,

NATACIÓN PARA NIÑOS: ¿Cuándo comenzar? ¿Es beneficioso en su desarrollo?

Los niños y el agua

La natación para niños es un gran deporte que trae numerosos beneficios. Además de ser una actividad saludable, le ayudas a enfrentar el miedo al agua y reforzar su autoestima. Mientras más temprano aprendan a nadar, mejores resultados se obtienen. Los especialistas nos cuentan todo esto respecto a la relación de los niños con el agua.

Natación para niños.

El agua resulta algo sumamente atrayente para los niños. Desde temprana edad existe una curiosidad incontrolable por parte de los pequeños. Seguramente has notado cómo puede entretenerse mientras se da un baño; o sólo con un vaso y una cubeta con agua.

Sin embargo, la combinación de agua y esta curiosidad innata puede resultar en algo muy peligroso. Si el niño no entiende los peligros que esto conlleva, existe una posibilidad real de ahogamiento. Especialmente si contamos con una piscina a mano.

La mejor forma de evitar ese peligro real es la natación para niños. Además, le ayudas a entender cuándo existe un peligro, qué medidas de seguridad tomar y volverse responsable de sus propios actos. Los niños aprenden a nadar en pocos meses y se vuelven especialistas. Para ellos es solo un juego. Para ti representa la tranquilidad de saber que es una manera de mantenerlos a salvo.

Beneficios de la natación para niños.

Las ventajas de la natación para niños, son:

  • Es un deporte muy divertido que puede ser practicado como deporte o como juego recreativo.
  • Ayuda a mejorar la posición y a tonificar los músculos. Rectifica la espalda, uno de los pilares fundamentales en el desarrollo del niño.
  • Mejora su coordinación y agudeza mental.
  • Favorece su autoestima y confianza. Le ayuda a ser más seguro de sí mismo.
  • Mejora la relación con sus padres y pares.
  • Le ayuda a combatir el estrés infantil, un problema que va en aumento en las sociedades occidentales.

Recuerda que nunca es tarde para comenzar con la natación para niños. Sin embargo, no importa la edad que tenga tu hijo, es importante que lo acompañes en este camino. Ya sea llevándolo a sus prácticas, observándolo mientras nada o nadando con él.

Por otro lado, y aunque ya tenga mucha práctica, jamás lo dejes sin supervisión de un adulto.

Natación para bebés: la Matronatación.

Dentro del campo de la natación para niños, existe algo denominado la “Matronatación”. Esto no es más que la natación para bebés con sus madres. 

Los bebés disfrutan mucho del agua desde que salen del vientre materno. Esto es así porque se encontraron un medio acuoso durante 9 meses. Ese medio les dio calor, cobijo, protección y los unió a lo más importante que tenían hasta el momento: su madre.

La natación en bebés puede comenzar a muy temprana edad, antes de que gateen o caminen. Algunos especialistas recomiendan a partir de los 4 meses de edad, pero esto deberá ser evaluado por el pediatra según cada situación particular.

La matronatación no busca que el niño aprenda a nadar. El objetivo real es una estimulación acuática a través del juego. Así, el niño pierde el miedo al agua, refuerza los vínculos con sus padres, aprende a reconocer su cuerpo y entrena la coordinación.