, ,

Masticar ajo diariamente, durante 3 minutos y estas cosas sorprendentes ocurrirán en tu cuerpo.

Aunque muchos creen que el consumo diario de ajo es el verdadero secreto, algunos estudios han confirmado que con masticar ajo diariamente durante 3 minutos, es suficiente para que los compuestos activos penetren en el cuerpo y comiencen a actuar en nuestro beneficio. Te contamos los secretos que siempre quisiste conocer.

Para nosotros, los amantes de la medicina natural y de las comidas saludables, no es novedad que el ajo es uno de los ingredientes más poderosos de toda la naturaleza. Sus propiedades medicinales superan ampliamente a muchos de los remedios farmacológicos que conocemos.

Sus particularidades y beneficios, se deben principalmente a sus compuestos azufrados que lo dotan de grandes poderes terapéuticos. Cuando el diente de ajo se rompe, ya sea porque se corta, se pica, se machaca o se mastica, las sustancias se mezclan y forman un nuevo compuesto azufrado llamado “alicina”.

La alicina puede penetrar, a través del sistema digestivo, a nuestro sistema circulatorio y desde allí, dirigirse a todos los órganos del cuerpo. Además de ser muy beneficioso para la sangre, importantes órganos vitales como el hígado, el páncreas o los riñones, se ven beneficiados con el ajo.

En China, y desde hace siglos, se conoce un remedio tradicional que consta sólo de masticar ajo diariamente durante un tiempo determinado. Si estás interesado en mejorar considerablemente tu estado de salud, practica esto.

Masticar ajo diariamente, por 3 minutos.

Desde hace siglos, en diferentes culturas de todo el mundo, se utiliza el ajo para curar múltiples enfermedades y sanar diferentes dolencias. Sus propiedades se relacionan directamente con la salud cardíaca y del sistema circulatorio, aunque con los años se pudo comprobar que beneficia a todo el cuerpo por igual, en diferente medida.

Ayuda a regular la presión arterial, es excelente para mantener los niveles de colesterol malo bajo control, previene enfermedades coronarias, infartos y combate la arteriosclerosis. Además mejora todos los procesos que intervienen en el sistema digestivo, disminuye la acidez estomacal y combate los microorganismos nocivos que se alojan en los intestinos. Sus propiedades anticancerígenas son excelentes para combatir y prevenir el cáncer de mama, próstata y pulmón.

Si bien muchas personas lo consumen regularmente para mejorar su estado de salud, se ha comprobado que es mejor masticar ajo diariamente y luego escupirlo, que tragar un diente entero sin masticar. Sigue estos consejos para llevar a cabo un tratamiento eficaz:

  • La mejor forma para aprovechar sus beneficios y nutrientes, es consumirlo crudo.
  • Realiza el tratamiento por la mañana, a primera hora, 20 minutos antes del desayuno.
  • Pela un diente de ajo, colócalo en tu boca y mastícalo durante 3 minutos. La alicina se desprenderá del alimento e ingresará al torrente sanguíneo limpiando, en primer lugar, todos los vasos sanguíneos y capilares. En segundo lugar, será un excelente bactericida que mejorará tu salud bucal.
  • Ya en el torrente sanguíneo, el ajo actuará en todos los órganos y depurará el cuerpo. Eliminarás toxinas y químicos.
  • Después de 3 minutos escupe el ajo y enjuaga tu boca. Mastica perejil o granos de café para quitarte el sabor y mejorar el aliento.

Continúa el tratamiento a diario. En pocos días será un excelente tratamiento para combatir la anemia, la bronquitis, gripe y otras enfermedades respiratorias, enfermedades renales, hepáticas, gástricas y circulatorias.