Cómo determinar la salud de sus riñones, hormonas y hígado al mirar su rostro

Dime cómo luce la piel de tu cara y te diré qué comes

El mapeo del rostro se ha utilizado durante siglos para advertir diversos problemas de salud. En esta oportunidad analizaremos aquellos problemas cutáneos de la cara que se relacionan directamente con los malos hábitos alimenticios. Conoce si presentas algún desorden en tu dieta y de qué manera puedes resolverlo.

Análisis del rostro según la Dra. Nigma Talib

La Dra. Nigma Talib es una renombrada naturópata y especialista en cuidados de la piel. En su libro “Revierte los signos del envejecimiento” utiliza el mapeo del rostro para diagnosticar excesos y problemas en la dieta. Se denomina mapeo del rostro a una división exacta de la cara, la cual se analiza minuciosamente para conocer el estado de salud de la persona. En reflexología, por ejemplo, se utiliza un mapeo de los pies.

Nuestros hábitos alimenticios, especialmente el tipo de dieta que llevamos, delimitan, en gran parte, nuestro estado de salud general. La piel, en especial la del rostro, es capaz de reflejar esto. Una dieta correctamente equilibrada es suficiente para hacernos ver radiantes, mientras que un exceso de comida estropeará rápidamente el cutis. Esta misma teoría es explicada por la Dra. Talib en toda su carrera.

Mapeo del rostro: Problemas en el rostro debido a malos hábitos alimenticios

La Dra. es capaz de diagnosticar un desorden o exceso a simple vista. Los carbohidratos, el consumo excesivo de alcohol, las intolerancias alimenticias o las alergias pueden ser advertidas inmediatamente. Muchos signos de envejecimiento como líneas de expresión, bolsas, “patas de gallo” y manchas se originan en nuestra dieta. Esto ocurre debido a los desbalances hormonales y los procesos químicos que aceleran el envejecimiento, promoviendo la acción de los radicales libres.

También puede interesarte: “SECRETO REVELADO: Esto es lo que utilizan las mujeres japonesas para mantener un cutis perfecto”

Guiándose por el mapeo del rostro, la especialista dividió los diferentes diagnósticos de acuerdo a los signos visibles de envejecimiento:

1. Rostro de gluten

Las personas con cierta intolerancia al gluten desarrollan manchas pigmentadas en la zona de la barbilla. Estos parches no son molestos, no dan picazón, ni ardor. Otra característica suele ser la rosácea en la zona de las mejillas, las cuales también se ven inflamadas.

Para saber si este es tu problema, elimina por completo el gluten de la dieta al menos por una semana. Si notas cambios, comienza a incorporarlo poco a poco y sólo consume una porción pequeña a diario. No es necesario que lleves una dieta celíaca al 100%, sino que tendrás que realizar un control adecuado. Los celíacos experimentan síntomas más serios y severos.

2. Rostro de alcohol

El rostro de alcohol presenta líneas de expresión naso-labiales muy profundas. Existe un enrojecimiento de mejillas, ceño y nariz, a la vez que la piel está visiblemente deshidratada. Producto de ello, los párpados se caen y los poros se expanden.

Como el cuerpo utiliza el agua para liberarse de la sustancia química nociva (alcohol) el organismo se deshidrata. La piel es una de las más afectadas. Las personas que beben mucho alcohol poseen todas estas características en la cara.

3. Rostro de lácteos

Según las investigaciones, el 75% de la población mundial presenta algún grado de intolerancia a la lactosa. Si bien los síntomas pueden ser imperceptibles, quizás estés dentro de ese porcentaje sin saberlo. Las personas que consumen lácteos en exceso o tienen intolerancia a ellos desarrollan ojeras oscuras y párpados hinchados. La barbilla se inflama y aparecen manchas blanquecinas.

4. Rostro de azúcar

El rostro de azúcar (cuando la persona come en exceso) se caracteriza por presentar un color pastel, blanquecino o grisáceo. La piel tiende a volverse más delgada lo que da lugar a múltiples arrugas en la frente y alrededor de los ojos. A su vez, favorece la flacidez debajo de los ojos. El azúcar quita flexibilidad a la piel e impide una correcta regeneración.

Otro problema común del rostro de azúcar es la aparición de pústulas dolorosas y muy molestas. Según el mapeo del rostro, la frente se conecta con el aparato digestivo, por ello es común ver estas erupciones en esa zona (igual que las arrugas).