Micción frecuente: ¿Tengo una vejiga hiperactiva o me están dañando los alimentos que consumo?

La micción frecuente puede ser un problema al que te enfrentas cotidianamente, sin embargo debes saber que algo no está bien. Puede deberse a un problema denominado “vejiga hiperactiva” o puedes estar consumiendo alimentos que no te benefician.

Orinar es una acción natural, prácticamente inconsciente: sentimos ganas y acudimos al baño. Sólo eso. Sin embargo, a veces nos encontramos con situaciones donde minutos después de haber orinado, sentimos muchas ganas nuevamente. Descartando todo tipo de infección urinaria, esto no debería ser algo común.

Si crees que la micción frecuente está siendo algo repetitivo en tu vida, deberás barajar la idea de que se trata de un problema de salud. Por un lado, debes saber que existe una patología denominada “vejiga hiperactiva” que necesita tratamientos y cuidados. Por el otro, deberás prestar mucha atención a tu dieta ya que quizás eres sensible a algún tipo de alimento y todavía no lo sabes.

Micción frecuente por una vejiga hiperactiva.

Se denomina vejiga hiperactiva cuando la persona orina frecuentemente y hasta puede sufrir problemas de incontinencia. Para ser diagnosticado con este problema, el sujeto debe orinar más de ocho veces al día y más de dos veces por la noche. Además de una micción frecuente, las ganas son inmediatas y repentinas, lo que provoca incontinencia.

Es un problema más común de lo que se cree sólo que, generalmente, las personas sienten vergüenza de admitirlo. Existen numerosos tratamientos que no incluyen cirugía, cuando la persona sufre de vejiga hiperactiva sin sufrir de incontinencia. Es muy importante que puedas mencionárselo a tu médico de cabecera para que pueda encontrar la raíz de tu problema de micción frecuente por vejiga hiperactiva. Ésta no sólo es una afección propia de la vejez, puede afectar a personas de cualquier edad.

Micción frecuente por un error en la alimentación.

Si bien no padeces de vejiga hiperactiva, puedes ser sensible a ciertos alimentos diuréticos que estimulan el organismo y te están haciendo perder demasiado líquido. Estos son los alimentos que pueden desencadenar un problema de micción frecuente:

  • Alcohol.

Quizás esto te resulte una obviedad porque siempre que tomas alcohol debes orinar muchas veces. ¿Sabes por qué sucede? El alcohol es una sustancia que el cuerpo considera “veneno” ya que interfiere en los neurotransmisores del cerebro. Por este motivo, una vez que ingresa al torrente sanguíneo, el cuerpo utiliza todas las reservas de agua, exige al máximos los riñones y comienza un trabajo de filtrado. Así, el organismo trata de expulsar esas toxinas a través de la orina y provoca un problema de micción frecuente.

  • Cafeína.

La cafeína tiene propiedades diuréticas. Si bebes café cotidianamente, ésa puede ser la razón de un aumento en la cantidad de veces que orinas. En este grupo entran todos los alimentos con cafeína como gaseosas carbonatadas y chocolates. Incluso las infusiones con teína, un compuesto similar a la cafeína, provocan lo mismo en el organismo.

Además, todos estos alimentos son ácidos. La acidez es la eterna enemiga de las vejigas sensibles.

  • Alimentos ácidos.

Como mencionábamos, los ácidos son un irritante de la vejiga. Si ya sufres de cierta sensibilidad, estos alimentos te harán ir al baño continuamente: frutas cítricas, piña, uvas, tomates, arándanos, condimentos a base de vinagres, aderezos, salsas con tomate, etc. Antes de agregar un aderezo o consumir un alimento, verifica en la etiqueta si está elaborado con algún tipo de vinagre.

  • Edulcorantes artificiales.

La cantidad de compuestos sintéticos de los edulcorantes artificiales los vuelven un medio ácido que irrita la vejiga y hace trabajar a los riñones más de la cuenta. Trata de eliminar los edulcorantes artificiales de tu dieta y notarás una considerable mejoría. Endulza con un poco de miel o con stevia, un endulzante natural.

  • Los picantes.

Las comidas y alimentos picantes también provocan micción frecuente. Si gustas mucho de este tipo de alimentos, pero sufres de una vejiga sensible, puedes moderar el consumo. Además de los chiles y las pimientas, en este grupo entran también los rábanos, morrones o pimientos y las cebollas. Puedes cocinarlos o saltearlos levemente para quitar un poco el picor.

  • Las bebidas carbonatadas.

También son diuréticos que aumentarán las ganas de orinar. Además de las bebidas gaseosas, aquí sumamos las aguas tónicas, agua mineral con gas y energizantes.