, ,

¿Mala postura corporal? ¡Éstas son las consecuencias para tu salud!

Si bien nuestra postura corporal está relacionada frecuentemente a cuestiones estéticas, la realidad indica que cuidarla es una cuestión de salud. Adoptar una correcta postura del cuerpo nos ayudará a mantener el cuerpo en buen estado. Por el contrario, tener la columna desalineada puede derivar en múltiples problemas físicos y afectar considerablemente nuestra calidad de vida.

La columna vertebral es el centro de nuestro organismo, es la encargada de permitirnos cada uno de los movimientos. A lo largo del día, el cuerpo adopta diferentes posiciones y debe realizar diferentes fuerzas. Es necesario conocer la manera correcta de movernos para evitar posibles lesiones. Cuando tenemos una postura correcta caminamos mejor, evitamos dolores, contracturas, lumbalgias, tirones, etc.

La columna está en relación con todas las partes de nuestro cuerpo, por lo que no adoptar una postura correcta puede repercutir en la cadera, rodillas, pies, cuello, cintura, etc. Si bien el desgaste físico no es inmediato, al correr los años el estado físico comenzará a deteriorarse y las molestias se convertirán en dolores crónicos.

Los tratamientos para mejorar la postura son variados y alguno de ellos, muy dolorosos. Procura comenzar lo antes posible para enderezar la columna a través de ejercicios, yoga o practicando natación. Hoy te contamos las consecuencias físicas de llevar una postura corporal incorrecta.

Consecuencias para la salud de adoptar una mala postura corporal.

  • Dolores lumbares.
    Los dolores lumbares son muy comunes en las personas que poseen una columna “muy quebrada hacia atrás”. Ésta postura se caracteriza por tener el trasero salido hacia afuera, afectando gravemente la cintura. Las molestias se intensifican cuando la persona permanece demasiado tiempo de pie, agravándose con el uso excesivo de tacones.

Otro motivo que puede generar dolores lumbares es realizar una fuerza en una postura incorrecta. Al levantar un objeto pesado y realizar la fuerza con la espalda sin ayudarse por los músculos de brazos y piernas, las lumbares pueden verse dañadas.

La molestia puede comenzar en la parte baja de la espalda pero luego extenderse hacia los glúteos. La persona comenzará a sentir una gran pesadez en sus piernas.

Lee también:7 estiramientos en sólo 7 minutos para aliviar por completo el dolor de espalda

  • Dolores en la parte media de la espalda.

Los dolores en la parte central de la espalda son comunes cuando la postura que adopta la persona, lleva los hombros demasiado al frente, encorvando la parte dorsal de la columna de una forma exagerada. También puede comenzar cuando la persona está demasiado tiempo de pie, tirando la barriga hacia el frente.

Notarás estas molestias como dolores punzantes intermitentes, a lo largo de toda la parte media de la espalda.

  • Contracturas en el cuello y en el músculo trapecio.

Las contracturas y punciones en las vértebras cervicales, suelen ocurrir cuando la persona mira demasiado tiempo hacia el frente o hacia arriba, afectando el cuello y contracturando los músculos.

Otra situación que puede generar una contractura es ejercer demasiada presión en el área, o tensar los músculos al hacer una fuerza o al tener algún disgusto. Estas contracturas son las más comunes ya que forman parte de una respuesta corporal al estrés.

Lee también:Remedio Casero para el dolor de espalda

  • Barriga abultada.

Cuando la columna es la que realiza toda la fuerza sin apoyarse en los músculos que la rodean, los abdominales suelen perder fuerza y suelen quedar en un estado flácido. Esto da una imagen de vientre abultado. La mayoría de las personas que sufren esto, sólo con realizar algunos ejercicios pueden cambiar la postura.

Esto sucede cuando la columna vertebral adopta una posición demasiado arqueada, provocando que los músculos se aflojen.

  • Mayor probabilidad de lesiones.

No conocer de qué manera colocar nuestro cuerpo, aumenta los riesgos de lesiones al realizar cualquier actividad común. Con cada movimiento, debemos adoptar la postura correcta para flexionarnos mejor, realizar una fuerza sin contracturarnos y mantenernos derechos trabajando los músculos. De esta forma, podremos distribuir mejor el peso corporal y no sufrir ningún tipo de daños.

Algunos consejos para adoptar una postura corporal correcta.

Ahora que conocemos los riesgos de tener una postura corporal incorrecta, conozcamos algunos factores claves a tener en cuenta para lograr la mejor posición, en todo momento y lugar, y prevenir lesiones:

  • Al sentarse: Coloca tu espalda erguida y procura apoyarla completamente en el respaldar, en caso de existir uno. Sino, tensa los músculos abdominales que te ayudarán a mantenerte derecho. Los hombros deben estar hacia atrás, pero relajados. Las plantas de los pies, apoyadas en el suelo. Disminuye al máximo la costumbre de cruzar las piernas ya que puede afectar en la circulación y cansar los músculos.
  • Al estar de pie: Contrae los abdominales para mantenerte erguido. El pecho al frente, los hombros relajados. Semi flexiona las rodillas para que trabajen los músculos. Procura no pasar el peso del cuerpo de un lado a otro ya que esto te agotará más rápidamente. Equilibra el peso en ambos pies.
  • Al caminar: Tu rostro debe ir mirando al frente, con el cuello derecho y erguido. Mantén la cabeza siempre hacia adelante para evitar problemas cervicales. Si deseas mirar al suelo, baja la vista sin mover la cabeza.
    Presta atención a cada paso que des: primero debes apoyar el talón, paulatinamente la planta, hasta llegar a la punta.
  • Al correr: Coloca los brazos flexionados en ángulo recto para no contracturar la espalda. Pecho al frente y abdominales contraídos. En este caso, el impacto no debe recaer sobre los talones ya que puedes lesionar la columna.
  • Al dormir: Duerme en posición fetal para evitar dolores: de lado con las rodillas flexionadas para alinear la columna.