,

Con este sencillo método podrás germinar semillas en una botella reciclada. ¡Prepara tu jardín para la primavera!

Germinar semillas en una botella es bastante sencillo, con éste método, no solo estamos reciclando y cuidando el medio ambiente, sino que también estamos preservando nuestro organismo; consumiendo alimentos saludables con un alto poder nutricional y libres de herbicidas, fungicidas y demás productos químicos.

Reciclar botellas de plástico es muy bueno para la conservación del medio ambiente. Todos tenemos en nuestra mano la posibilidad de hacerlo, es algo que deberíamos convertir en un hábito para ayudar y cuidar nuestro planeta. Las botellas de plástico son, después de las de vidrio, las que más tiempo tardan en degradarse (entre 100 y 1000 años dependiendo del tamaño y del tipo de plástico). Más adelante te brindaremos una opción para germinar semillas en una botella de plástico y así aportar tu granito de arena en el cuidado del medio ambiente.

Germinar semillas es una forma simple de recibir mejor nutrición. Estudios indican que las plantas resultantes de semillas germinadas poseen vitaminas y enzimas que no presentan las sin germinar. Los brotes germinados y la hierba joven poseen la fuerza concentrada de la planta, contienen todo su potencial de desarrollo y energía vital.

Se pueden hacer germinar casi cualquier semilla comestible:

  • Legumbres: lentejas, garbanzos, judías, soja verde…
  • Cereales: avena, trigo…
  • Frutos secos: anacardos, almendras, nuez o cacahuate…
  • Verduras: acelga, lechuga, achicoria, rúcula…
  • Otras semillas: sésamo, apio, quinoa, girasol, maíz, tomate, zapallo…

Cuando llega el buen tiempo estás deseando tener tus plantas, tus flores, preparar el jardín, o tener un hermoso huerto.  Pues bien, ¡aquí verás cómo hacer para germinar semillas en una botella durante el invierno! De esta manera tus plantas estarán listas para ser trasplantadas en primavera.

El método es fácil, rápido, económico y divertido. Reutilizaremos botellas de leche o zumos. Los factores climáticos tales como la lluvia, el sol radiante o incluso hasta la nieve no serán impedimentos para el crecimiento favorable de nuestras plantas.

¿Cómo germinar semillas en una botella de plástico?

  1. Lo primero a realizar para germinar semillas en una botella, es limpiar muy bien un recipiente grande de leche o zumo. Quítale la tapa.
  2. Con tijera o cuchillo corta la botella dejando aproximadamente 10 centímetros de base. No cortes toda la circunferencia, deja un par de centímetros sin cortar justo por debajo del mango para formar una tapa.
  3. Con ayuda de una herramienta con punta como por ejemplo un destornillador haz 10 agujeros en la parte inferior para que drene el agua. Coloca un trozo de madera debajo para no dañar la superficie de trabajo.
  4. Pon el nombre de cada planta en una etiqueta, ésta te ayudará a diferenciar las plantas luego de que retires la tapa de la botella en primavera. Puedes también poner el nombre fuera de la botella.
  5. Para germinar semillas en una botella, llena la mitad inferior de la misma con la mezcla de tierra para macetas pre humedecida hasta 2 centímetros del borde. No debe estar mojada. Coloca las semillas en agujeros realizados previamente (puedes ayudarte con la punta de un lápiz).
  6. Después de haber ubicado las semillas une la parte inferior con la superior de la botella y pégalas con cinta adhesiva de color claro.
  7. Ya están listas para estar al aire libre. Las semillas tendrán calor y humedad ya que el recipiente actúa como un invernadero. El recipiente debe estar donde reciba luz solar. Puedes colocar varias botellas juntas para obtener mayor estabilidad.
  8. En los días cálidos saca la parte superior durante el día y vuelve a unirla por la noche. Vigila que la tierra permanezca húmeda.
  9. En primavera tendrás unas hermosas plantas listas para ser trasplantadas. ¡Germinar semillas en una botella nunca ha sido tan fácil!

Trasplante de plantas (luego de germinar semillas en una botella).

  • Se realiza normalmente cuando las plantas pequeñas han desarrollado su segundo par de hojas (el primero no cuenta porque son los cotiledones) o un tamaño de 4 o 5 cm. El trasplante se realiza en la sombra y siempre tomando las plantas por una hoja, nunca por el tallo.
  • Cuando la planta trasplantada haya alcanzado un tamaño considerable y la botella le quede pequeña trasplántala a una maceta mayor o al jardín.
  • Antes de sacar las plantas para trasplantarlas al sitio definitivo, riégala. Así será más fácil extraer todo el cepellón (golpea la base de la botella para que salga sin dificultad).
  • Aprovecha el momento en el que saques las plantas para trasplantarlas y recorta un poco las raíces, favorecerás un crecimiento más vigoroso y frondoso. El hecho de cortar/romper las raíces en el transcurso de esta operación favorece la formación de abundantes ramificaciones, lo que proporciona a la planta un mejor sistema radicular. No realices este proceso en plantas sensibles a la manipulación de sus raíces.