parte más visible de nosotros y nos preocupamos por mantenerla saludable y radiante, sin advertir que los problemas cutáneos en ella pueden ser síntomas de enfermedades en otras partes del cuerpo.

Según la Medicina Tradicional China, la piel es la primera en mostrar signos y señales que advierten otros problemas de salud. La mayoría de las medicinas orientales toman al paciente como un todo integrado y lo analizan de forma holística. De allí la importancia de relacionar la piel con el resto de los órganos.

A continuación, te presentamos los problemas más comunes en el rostro que pueden denotar otras enfermedades en los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo. ¡Presta mucha atención a lo que tu piel tiene para decirte!

Áreas del rostro que indican problemas en otras partes del cuerpo.

Antes de gastar en costosos tratamientos faciales, analiza si no estás teniendo otros tipos de síntomas y visita a un especialista que te ayude en el diagnóstico. Algunos de los problemas pueden ser erupciones, sarpullidos, acné, eczemas, resecamiento, etc.  Te contamos las causas que pueden estar desencadenando enfermedades cutáneas en tu cara. Los lugares más frecuentes son:

1. Frente.

Si presentas problemas en la frente como piel grasa y acné, puede deberse tanto a inconvenientes en tu intestino delgado, como también en tu vejiga. Puede deberse a que posees una dieta elevada en calorías y basada en alimentos procesados, azucarados y refinados. Esto está desencadenando una mala digestión y una incorrecta depuración del organismo. Evita también el consumo de alcohol ya que sólo acumularás más toxinas. Algo similar ocurre con el estrés ya que impedirá que asimiles bien los alimentos y que puedas desintoxicar el cuerpo.

2. Entrecejo.

Al igual que en la frente, el entrecejo puede presentar acumulación de grasitud y presencia de acné pero por afecciones en el hígado. Las causas más comunes de los problemas en esta área, es una dieta desequilibrada con una ingesta elevada de carnes rojas. También puede deberse a un inconveniente digestivo por ser alérgico o intolerante a algún alimento que estás consumiendo.

Lee también: “Las 6 mejores frutas para combatir el hígado graso”

3. Ojos y su circunferencia.

Los problemas en los párpados o en la circunferencia que rodea al ojo, como manchas oscuras o cambios en la pigmentación de la piel, inflamación, ojeras grises o capilares muy marcados; se debe a problemas en los riñones. Específicamente, puede tratarse de una mala circulación sanguínea, problemas en el ritmo cardíaco (arritmias o taquicardias) o inconvenientes por un tabaquismo severo que interfiere en el flujo sanguíneo y en las funciones renales.

Lee también: “4 sopas para depurar el hígado y los riñones”

4. Nariz.

La nariz es un área muy afectada por el acné y la piel grasa. Pero si, además, presenta manchas oscuras en ella o a su alrededor, puede deberse a problemas de corazón. Las causas más comunes son por contaminación ambiental, por una mala circulación sanguínea de todo el cuerpo, por una hipertensión, por tener meteorismo, por un exceso de producción de gases o por estar demasiado tiempo encerrado respirando “aire viciado”.

5. Mejillas.

Las mejillas con acné, irritación, manchas oscuras o demasiado pálidas, pueden denotar problemas en los riñones y en los pulmones. Esto puede ser causado por un consumo excesivo de azúcar que ha elevado demasiado los niveles de glucosa en sangre, por el tabaquismo, por una alimentación chatarra o por niveles excesivos de estrés.

Lee también: “¿Te estresas con frecuencia? Pon en práctica esta terapia japonesa para relajarte”

6. Boca y barbilla.

La falta de color en los labios, la resequedad, las manchas oscuras o las llagas en esta zona, son el reflejo de problemas estomacales. Pueden originarse por una alimentación rica en grasas, por una ingesta elevada de cafeína, de alcohol o de azúcar (o una suma de los tres) y por problemas de sueño. El estrés puede ser otro desencadenante de problemas estomacales.

Lee también: “6 posturas de yoga que te ayudarán a dormir mejor”